background image

el esc

é

ptico

36

Verano 2021

Introducción

El objetivo de este artículo consiste en dar respues

-

ta a una cuestión que en los últimos años se ha vuel

-

to más y  más relevante: la eficacia y  efectos de las 

prácticas popularmente conocidas  como 

terapias de 

conversión

.

El presente informe se estructura en torno a los si

-

guientes puntos. En primer lugar se contextualiza este 

fenómeno, las «terapias de conversión», al objeto de 

poner de manifiesto la amplitud de este término, que 

cobija múltiples tipos de violencias, prácticas y abu

-

sos que no son homogéneos y que dificultan la posibi

-

lidad de analizarlos de forma sistemática.

A  continuación,  se  presentan  las  principales  tesis 

en que se basan los defensores y perpetradores de es

-

tas prácticas para justificar su validez, eficacia e ino

-

cuidad. Se analizan las presunciones en que cimentan 

sus argumentos, así como la escasez de estudios re

-

levantes que permitan otorgar credibilidad a los pre

-

supuestos sobre los que defienden la utilidad de las 

terapias de conversión.

Finalmente, se lleva a cabo una revisión de la lite

-

ratura académica existente sobre los efectos de estas 

prácticas,  poniendo  de  manifiesto  el  consenso  cien

-

tífico existente contrario a las mismas, así como los 

principales riesgos que estas comportan.

Las terapias de conversión

Antes de explorar la realidad científica de las mal 

llamadas «terapias de conversión»

2

 se hace necesario 

hacer una breve referencia a la noción de ECOSIEG o 

«terapias de conversión». Este fenómeno, documenta

-

do en más de ochenta países

3

 y presente en «todos los 

rincones del mundo»

4

, no posee una definición estan

-

darizada ni hace referencia a unas prácticas homogé

-

neas ni uniformes.

Aun así, desde una óptica teleológica, se podrían 

definir por el siguiente elemento común: su finalidad. 

Esta radica en conseguir la modificación de la orienta

-

ción sexual, identidad y/o expresión de género de las 

personas  contra  las  que  se  dirigen  para  «acomodar

-

las»  a  los  cánones 

cisheteronormativos

5

  imperantes 

en nuestras sociedades

6

.

En cuanto a la forma en que los ECOSIEG se pro

-

ducen, el Experto Independiente de Naciones Unidas 

sobre la protección contra la violencia y la discrimi

-

nación por motivos de orientación sexual o identidad 

de género describe los tres principales enfoques que 

parecen guiar las «terapias de conversión»: los médi

-

cos, los psicoterapéuticos y los religiosos

7

.

Los 

enfoques médicos

 se apoyan en el postulado 

de que la orientación sexual y la identidad de género 

son  consecuencia  de  una  disfunción  biológica  con

-

génita  que  se  puede  tratar  de  manera  exógena.  Los 

ECOSIEG  médicos,  que  en  el  pasado  comprendían 

lobotomías o la ablación de órganos sexuales

8

, inclu

-

yen

9

 la prescripción

10

 y uso de medicación

11

 —como 

antipsicóticos, estimulantes sexuales, antidepresivos, 

ansiolíticos y otros medicamentos psicoactivos

12

—, la 

práctica de exámenes médicos forzosos

13

 —principal

-

mente anales o genitales—, así como la administra

-

ción de tratamientos hormonales

14

 y corticoideos.

Junto  a  estos  están  los 

enfoques psicoterapéu-

Desmontando

las mentiras en torno a las

«terapias de conversión»

Saúl Castro Fernández

1

Eficacia y riesgos de estas prácticas

según la literatura científica

Dossier

background image

el esc

é

ptico

37

Verano 2021

ticos

15

, que se basan en la idea de que la diversidad 

sexual y de género es una desviación producida por 

experiencias traumáticas, estructuras familiares ines

-

tables o una educación anormal. En concreto, aplican 

procedimientos  en  los  que  se  combinan  técnicas  de 

autoayuda,  ejercicios  del  habla

16

,  técnicas  centradas 

en la asertividad, entrenamientos para «saber ligar»

17

hipnosis

18

,  aparatos  de  estimulación  visual  o  auditi

-

va

19

,  reacondicionamiento  masturbatorio

20

,  sesiones 

de  sexo  con  personas  del  género  opuesto

21

,  terapias 

cognitivo-conductuales

22

 o las de Desensibilización y 

Reprocesamiento a través de los Movimientos Ocula

-

res (

Eye Movement Desensitization and Reprocesing

o EMDR), terapia interpersonal y psicodinámica, así 

como  múltiples  tipos  de  terapias  aversivas

23

  (como 

sometimiento a estímulos eróticos

24

 durante sesiones 

de electrochoque

25

, de administración de drogas para 

generar vómitos o convulsiones como el metrazol o 

la cafeína y la apomorfina, de quemaduras por frío o 

calor, de exposición a productos tóxicos como amo

-

níaco, entre otras).

Todo  ello  muchas  veces  como  parte  de  procesos 

de larga duración que se llevan a cabo en instalacio

-

nes

26

 donde también se retiene a las víctimas

27

, se las 

alimenta  forzadamente

28

  o  se  las  priva  de  comida

29

se las aísla durante largos períodos de tiempo

30

 y se 

las somete a humillaciones

31

, violencia verbal, física 

y sexual

32

, lo que incluye violaciones «correctivas»

33

.

