Blogs

Avance de El Escéptico nº 41

El Escéptico, la revista para el fomento de la razón y la ciencia, que edita ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, ofrece un avance del contenido del número 41, que está en distribución.

Este contenido abarca el informe especial sobre homeopatía con el que ARP - SAPC denuncia los movimientos que está tomando el Ministerio de Sanidad para dar a estos productos la categoría de medicamentos sin que tengan que pasar las durísimas pruebas a las que son sometidos éstos.

El contenido en formato pdf puede descargarse directamente desde la dirección:

http://www.escepticos.es/repositorio/elesceptico/avance_articulos/ee-41_dossier_homeopatia.pdf

Además, puede consultarse en nuestra propia web:

http://www.escepticos.es/node/3746

El Escéptico es una revista editada por ARP - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, que reciben sus socios y suscriptores. Pinche aquí si quiere conocer cómo hacerse socio o suscriptor. Si quiere conocer más sobre El Escéptico pinche aquí.

La portada de este número está dedicada a la figura de Gonzalo Puente Ojea, premio Mario Bohoslavsky 2012, con dos completos artículos de Miguel Ángel López Muñoz y Juan Antonio Aguilera Mochón sobre su figura. El índice de los contenidos puede consultarse aquí.

I Concurso de relatos breves de ficción sobre pensamiento crítico «Félix Ares de Blas»

I Concurso de relatos breves de ficción sobre pensamiento crítico «Félix Ares de Blas»

El Escéptico, la revista para el fomento del pensamiento crítico y la razón, que edita ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico anima a los lectores a escribir relatos de ficción tomando el pensamiento crítico como temática o hilo argumental.

Dentro de los actos que conmemoran los quince años de la revista El Escéptico, se otorgará un premio especial en la categoría general.

1-      Participantes: Pueden participar en la modalidad general todos los ciudadanos mayores de edad que residan en España. Con carácter especial, pueden participar ciudadanos residentes en otros países, pero por cuestión de logística no se garantiza el acceso a los premios. Así mismo, pueden participar en la modalidad escolar los alumnos de segundo ciclo de ESO, Bachillerato, y formación profesional.

2-      Género y extensión: En prosa, relato corto, y en lengua castellana. Aquellos participantes que lo deseen, pueden enviar una versión del mismo en euskera, catalán o gallego, para su publicación conjunta en caso de ser seleccionada.

Su extensión será entre 600 y 800 palabras.

3-      Tema: El argumento del relato tendrá relación con el escepticismo y el pensamiento crítico. Puede servir como ejemplo cualquier tema tratado en cualquier número de la revista El Escéptico.

4-      Presentación de las obras: Los trabajos se presentarán únicamente por correo electrónico, a la dirección de [email protected], en un único correo cuyo asunto sea «concurso de  relatos breves Félix Ares de Blas», y que deberá tener dos adjuntos en formato pdf: El primero contendrá el relato, y llevará el nombre del texto y el pseudónimo del autor. En el segundo, que llevará como nombre «PLICA_PSEUDÓNIMO» (por ejemplo, «PLICA_AVELLANEDA»), contendrá estos datos:

-Título.

-Nombre, apellidos del autor y pseudónimo con el que participa.

-Domicilio.

-Número de teléfono.

-Correo electrónico.

-Centro escolar al que pertenece y curso, si participa por la modalidad escolar.

-Declaración jurada y firmada del autor en la que afirma que:

* es el autor del texto que participa en el concurso.

* es una obra original e inédita.

* que no pertenece a un tercero.

* que no ha sido premiada previamente en ningún otro concurso.

Esta documentación es necesaria en su totalidad. La organización enviará un mensaje de confirmación del envío, así como de su participación o exclusión del mismo y sus motivos.

5-      Plazo: La admisión de trabajos comienza con la publicación de estas bases y acaba el 31 de enero de 2015 a las 23:59h.

