"El hombre de los caramelos: Pseudociencia en la escuela", en EEEP Barcelona

Todos recordaréis la advertencia, famosa en los 80 e incluso décadas antes, sobre el Hombre de los caramelos: "Si a la salida del colegio, un hombre te ofrece caramelos, no cojas ninguno porque tienen droga". ¿A quién no le decía esto su madre por aquella década? Más tarde, con los 90, llegarían las calcomanías que, avances tecnológicos mediante, decían que estaban impregnadas de LSD para engancharnos desde bien pequeños. La salida de la escuela pues, se asemejaba a traspasar una dimensión donde cualquier extraño esperaba para drogarte o secuestrarte. Todas estas historias, por supuesto, son leyendas urbanas. Leyendas urbanas con algún motivo moralizante para los niños ("No hagas caso de los extraños") que vendrían a suplir los cuentos como el de la Caperucita Roja que, al final, buscaba lo mismo, esto es, desconfiar de los desconocidos. Al final se trataba de una mentira piadosa por parte de los padres que intentaba eludir un mal mayor, y es así como el Hombre de los Caramelos de esta historia nunca existió, aunque siempre oímos terribles sucesos acerca de lo que le había pasado a tal niño u otro, de una ciudad lejana o próxima, que una vez aceptó la propuesta de tan enigmático personaje. El mayor peligro fuera de la escuela era, al final, una mentira. Pero lo que nunca sospechamos es que ese Hombre de los Caramelos había encontrado unas víctimas más propicias e ingenuas que los propios niños y no le hizo falta esperar fuera de esa escuela para engatusarlos, sino que sólo tuvo que entrar en ella. ¿Cuántos caramelos y calcomanías se ofrecen a los niños en las aulas con la promesa a los padres y profesorado de que aquella metodología es la definitiva para alcanzar la excelencia de los alumnos en todos los aspectos posibles, ya sean desde el razonamiento lógico matemático hasta la comprensión lectora?

Durante años diversos sindicatos, asociaciones pedagógicas y, por supuesto, el Departament d'Ensenyament de la Generalitat ha ofertado (y sigue ofertando) una amplia gamma de cursos de formación del profesorado que en gran parte cumple los objetivos que todo curso de formación debería tener: eso es, actualización de metodologías según las asignaturas y los descubrimientos científicos alrededor de cómo funciona el cerebro del alumno a la hora de aprender y cuáles son las mejores estrategias para que consiga acceder a un nuevo conocimiento de manera significativa, aprendizaje en el uso de nuevas tecnologías (como la pizarra digital por ejemplo) y reflexión sobre la acción docente en las aulas. Pero también durante años diversos sindicatos, asociaciones pedagógicas y, también, el Departament d'Ensenyament de la Generalitat ha ofertado (y sigue ofertando) una amplia gamma de cursos de formación del profesorado basados en la pseudociencia y la sinrazón del New Age, sin base científica (o peor, tratando como ciencia lo que sencillamente no lo es) ni efectos demostrados en la acción de enseñanza-aprendizaje del alumno. Como toda buena pseudociencia, es sencilla de entender hasta por el más lerdo del lugar, no precisa de grandes conocimientos previos ni práctica alguna para ser llevada a cabo, promete resultados de excelencia garantizada en caso de ponerse en práctica, no cuenta con ningún estudio serio que lo respalde más allá que el del propio supuesto "investigador" que la inventó en el mejor de los casos, y no ensucia, no mancha, no huele ni tiene efectos secundarios. La varita mágica a los problemas de comprensión lectora, expresión oral y escrita, cálculo mental, deducción, lógica, concentración, atención, desinterés, apatía, descoordinación motora, y cualquier otro problema que pueda tener un alumno. Y mucho del profesorado que entra a hacer estos cursillos, se hace militante y proselitista de esta panacea de la excelencia que tan bien vende y tan poco consigue.

Albert Reverter es uno de los componentes de "Efecto Mcguffin", un proyecto que tuvo sus inicios en catalán ahora hace más de cinco años en algunas emisoras municipales y que acabó floreciendo en un programa piloto televisivo sobre OVNIS que no llegó a buen puerto debido a las ya consabidas conspiraciones gubernamentales de turno. Sin desfallecer, y después de sufrir varias abducciones, volvió al planeta Tierra con ganas de expandir el Universo Magufo siempre desde una vertiente humorística y cáustica de la realidad pseudocientífica y paranormal. Es así como monta, con su inseparable compañero Jordi Galo, "El Podcast del Efecto Mcguffin" de fácil descarga en ivoox.com con gags, canciones, entrevistas y demás secciones basadas en alguna temática pseudocientífica a la que ponen del revés con datos y diversión, muy al estilo de sus adorados Penn & Teller, los magos escépticos de la televisión americana. También colabora periódicamente en el programa "Entre probetas" de Radio 5 RNE con una sección de divulgación científica hecha por niños. Al mismo tiempo Albert Reverter es miembro y socio de la Sociedad Para el Avance del Pensamiento Crítico (ARP-SAPC), músico ocasional y ante todo, maestro en Educación Infantil y Primaria. Dirige a su vez el blog www.efectomcguffin.blogspot.com donde encontramos artículos traducidos de diversos autores sobre escepticismo y ciencia del mundo anglosajón, desde Carl Sagan hasta Sam Harris o Michael Shermer. Es desde esa vertiente pedagógica y escéptica que ha ido dirigiendo su tiempo libre a explorar e investigar qué hay de pseudocientífico en muchos de los preceptos de algunas metodologías pedagógicas que, en algunos casos, tienen una difusión cada vez más grande en los medios de comunicación.
WEBS: www.efectomcguffin.blogspot.com
FACEBOOK: https://www.facebook.com/efecto.mcguffin
TWITTER: @EfectoMcguffin