Finalmente,  también  encontramos 

enfoques reli-

giosos 

o basados en la fe

34

, que están guiados por la 

premisa  de  que  hay  algo  inherentemente  maligno  y 

moralmente reprobable en la diversidad sexual y de 

género, recalcando lo negativo de la propia identidad. 

Las técnicas que se emplean, que a menudo pueden 

parecer menos cruentas o viscerales que las anterio

-

res, tienen unas consecuencias físicas y psicológicas 

de análoga magnitud. Incluyen,

35

 por ejemplo, la abs

-

tinencia sexual de por vida

36

, sesiones de rezo conti

-

nuo durante horas, golpes y otros tipos de violencia 

física durante la oración

37

, privación de libertad y de 

alimentos dentro de la comunidad religiosa

38

, humi

-

llaciones públicas e insultos, práctica de exorcismos 

y rituales para expulsar el mal

39

, suministro de «pre

-

parados sanadores» y aplicación de ungüentos en los 

genitales

40

.

Estos  enfoques,  además,  emplean  otras  técnicas 

abusivas e intrusivas como la desnudez forzada en se

-

siones individuales

41

 —para aumentar la vulnerabili

-

dad de la víctima

42

— o en grupo

43

 —para 

desestigmati-

zar

 y 

desexualizar

 los cuerpos

44

—, el «

reparenting

»

45

 

—yacer  en  posición  fetal,  abrazando  el  perpetrador 

a la víctima—, la terapia de contacto

46

 —a través de 

abrazos,  caricias...—  o  las  técnicas  bioenergéticas, 

consistentes en repetir automáticamente determinadas 

acciones

47

 —dar golpes a objetos— mientras se grita, 

se  insulta  o  se  repiten  mantras  con  el  fin  de  liberar 

recuerdos y energía almacenada en el cuerpo.

En la práctica, los diferentes abusos que se come

-

ten  en  cada  uno  de  estos  enfoques  suelen  solaparse 

y complementarse, ya que los perpetradores se apo

-

yan  en  múltiples  argumentos  que  mezclan  lo  moral 

—desvalorando la diversidad sexual y de género—, 

Imagen de Pete Linforth en Pixabay

background image

el esc

é

ptico

38

Verano 2021

lo pseudocientífico —apoyándose en estudios sesga

-

dos que ubican la diversidad en traumas y validan la 

eficacia de los ECOSIEG— y, últimamente, lo legal 

—recalcando los derechos del paciente y la libertad 

de someterse a un tratamiento determinado.

Es necesario señalar que, desde inicios de los 2000, 

los  proveedores  de  ECOSIEG,  conscientes  del  pro

-

gresivo aumento de control por las autoridades públi

-

cas  y  la  sociedad  civil,  han  rediseñado  su  discurso. 

Actualmente, instituciones como NARTH, la Alianza 

para  la  Elección Terapéutica  y  la  Integridad  Cientí

-

fica,  TrueLove.Is  o  Caminoalaheterosexualidad.org, 

han dejado de centrar su discurso en la «conversión» 

para defender su labor como guía y apoyo a personas 

con  «orientación  sexual,  identidad  y/o  expresión  de 

género no deseadas» en el proceso de obtener o «re

-

cuperar» sus identidades deseadas

48

. Muchas veces se 

enmarcan dentro de profesiones no reguladas como el 

counselling

 o el 

coaching

.

Ello los convierte en un blanco móvil muy peligro

-

so,  de  acuerdo  con  ILGA

49

,  ya  que  los  proveedores 

renombran  sus  servicios,  modifican  sus  estrategias 

de comunicación y adaptan su mensaje a un discur

-

so más legalista centrado en la «libertad individual», 

que cuesta más identificar, investigar y enjuiciar. Así 

mismo, además de maquillar su mensaje, actualmente 

están tejiendo redes de contactos y apoyo económico 

para compartir sus métodos y su mensaje de mane

-

ra  global,  así  como  para  generar  presión  que  limite 

los esfuerzos legislativos y bloquear la aplicación de 

las normas en vigor a través del «

lawfare

». No solo 

eso,  sino  que  también  han  actualizado  sus  métodos 

para  contactar  con  potenciales  víctimas,  empleando 

las nuevas tecnologías para reclutar a través de redes 

sociales y 

apps

 de contactos, así como para ofrecer 

terapias a distancia, cursos 

online

 o materiales y «te

-

rapias» a través de 

apps

 diseñadas para tal fin.

El discurso de los promotores y perpetradores de 

ECOSIEG en torno a las «terapias de conversión»

Habiendo  establecido  la  multiplicidad  de  formas 

en que se perpetran las «terapias de conversión», el 

objeto de este estudio radica en evaluar la literatura 

existente relativa a la efectividad y riesgos de estas 

prácticas.  Sin  embargo,  conviene  hacer  mención  de 

los  argumentos,  literatura,  estudios  y  construccio

-

nes  teóricas  en  que  los  promotores  y  perpetradores 

de ECOSIEG basan sus prácticas y teorías, así como 

de las tesis que estos defienden para justificar que la 

orientación sexual e identidad y expresión de género 

no 

cisheterosexuales

 son «corregibles». En todo caso, 

y en aras de brevedad, este artículo se remite a lo ex

-

puesto en el informe elaborado por la Asociación Es

-

pañola contra las Terapias de Conversión sobre 

Des-

información y Terapias de conversión

50

.