6-      Premio y Jurado:  El premio consistirá en una placa y un lote de libros relacionados con el pensamiento crítico. El jurado se reserva el derecho a nominar accésit al premio o a declararlo desierto.

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico publicará una selección de los relatos  en su revista El Escéptico, en su publicación El Escéptico Digital, o en su página web escepticos.es.

El jurado estará compuesto por personas relacionadas con el mundo de la divulgación y el pensamiento crítico.

7-      Fallo del jurado: El fallo del jurado se hará público coincidiendo con la Asamblea General de Socios 2015, en la revista El Escéptico, en su página web escepticos.es, y lo comunicará personalmente a los premiados.

El hecho de participar en este concurso, presupone la plena aceptación de las bases y se considera inapelable el fallo del jurado.

Carta al rector de la UPO por las II Jornadas Andaluzas de Alimentación Inteligente

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico ha enviado hoy una carta al Rector de la Universidad Pablo de Olavide  (UPO) para manifestarle su queja por la celebración en el Paraninfo de la UPO de las II Jornadas Andaluzas de Alimentación Inteligente. Estas jornadas se anuncian también a través de la página web de la UPO, donde puede leerse la convocatoria y el programa:

http://www.upo.es/upsc/SALUD/index.jsp

http://rotacode.com/!Buenasterapias/2as_-Jornadas-Andaluzas-de-Alimentacion-Inteligente  

ARP-SAPC ha conocido este asunto gracias a la información de un simpatizante, a quien agradecemos sinceramente su mensaje.

A ARP-SAPC le preocupa que una presunta «inteligencia» en la alimentación conduzca a las promoción y el consumo de productos excretados como la orina, o inadecuados para el consumo humano como el agua de mar. Repudiamos cualquier intento de vincular enfermedades graves como el cáncer con las llamadas «terapias naturales».

Es muy preocupante para ARP-SAPC que estas jornadas se realicen en el Paraninfo de una Universidad, y que se publiciten en la sección de su página web dedicada al Vicerrectorado de Cultura, Participación y Compromiso Social. La celebración y publicidad de este tipo de jornadas se oponen al papel investigador y docente que corresponde a una universidad.

Tenemos la esperanza de que este lamentable asunto haya pasado inadvertido para las autoridades académicas. Esperamos que nuestra carta al Rector sirva para ponerle sobre aviso de un acontecimiento que vincularía el nombre de la Universidad Pablo de Olavide con el de unas jornadas donde se llama sin pudor a la orina «jugo milagroso», entre otras afirmaciones pseudocientíficas.

Instamos desde aquí a las autoridades de todas las universidades en general, y a las de la Universidad Pablo de Olavide en particular, a que controlen los contenidos que se divulgan dentro de sus instalaciones, con la cobertura de sus símbolos y de su prestigio académico.

Ring científico ¡Vaya disparate!

Portada de El Escéptico 41

Este artículo es un avance de El Escéptico 41 que ya está a la venta. Este número saldrá en el apartado de El Escéptico de esta Web dentro de un año. Pero si quieres estar al día y tenerla en formato físico puedes suscribirte a ella.

Versión para imprimir

En el Festival de Ciencia, Tecnología e Innovación de este año (Barcelona, 14 y 15 de junio 2014) se ha celebrado un Ring Científico. En espacios de unos 35 o 45 minutos "expertos de alto nivel debatirán cara a cara sobre temas controvertidos de la actualidad científica y donde podrás decir lo que piensas”. He ido a dos de los debates. El primero sobre energías renovables y el segundo sobre homeopatía. Muy diferentes entre sí.

El primero era entre dos profesores de tecnologías energéticas, hablaban el mismo lenguaje, tenían datos y discutían sobre el tema: ¿Son las energías limpias tan limpias? ¿Nos salvarán el futuro? Matices, comentarios, coincidencias y discrepancias, educación... No era un debate, no era un ring.