Tal  como  se  expone  en  dicho  informe,  los  «tera

-

peutas de conversión» parten de la premisa de que (i) 

la homosexualidad es inestable, reversible y tendente 

a  la  heterosexualidad;  (ii)  la  homosexualidad  es  un 

trastorno/condición —u otro término 

patologizante

— 

provocado por determinados factores externos socia

-

les que se pueden tratar y controlar —y no está de

-

terminada, en ningún caso, por factores biológicos—; 

(iii) hay evidencia científica de que es posible recu

-

perar  la  heterosexualidad  a  través  de  ECOSIEG  sin 

que se produzcan daños a las personas que se someten 

a estos procesos; y (iv) las identidades no cishetero

-

sexuales producen o llevan aparejadas, como causa de 

esta identidad, problemas físicos, mentales, sociales, 

económicos y espirituales

51

.

En concreto, sobre el primero de estos puntos, los 

defensores de las «terapias de conversión» hacen re

-

ferencia a tres estudios: el informe de Laumann

52

, el 

estudio de Spitzer de 2003

53

 y el informe publicado en 

el 

New Atlantis

 en 2016

54

. Así mismo, en lo relativo 

a las supuestas causas y orígenes de las disidencias 

sexuales  y  de  género,  los  promotores  de  ECOSIEG 

se  basan  en  postulados  acientíficos  y  en  las  teorías 

arraigadas en el psicoanálisis —con nulo fundamen

-

to  empírico—  de  Joseph  Nicolosi

55

  —fundador  de 

NARTH

56

—, Richard Cohen

57

 —fundador de PATH

58

 

y  terapeuta  expulsado  de  la 

American Counselling 

Association

—,  Gerard  van Aardweg

59

, Aquilino  Po

-

laino

60

,  Whitehead

61

,  Bell

62

  y  Van  Wyk

63

.  También, 

Su finalidad radica en conseguir la modificación 

de la orientación sexual, identidad y/o expresión 

de género de las personas contra las que se di-

rigen para «acomodarlas» a los cánones impe-

rantes en nuestras sociedades

background image

el esc

é

ptico

39

Verano 2021

en el último año, a raíz de la criminalización de las 

«terapias  de  conversión»  en  las  jurisdicciones  aus

-

tralianas del Territorio de la Capital Australiana y de 

Victoria, se ha popularizado por estas personas el uso 

de una encuesta titulada 

«Free to Change: Survey of 

78  ExLGBT  People»

,  por  la  asociación  ultraconser

-

vadora 

Coalition Against Unsafe Sexual Education

64

.

Estos estudios e informes están elaborados por au

-

tores con fuertes sesgos ideológicos ultraconservado

-

res, no cumplen con estándares científicos —aleato

-

riedad de la muestra, revisión por pares...—, han sido 

fuertemente contestados dentro de la academia y, en 

muchas  ocasiones,  sus  conclusiones  no  se  basan  en 

estudios de rigor, sino que parten de las opiniones de 

los autores o de generalizaciones obtenidas a raíz de 

«su experiencia».

En aras de brevedad, este artículo se remite a las 

refutaciones a dichos estudios obrantes en el informe 

elaborado por la Asociación Española contra las Tera

-

pias de Conversión sobre «Desinformación y Terapias 

de conversión»

65

En todo caso, conviene aclarar que en lo relativo 

al  origen  de  la  orientación  sexual  y  de  la  identidad 

de género, actualmente la ciencia no ha sido capaz de 

ofrecer una respuesta clara y unívoca. Sin embargo, 

las publicaciones más recientes entienden que la va

-

riabilidad en la orientación sexual es científicamente 

normal y que el origen de la homosexualidad no es 

claro, resultando de una mezcla de factores genéticos 

o ambientales no sociales, principalmente los intrau

-

terinos

66

La revisión bibliográfica llevada a cabo por Cook 

(2020)

67

 expone claramente que «la literatura cientí

-

fica  revisada  por  pares  muestra  claramente  que 

una 

combinación de factores genéticos y ambientales 

contribuye a la orientación sexual

y que aproxima-

damente un tercio de la variabilidad se atribuye ac-

tualmente a los primeros. Gran parte de la influencia 

ambiental conocida es intrauterina y

 

actualmente no 

hay pruebas convincentes de que el entorno social 

desempeñe un papel importante

 en la orientación se

-

xual».

En lo relativo a los factores genéticos, los principa

-

les hallazgos que la literatura académica ha producido 

son los siguientes: los estudios hechos con parejas de 

gemelos —tanto monocigóticos, con idéntico cromo

-

soma, como dicigóticos, que solo comparten el 50% 

de material genético— han permitido evidenciar que 

hasta un tercio de la variación en la orientación se

-

xual  se  debe  a  la  herencia  genética  del  individuo

68

así como aislar ciertos genes con una mayor prevalen

-

cia e influencia en los casos de orientación no hete

-

rosexual

69

. Así mismo, otros macroestudios centrados 

en  la  búsqueda  y  análisis  de  marcadores  genéticos 

específicos  han  hallado  que  cinco  secciones  de  di

-

ferentes marcadores genéticos tienen una incidencia 

conjunta de entre un 8 y un 25 % en la variación de la 

orientación y comportamiento sexual

70

.

Más  allá  de  los  factores  puramente  genéticos

71

otros estudios apuntan a otros factores de origen bio

-

lógico —y no social— que jugarían un papel impor

-

tante en la orientación sexual humana. En concreto, 

las  investigaciones  científicas  más  actuales  apuntan 

hacia la epigenética

72

, a la incidencia de factores am

-

bientales individuales —como la exposición prenatal 

a hormonas

73

 o la inmunización materna progresiva a 

proteínas sexuales

74

, también conocida como el efecto 

del orden de nacimiento de los hermanos

75

— y a dife

-

rencias neuroanatómicas

76

.

No solo eso, sino que como ya se adelantaba antes, 

no hay ningún estudio científico

77

 válido y producido 

de acuerdo con los estándares académicos de veraci

-

dad y corrección que evidencie que los factores am

-

bientales sociales —es decir, la familia, el entorno o 

las  experiencias  vividas—  tengan  incidencia  alguna 

en la orientación sexual de las personas

78

.

En este sentido, hay que destacar que los postula

-

dos de Cohen, Nicolosi, Whitehead, Bell y Van Wyk 

se basan exclusivamente en elaboraciones psicoanalí

-

ticas de corte freudiano, plagadas de autorreferencias 

y  sin  soporte  empírico. 

Grosso modo

,  estos  autores 

vienen a defender que la homosexualidad es causada 

por diez variables externas

79

: la herencia

80

, el tempera

-

mento

81

; las heridas 

hetero-emocionales

82

; las heridas 

homo-emocionales

83

; los conflictos con los hermanos 

o en la dinámica familiar; las heridas relacionadas con 

la propia imagen

84

; haber sido víctima de abusos se

-

xuales; las heridas sociales

85

; las heridas culturales

86

 

y otros factores, entre los que se incluyen el divorcio, 

muerte, experiencias intrauterinas, adopción y el re

-

chazo a la religión. A mayores, en una línea psicoana

-

lítica análoga, otros autores complementan esta expli

-

cación con otros elementos, refiriéndose a la homose

-

xualidad como «

una neurosis, y el aspecto sexual de 

dicha neurosis como una sobrecompensación por las 

frustraciones infantiles relativas a la identidad sexual 

de la persona

»

87

.

Sin embargo, como ya se ha señalado, ningún estu

-

dio científico corrobora la incidencia de estos factores 

en la orientación sexual o en la identidad o expresión 

de género de las personas. 

Así mismo, conviene destacar que el estudio ela

-

borado por 

The New Atlantis

 carece de absoluto rigor 

y respeto a los estándares científicos, lo que impide 

calificarlo de válido o emplearlo para fundamentar las 

tesis de los perpetradores de ECOSIEG. En concreto, 

este se presenta como una revisión científica y médica 

actualizada de las identidades LGTBIQ+, cuyas con

-

clusiones son que: (i) las pruebas científicas no respal

-

dan la visión de que la orientación sexual es una pro

-

piedad innata y biológicamente fija del ser humano; 

(ii) las personas no heterosexuales tienen una mayor 

probabilidad de haber sufrido abusos sexuales en su 

infancia; (iii) la identidad de género no es innata ni 

está biológicamente fijada; (iv) que las personas LGT

-

BIQ+ experimentan mayor riesgo de tener problemas 

mentales que no son producto de la estigmatización 

ni del estrés asociado a formar parte de una minoría; 

background image

el esc

é

ptico

40

Verano 2021

(v) que no hay evidencias que apoyen el empleo de 

terapias afirmativas para menores transgénero

88

Estas conclusiones y el proceso previo para arribar 

a las mismas adolecen de graves fallos que dinamitan 

la validez del estudio. Sucintamente, se ha de señalar 

que: (a) la publicación en la que se inserta no lleva 

a cabo revisión por pares —por lo que omite uno de 

los pasos requeridos por las publicaciones científicas 

para asegurarse de que terceros imparciales revisan 

el contenido a publicar y no se presentan estudios du

-

dosos o carentes de fundamentación—; (b) la publi

-

cación está estrechamente vinculada a la Iglesia Ca

-

tólica y sus autores tienen un fuerte sesgo y agenda 

anti-LGTBI; (c) no analizan ni mencionan los estu

-

dios existentes que plantean y prueban hipótesis que 

falsearían  sus  conclusiones  —en  concreto,  ignoran 

más  de  cien  estudios  científicos  que  concluían  que 

la orientación sexual dependía de factores biológicos 

así como los recientes estudios sobre epigenética—; 

(d) el estudio ignora la bisexualidad como una orien

-

tación sexual posible; (e) tampoco hace referencia a 

los estudios existentes sobre el impacto de la estig

-

matización, discriminación y violencia en el bienes

-

tar y en la salud de las personas LGTBIQ+; (f) ex

-

cluye de su análisis la utilidad de las terapias afirma

-

tivas para personas LGTBIQ+

89

. Para más inri, 

The 

New Atlantis

 se define a sí misma como una revista 

de opiniones y no de ensayos académicos, afirmando 

que «

no somos una publicación académica sino un 

foro  público  de  ideas.  Buscamos  proporcionar  una 

alternativa a los modelos de expertos y académicos 

que solo escriben entre ellos, así como al periodismo 

divulgativo que generalmente no discute cuestiones 

relevantes al público

»

90

.