El segundo debate fue entre Jesús Purroy, biólogo que en los últimos meses ha publicado y presentado su libro “Homeopatia sense embuts” (“Homeopatía sin rodeos”), de Ediciones UB, y Gonzalo Fernández Quiroga, médico y director del Máster de Homeopatía de IL3-UB (para vergüenza de mi universidad). El guión inicial del moderador se ha seguido poco. Siguiendo la costumbre en este tipo de debates, el representante de la academia y de la ciencia, Purroy, intentaba seguir el guión, no interrumpía y respondía a las interpelaciones del interlocutor, mientras que el representante de la terapia no convencional cambiaba de tema, interrumpía al científico, evitaba los temas conflictivos cambiando de tema sin ningún problema...

Se ha hablado poco de las tonterías de las bases “científicas” de la homeopatía, el principio de dilución, del principio de similitud, de la no-posibilidad de hacer seguimientos clínicos, etc. En cambio, el homeópata ha conseguido llevar en muchos momentos la discusión hacia las similitudes entre el médico homeópata y el médico digamos normal, hacia el hecho de que la práctica del efecto placebo se da tanto entre “medicamentos” homeopáticos como con los demás.

El homeópata siguió escrupulosamente las buenas prácticas de debate entre homeópata y científico, que supongo que deben estar trabajadas, escritas y definidas perfectamente, porque siempre son las mismas. En un rápido resumen, yo creo que son:

  • Dirás que hay una sola medicina, la que va a favor del enfermo
  • Dirás que el hecho de que no se sepa por qué “funciona” el “medicamento” homeopático no es ningún argumento para no darlo. Tampoco se conoce con detalle el funcionamiento de muchos medicamentos convencionales
  • Intentarás hacer análogo el principio homeopático de similitud con las vacunas. Desviarás la conversación ante los argumentos relacionados con la extraordinaria diferencia de concentración entre unos y otros, los ensayos clínicos, la mejora y renovación de las vacunas, etc.
  • Usarás el argumento cuantitativo de que tantos millones de personas y de médicos que usan la homeopatía no pueden estar engañados
  • Citarás de pasada la existencia de másters realizados en las universidades o su entorno, y la existencia de secciones homeopáticas en los colegios de médicos.
  • Afirmarás que hay estudios científicos que avalan la homeopatía. Que estén publicados en revistas homeopáticas no es ningún argumento, dado que de la misma manera los nefrólogos publican en revistas de nefrología
  • Afirmarás que los estudios clínicos en homeopatía no se pueden hacer de la misma manera que en otras ramas de la medicina
  • Estarás de acuerdo con el contrincante de que el futuro irá explicando lo que ahora no se entiende, como ha ocurrido siempre.
  • No intentarás dar respuestas a argumentos basados en las extremas diluciones, porque tienes las de perder. Dirás que la homeopatía también trabaja en diluciones notan extremas y que allí sí se pueden medir las concentraciones. Callarás que no tienes explicación para la mayor parte de casos en que se trabaja en diluciones extremas fuera de toda comprobación experimental
  • No darás respuestas a críticas irrefutables tales como la fabricación y venta de bolitas homeopáticas “de rayos X” para tratar síntomas derivados de los tratamientos radiológicos. Pasarás de largo.
  • Intentarás hacer ver que estás de acuerdo con el contrincante en todo, porque ambos sois científicos y buscáis lo mismo, el bien del enfermo, por procedimientos complementarios.
  • Intentarás el argumento de la confianza con el contrincante: “porque supongo que no me negarás mi buena fe, ¿verdad?”.

Podemos estar de acuerdo con algunos de estos argumentos, y eso es lo que pretenden conseguir: llevar a los no creyentes en la homeopatía a que piensen que bien, que “es otra manera de verlo, que no hace ningún daño, y si algunas veces hace un servicio, ¿por qué no?”. Los argumentos de la estafa que representan y el hecho de que mientras haces esto quizá no estás aplicando terapias eficaces, simplemente no son recibidos y les resbalan. No hablan y pasan de largo.