En  segundo  lugar,  en  lo  relativo  al  postulado  de 

que  la 

homosexualidad es inestable, reversible y 

tendente a la heterosexualidad

,  este

 

tampoco  pare

-

ce confirmarse por las publicaciones científicas. Es

-

tudios recientes afirman, de hecho, todo lo contrario 

con respecto a la variación diacrónica de la identidad 

y de la orientación sexual y su supuesta «tendencia a 

la heterosexualidad». En concreto, estos señalan que 

las orientaciones sexuales no heterosexuales son es

-

tables

91

.

Sobre el tercer postulado, relativo a que hay evi

-

dencia científica de que es posible recuperar la he

-

terosexualidad a través de ECOSIEG sin que se pro

-

duzcan daños a las personas que se someten a estos 

procesos, se dará respuesta al mismo en la siguiente 

sección de este artículo.

Finalmente,  el  cuarto  postulado,  a  saber,  que 

las 

identidades no 

cisheterosexuales

 producen o llevan 

aparejados problemas físicos, mentales, sociales, 

económicos y espirituales

92

, es rotundamente falso.

El proceso que emplean para defender esta afirma

-

ción  se  basa  en  presentar  conclusiones  de  estudios 

científicos —en algunos casos, ni se citan— en los 

que se muestra una mayor prevalencia de ciertas en

-

fermedades,  trastornos  y  conductas  de  riesgo  entre 

personas  LGTBI  en  comparación  con  una  muestra 

de personas heterosexuales. A continuación, en vez 

de analizar si estas diferencias tienen una relación de 

causalidad —cuyo origen sería, según ellos, la homo

-

sexualidad  como  factor  determinante—  o  si  lo  que 

hay es una relación de correlación mediada por otros 

factores —como la LGTBIfobia externa e interioriza

-

da, la violencia, la discriminación estructural o la es

-

tigmatización—, se limitan a inferir que es la orienta

-

ción sexual no heterosexual la que produce esta peor 

calidad de vida.

Toda la información que proporcionan para defen

-

der las conclusiones de que la homosexualidad causa 

patologías  y  malestares  consiste  exclusivamente  en 

análisis de datos y de relaciones de correlación, que 

no prueban ni permiten hacer juicios de causalidad. 

A mayores, ignoran deliberadamente —o descartan 

priori

, sin mediar mayor explicación— el efecto del 

estigma social y de los factores externos de violencia 

y discriminación, así como de la LGTBIfobia.

Por muy conveniente que sea para su discurso dis

-

criminatorio, no se puede ignorar el efecto de estos 

factores ambientales y sociales en el bienestar, salud 

y calidad de vida de las personas LGTBIQ+

93

. De he

-

cho, el consenso científico

94

 y la inmensa mayoría de 

Los proveedores de ECOSIEG, conscientes del 

aumento de control por las autoridades y la 

sociedad, han rediseñado su discurso. Muchas 

veces se enmarcan dentro de profesiones no 

reguladas como el counselling o el coaching

background image

el esc

é

ptico

41

Verano 2021

estudios actuales señalan exclusivamente al «estigma 

social»,  a  la  LGTBIfobia  y  a  la  discriminación  es

-

tructural como las causas de esta mayor prevalencia 

de enfermedades psicológicas, conductas de riesgo, 

abuso de sustancias y demás indicadores de una peor 

calidad de vida en personas LGTBIQ+

95

.

Por tanto, tal como se ha analizado en esta sección, 

los postulados defendidos por los promotores y per

-

petradores de ECOSIEG, sobre la base de presunta 

información científica y veraz, son falsos y comple

-

tamente infundados.

Las «terapias de conversión» en la literatura 

científica. Su efectividad y riesgos

El Grupo de Trabajo de la APA —Asociación Ame

-

ricana de Psicología, en inglés— sobre «Respuestas 

Terapéuticas Apropiadas a la Orientación Sexual» en 

2009 llevó a cabo un metaanálisis de toda la literatura 

existente sobre terapias de conversión con el objetivo 

de analizar la eficacia de estas prácticas, así como sus 

efectos en las personas sometidas a las mismas

96

De  acuerdo  con  la  metodología  seguida  por  este 

análisis, se revisaron 55 estudios empíricos datados 

entre 1960 y 2007, que cumplieran ciertos requisitos 

previos  de  veracidad  —como  haber  sido  revisados 

por  pares  y  publicados  en  bases  de  datos  académi

-

cas

97

Entre los estudios analizados se incluyen los ge

-

neralmente  empleados  por  los  defensores  de  las 

«terapias de conversión» —como, por ejemplo, Ni

-

colosi et al. (2000); Schaeffer et al. (2000); Spitzer 

(2003)—. Este grupo afirma que «

la baja calidad de 

las investigaciones sobre “Esfuerzos de Cambio de 

Orientación Sexual”

 [nomenclatura que emplea para 

referirse a las “terapias de conversión”]

 es tal que las 

afirmaciones sobre su eficacia y aplicabilidad gene

-

ralizada deben verse con escepticismo

» y que «

hay 

pocas pruebas creíbles que puedan aclarar si estas 

prácticas funcionan o no

»

98

.