En las intervenciones de Jesús Purroy él tocó puntos clave que no fueron rebatidos, que demostraron su probado dominio del tema, buena educación y desapasionamiento verbal. Pere Renom hacía de moderador, y hacía lo que podía, bastante bien, dentro de todo. Pero no podía acallar a uno de los dos.

¿A quién se le ocurrió poner un debate sobre homeopatía en una actividad científica como es el Festival? ¿La homeopatía “es un tema controvertido de la actualidad científica”? Podríamos hacer un debate, sí, pero sobre cómo es posible que se haya colado en la feria de la ciencia, la tecnología y la creatividad un homeópata en igualdad de consideración que un científico experimental. Se podría haber debatido cómo es que la sociedad desconfía de las terapias científicas, de las empresas farmacéuticas clásicas... Esto da pie a un debate interesante, sin necesidad de debatir las bases científicas de una terapia en pie de igualdad con la medicina convencional.

Los defensores de terapias alternativas están encantados de ser invitados a encuentros científicos. Pienso que debe ser su triunfo principal. No salen ridiculizados porque los científicos son educados, tienen una gran capacidad dialéctica para huir de los puntos más débiles y terminan orientando el debate hacia donde quieren.

Estos debates y estos rings no sirven para nada, y no hay que plantearlos, si no es que se quiere provocar un espectáculo cruento. Nadie cambia de opinión ni de opción ideológica por el hecho de asistir. Son simples altavoces de la posición ideológica que se quiere mantener, avalada por la plataforma donde se hace la difusión. Naturalmente, se pueden realizar debates científicos, pero no son como éste.

Como final, se pedía a los asistentes que votaran. No quedaba muy claro qué se votaba, pero me ha parecido
entender que era si a lo largo de la discusión te había cambiado la opinión sobre el tema que se debatía. Y no. Al empezar éramos 17 en contra de la homeopatía y 10 a favor, y al terminar éramos 17 a 7. Tres favorables a la homeopatía se habrían ido aburridos.

Claudi Mans Teixidó
Catedrático emérito de Ingeniería Química de la Universidad de Barcelona

Traducción del original en catalán:
Alfonso López Borgoñoz

El deseo de El Escéptico era incluir en este dosier sobre homeopatía una entrevista con la Presidente o la Directora de la AEMPS para aclarar algunas dudas que nos suscita la Orden que dicha Agencia está elaborando y cuyo proyecto publicó en su página web el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad a finales del pasado noviembre¹.

Con ese fin nos pusimos en contacto con el Ministerio de Sanidad y solicitamos, a través de su gabinete de prensa, una entrevista con alguna de las citadas responsables. Tras insistir en más de una ocasión, la respuesta fue que nadie de la AEMPS va a hacer declaraciones sobre el tema mientras no esté terminado el texto definitivo de la Orden. El motivo, según nos dijeron, es que en anteriores entrevistas concedidas por la Directora de la Agencia a varios medios de comunicación se tergiversaron sus palabras.

El Escéptico, pues, no puede aportar a sus lectores una aclaración de la AEMPS a las dudas sobre la proyectada regulación de los productos homeopáticos; solo puede remitir a sus lectores a dicho proyecto y a las entrevistas publicadas en días posteriores a la publicación de aquel.

 

 

Carta protesta a la directora de la AEMPS

Portada de El Escéptico 41

Este artículo es un avance de El Escéptico 41 que ya está a la venta. Este número saldrá en el apartado de El Escéptico de esta Web dentro de un año. Pero si quieres estar al día y tenerla en formato físico puedes suscribirte a ella.

Versión para imprimir

Madrid, 4 de diciembre de 2013
Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
Dña. Belén Crespo Sánchez-Eznarriaga

Estimada señora Crespo:

Me dirijo a Vd. en nombre de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, sociedad dedicada a la difusión de la ciencia y a la oposición a prácticas y nociones anticientíficas y supersticiosas. La extensión de las pseudomedicinas es un motivo de grave preocupación para ARP-SAPC.