Entre  los  problemas  metodológicos  identificados 

por la APA en estos estudios se pueden citar

99

:

 

y

La imposibilidad de hacer afirmaciones causales 

sobre la capacidad de los ECOSIEG de modificar la 

orientación sexual.

 

y

Carencias internas a nivel de validez por no con

-

tar con grupos de control, ausencia de aleatorización 

de las muestras o falta de seguimiento de los resulta

-

dos a largo plazo.

 

y

Elevada  tasa  de  abandono  por  parte  de  sujetos 

incluidos inicialmente en las muestras, así como ne

-

gativas a someterse a ulteriores evaluaciones dentro 

de los estudios.

 

y

El hecho de que las evidencias obtenidas por es

-

tos estudios se basan en diseños pre-estudio retros

-

pectivos sin controles. Es decir, en estas publicacio

-

nes, se pide a los sujetos que estuvieron expuestos a 

ECOSIEG que recuerden e informen sobre sus senti

-

mientos, creencias y comportamientos en el momen

-

to de someterse a los mismos y que luego informen 

sobre estos mismos puntos en la fecha en que se rea

-

lizó el estudio. Por tanto, el cambio se mide compa

-

rando  la  evaluación  actual  con  la  evaluación  de  su 

situación en el pasado, habiendo sido esta recogida 

Imagen de Lisa en Pexels

background image

el esc

é

ptico

42

Verano 2021

exclusivamente a través del recuerdo retrospectivo.

 

y

Problemas  en  el  empleo  de  determinados  con

-

ceptos  definidos  incorrectamente,  lo  que  hace  que 

los resultados no puedan ser interpretados apropiada

-

mente. Así, por ejemplo, se destaca que el concepto 

de 

orientación sexual

 se define de forma incompleta, 

mezclando, confundiendo o excluyendo las nociones 

de 

comportamiento sexual

atracción sexual

 o 

iden-

tidad

.

 

y

La diversidad de las técnicas (de las «terapias de 

conversión») empleadas sobre cada uno de los suje

-

tos particulares que componía las muestras de estos 

estudios imposibilita poder afirmar la efectividad de 

los ECOSIEG en particular y en general, dado que no 

se controlan ni se individualizan las diferentes técni

-

cas y enfoques empleados.

 

y

La forma de medir los resultados y efectividad 

de  los  ECOSIEG  es  problemática,  porque  se  basa 

principalmente  en  medir  las  respuestas  fisiológicas 

a estímulos heterosexuales en un laboratorio o en la 

autoevaluación por el «paciente» de la efectividad de 

los resultados. 

 

y

Es  imposible  generalizar  los  resultados  debido 

a  la  composición  de  las  muestras,  muy  reducidas, 

exclusiva  o  principalmente  compuestas  por  hom

-

bres adultos blancos. A todo ello, hay que sumar que 

muchas muestras incluían a personas declaradas bi

-

sexuales o no solo atraídas por su mismo género.

 

y

Los procesos de selección de los integrantes de 

las muestras no garantizan representatividad, al haber 

sido principalmente seleccionados de grupos religio

-

sos de 

exhomosexuales

  o  de  entre  personas  ya  dis

-

conformes con su orientación sexual.

 

y

Los entornos en los que se llevaban a cabo los 

ECOSIEG no eran estables ni consistentes.

En lo que respecta a las conclusiones obtenidas por 

el Grupo de Trabajo del APA, este afirma que:

(1) En general, los estudios solo muestran, de for

-

ma limitada, la capacidad de los ECOSIEG para re

-

ducir en el corto plazo la excitación sexual por perso

-

nas del mismo género, principalmente si se emplea

-

ron procedimientos aversivos como 

electroshocks

.

(2) Los estudios recientes —entre los que se inclu

-

yen los arriba citados por los defensores de los ECO

-

SIEG—  no  proporcionan  una  base  científica  sólida 

para  determinar  el  impacto  de  los  ECOSIEG  en  la 

disminución de la atracción sexual hacia personas del 

mismo género.

(3) En conjunto, los ECOSIEG no permiten desa

-

rrollar atracción sexual hacia el otro género en aque

-

llos casos en que esta no existía, teniendo un efecto 

limitado en personas bisexuales, es decir, acentuan

-

do la atracción sexual hacia el género opuesto entre 

aquellos que ya la experimentaban.

(4) En general, los resultados de los estudios re

-

visados indican que, si bien algunas personas que se 

someten a ECOSIEG se involucran en conductas se

-

xuales con personas del género opuesto, la evidencia 

total sugiere que es poco probable que las «terapias 

de conversión» aumenten las conductas sexuales he

-

terosexuales.

(5) La falta de datos sobre cuestiones relativas a 

bienestar  y  salud  mental  no  permite  afirmar  que  la 

salud mental y la calidad de vida de las personas so

-

metidas a ECOSIEG mejore.

(6) Los intentos de cambiar la orientación sexual 

pueden causar o exacerbar la angustia y la mala salud 

mental en algunos individuos, incluyendo la depre

-

sión y los pensamientos suicidas.

(7) Pocos  estudios  aportaron  pruebas  sólidas  de 

que los cambios producidos en condiciones de labo

-

ratorio se trasladaran a la vida cotidiana.