La presencia cada vez mayor de los productos homeopáticos es, en nuestra opinión, una muestra representativa del avance de las pseudomedicinas. La normativa europea y las costumbres de ciertos países pueden ser favorables a la homeopatía, pero eso no es más que un criterio de autoridad. Las diluciones empleadas en homeopatía convierten a esos productos en meros excipientes sin principios activos, y ningún ensayo clínico ha podido demostrar que esos productos sean otra cosa que placebo.

Nos preocupa que, en la entrevista que recientemente le hizo el diario “El Mundo”, publicada el 3 de diciembre de 2013, la máxima responsable de la AEMPS llame “medicamentos” a esos productos. La inocuidad de un excipiente no es, creemos, un argumento válido para avalar la presencia de los productos homeopáticos en las farmacias. Que la legislación europea o nacional lo permita no es obstáculo para tomar medidas que promuevan una correcta información destinada a los pacientes, sobre todo en un país como España, donde es frecuente la confusión de la homeopatía y la fitoterapia, y donde se difunden mensajes abiertamente favorables a la homeopatía desde programas televisivos de gran eco entre la población de edad avanzada.

Nos preocupa que se considere la elección de la homeopatía como un asunto cultural. Que haya países con tradición e industria homeopática no es garantía de nada, como tampoco lo es el rechazo a los medicamentos basado en la quimifobia acríticamente divulgada en distintos medios. Al paciente no hay que protegerlo de manera paternalista, pero es preciso proporcionarle una información adecuada. No creemos que el público esté convenientemente informado si se acepta la inocuidad como único criterio válido para la inclusión de productos homeopáticos en el vademécum de medicamentos.

Hay un fragmento de la entrevista que nos produce una especial preocupación y que reproducimos literalmente:

“Pregunta: Pero lo que la gente quiere es que si se toma algo con un fin, se cumpla, ¿no cree?

Respuesta: Claro, pero eso depende de la relación médico-paciente. Cuando una persona va a un médico que le prescribe un producto homeopático el médico se lo explica, le dice por ejemplo “Yo te prescribo esto para este fin, porque sistemáticamente tienes catarro y te voy a reforzar un poco la parte de las defensas”, y se lo prescribe sin más. No hay más.

No hay más, ni menos. Justamente cita usted un ejemplo claro que explica por qué la relación médico-paciente no es un criterio admisible. La homeopatía no refuerza las defensas. Esa es una afirmación temeraria, carente de base científica. Que la AEMPS se pliegue a semejante criterio es verdaderamente alarmante. Por un lado, usted responde poco después que si el producto homeopático afirma que refuerza las defensas, debe demostrarlo aportando los análisis pertinentes; en ese contexto, la afirmación del médico de su ejemplo es una muestra más de la indefensión de pacientes sometidos a un arbitrario principio de autoridad.

Vd. afirma en otro momento que las empresas de productos homeopáticos tienen derecho a comercializar sus productos. En ARP-SAPC sostenemos que los pacientes tienen derecho a una información fiable, que no se limite a certificar la inocuidad del producto. No es aceptable que un médico o un farmacéutico aporten verbalmente a esos productos las indicaciones terapéuticas que la industria homeopática no puede presentar por ley. Esos productos deberían contener información válida para el paciente, que diga expresamente que el producto carece por completo de indicaciones terapéuticas.

La “falta de cultura homeopática” a la que Vd. alude en su entrevista es una gran ventaja para nuestro país y debería ser motivo de orgullo. ARP-SAPC lamenta los intentos de normalizar los productos homeopáticos y de equipararlos con los medicamentos.

Nuestra petición a la AEMPS es que emplee todos los medios posibles para proteger el interés y la Salud de los pacientes, y que incluya especificaciones claras sobre la carencia de indicaciones terapéuticas de los productos homeopáticos.

Gracias de antemano por su atención.

Atentamente,
Jorge Javier Frías Perles

Distribuir contenido (C01 _th3me_)