(8) Los enfoques no aversivos y recientes no han 

sido evaluados rigurosamente. Dada la limitada can

-

tidad de investigaciones metodológicamente sólidas, 

no  se  puede  concluir  que  los  ECOSIEG  sean  efec

-

tivos.  Sin  embargo,  sí  que  se  hallaron  pruebas  que 

indicaban que los individuos experimentan daños a 

causa de estos.

El reciente estudio de la asociación ultraconserva

-

dora 

Coalition  Against  Unsafe  Sexual  Education

100

 

también adolece de estos fallos. En concreto, explora 

si es posible modificar la orientación sexual o la iden

-

tidad de género a través de acompañamientos psico

-

lógicos, así como si estos cambios son beneficiosos y 

duraderos

101

. Sin embargo, la metodología de esta en

-

En lo relativo a las supuestas causas y 

orígenes de las disidencias sexuales y de 

género, los promotores de ECOSIEG se basan 

en postulados acientíficos y en las teorías 

arraigadas en el psicoanálisis

background image

el esc

é

ptico

43

Verano 2021

cuesta impide garantizar la integridad de las conclu

-

siones a la vez que imposibilita su generalización. En 

este sentido, se basa exclusivamente en el testimonio 

de 78 encuestados, aportado a través de un cuestiona

-

rio 

online

, verificando la identidad de estas personas 

a través de contactos que estas registraban en el cues

-

tionario y sin interactuar personalmente con ellas. 

El propio estudio reconoce que «

los datos se basan 

en la experiencia personal de un grupo de volunta-

rios (y, por lo tanto, es una muestra no aleatoria); 

no existe ningún método científico para “probar” la 

veracidad de los cambios en la orientación sexual o 

la identidad de género que afirman los participantes 

en este estudio; el estudio se basa en la información 

honesta de la muestra; la mayoría de los participan-

tes son conocidos en las redes de exLGBT, forman-

do parte de ministerios y comunidades religiosas 

exLGBT

»

102

. Así mismo, también confiesan la exis

-

tencia de problemas terminológicos, al entremezclar 

cuestiones  relativas  a  la  orientación  sexual  con  la 

identidad de género

103

Retornando a los resultados de la omnicomprensi

-

va revisión bibliográfica del APA, esta organización 

específicamente señaló que estas prácticas conllevan 

graves riesgos para aquellos que las sufren, entre los 

que enumeran depresión, culpa, impotencia, falta de 

esperanza,  vergüenza,  retraimiento  social,  suicidio, 

abuso  de  sustancias,  estrés,  decepción,  autoculpa

-

bilidad,  disminución  de  la  autoestima,  aumento  del 

autoodio, hostilidad y culpa hacia los padres, senti

-

mientos de ira y traición, pérdida de amigos y poten

-

ciales parejas románticas, problemas en la intimidad 

sexual  y  emocional,  disfunción  sexual,  conductas 

sexuales  de  alto  riesgo,  sentimiento  de  deshumani

-

zación y de falsedad hacia uno mismo, pérdida de fe 

y una sensación de haber perdido tiempo y recursos 

económicos

104

.

Por otro lado, entre los beneficios que reportarían 

los ECOSIEG, la APA incluye encontrar apoyo social 

y  poder  interactuar  con  personas  en  circunstancias 

similares; experimentar comprensión y el reconoci

-

miento de la importancia de las creencias religiosas 

de  uno  mismo;  obtener  empatía  por  sus  conflictos 

internos; y aprender a explorarse y a desarrollar su 

identidad.  Sin  embargo,  la  APA  subraya  que  estos 

resultados  se  pueden  obtener  sin  necesidad  de  so

-

meterse a ECOSIEG y que las terapias afirmativas y 

multiculturales también los proporcionan, además de 

mitigar los efectos dañinos de los ECOSIEG al cen

-

trarse en el estigma social a la vez que comprenden y 

respetan los valores religiosos del individuo

105

.

En  2018,  la  APA  reiteró  que  no  existe  ninguna 

prueba sólida de que alguna intervención psicológica 

pueda modificar la orientación sexual de forma segu

-

ra y confiable

106

.

Paralelamente  al  estudio  elaborado  por  la  APA, 

Serovich et al. (2008) llevaron a cabo una revisión 

sistemática de las publicaciones existentes sobre «te

-

rapias  de  reorientación  sexual»

107

.  En  esta  publica

-

ción  se  analizaron  la  calidad  y  las  conclusiones  de 

todos los estudios empíricos sobre «terapias reparati

-

vas», «aversivas» y de «reorientación sexual»

108

. La 

muestra de este estudio comprendía la revisión de 28 

artículos científicos e informes con base empírica y 

revisados por pares que abordaban la eficacia de las 

terapias reparadoras, tanto aversivas como no aversi

-

vas

109

. En concreto, entre los estudios evaluados tam

-

bién se hallan aquellos en que se basan los promoto

-

res de ECOSIEG para justificar las premisas descritas 

en el apartado anterior

110

.

Este estudio concluyó, de forma análoga a la APA, 

que: «

En esta evaluación crítica de la literatura sobre 

terapias  reparativas  se  identificaron  varios  proble

-

mas metodológicos, lo que sugiere que 

el rigor cien

-

tífico de estos estudios es escaso

. Para que la inves

-

tigación sobre la orientación sexual progrese, debe 

basarse en un marco teórico, incluir una definición 

y unas medidas estandarizadas de la orientación se-

xual, y debe incluir una muestra más equilibrada en 

cuanto al género de heterosexuales, homosexuales y 

bisexuales

».

Además,  cita  cuestiones  problemáticas  entre  las 

que cabe destacar que se omiten datos sobre la edad, 

raza u otras características demográficas de los parti

-

cipantes en los estudios —lo que impide generalizar 

las conclusiones de los estudios—, que los estudios 

no señalan la tasa de abandono de las terapias —lo 

que hace imposible evaluar la eficacia de los trata

-

mientos—, que las muestras no incluyen a mujeres 

LBTQ+,  que  no  poseían  estrategias  para  prevenir 

que los encuestados respondieran varias veces a los 

cuestionarios  de  los  estudios,  que  carecían  de  con

-

sentimiento  informado  así  como  de  listados  con  la 

identidad de los sujetos, que no disponían de grupos 

de control y de diseños longitudinales que permitie

-

ran reevaluar los resultados, así como la inexistencia 

de marcos teóricos que fundamentaran los estudios o 

el empleo simultáneo de múltiples definiciones de los 

conceptos bajo análisis

111

.

En lo relativo a los efectos perjudiciales de las «te

-

rapias de conversión» estudios más recientes han de

-

mostrado que:

(1)  Todas las prácticas destinadas a lograr la con

-

versión son inherentemente humillantes, denigrantes y 

discriminatorias. Combinados, los efectos que tienen 

la sensación de impotencia y la humillación extrema 

generan profundos sentimientos de vergüenza, culpa

-

bilidad, autoaversión e inutilidad, que pueden menos

-

cabar el autoconcepto y provocar cambios permanen

-

tes en la personalidad

112

.

(2)  Los  jóvenes  cuyos  padres  promovieron  que 

asistieran a ECOSIEG desarrollan con mayor proba

-

bilidad en la adultez síntomas depresivos, comporta

-

miento suicida, menor satisfacción vital, falta de apo

-

yo social y un estatus socioeconómico más bajo

113

.

(3)  Los ECOSIEG consistentes en psicoterapia, te

-

rapia grupal o enfoques religiosos provocan depresión, 

refuerzan la homofobia interiorizada y contribuyen a 

background image

el esc

é

ptico

44

Verano 2021

disminuir la salud psicosocial de las víctimas, cuyos 

efectos se mantienen durante la adultez y la vejez

114

Además, las personas expuestas a terapia de conver

-

sión son más propensas a tener síntomas depresivos, 

homofobia interiorizada superior a la media y entre 2 y 

2,5 veces más probabilidades de sufrir, de media, entre 

una y dos trastornos psicosociales añadidos

115

.

(4)  La  exposición  a  «terapias  de  conversión  de 

identidad de género» está asociada con tentativas de 

suicidio a lo largo de la vida, ideación suicida a lo largo 

de la vida y angustia mental grave en el último mes

116

.

(5)  La  exposición  a  terapias  de  conversión  es  el 

mayor factor predictivo de tentativas de suicidio múl

-

tiples, además de aumentar exponencialmente las ten

-

dencias suicidas

117

.

(6)  Un  19  %  de  menores  LGTBIQ+  sometidos  a 

«terapias de conversión» intentan suicidarse. Esto re

-

presenta más del doble de la tasa de intentos de suici

-

dio en menores LGTBIQ+ que no son sido expuestos 

a ECOSIEG, que se sitúa en el 8 %

118

.

(7)  La exposición a ECOSIEG se asocia con un do

-

ble de probabilidades de ideación suicida a lo largo de 

la vida, un 75 % más de probabilidad de planear un 

intento de suicidio, un 88 % más de probabilidad de 

tentativas de suicidio con resultado de lesiones leves 

o  nulas,  y  un  67  %  más  de  probabilidad  de  tentati

-

vas de suicidio con resultado de lesiones moderadas 

o graves

119

.

(8)  La exposición a ECOSIEG está asociada positi

-

vamente con soledad, el consumo habitual de drogas, 

la ideación suicida, el intento de suicidio y una impor

-

tante morbilidad psicosocial

120

.

Por tanto, es claro que, de acuerdo con las publi

-

caciones científicas más recientes, así como con las 

revisiones  de  los  estudios  realizados  en  los  últimos 

cincuenta  años  sobre  terapias  de  conversión,  estas 

prácticas son inefectivas y perjudiciales para la salud 

de los consumidores.

Conclusiones

Las «terapias de conversión» o ECOSIEG son un 

fenómeno multiforme que actualmente se sigue lle

-

vando a cabo impunemente en decenas de países. Los 

perpetradores y promotores de estas prácticas conti

-

núan realizándolas sobre la base de las premisas de 

que la homosexualidad es inestable, reversible y ten

-

dente a la heterosexualidad; que la homosexualidad 

es un trastorno provocado por factores sociales que 

se pueden corregir; que hay evidencia científica que 

respalda la eficacia e inocuidad de los ECOSIEG; y 

que  las  identidades  no  cisheterosexuales  producen 

problemas físicos, mentales, sociales, económicos y 

espirituales. Sin embargo, tal como se ha demostrado 

a lo largo de este artículo, estas creencias no están 

respaldadas por la ciencia. 

El método empleado por los defensores de las «te

-

rapias de conversión» para promocionar estas prác

-

ticas es altamente cuestionable, debido a que hacen 

uso  de  la  desinformación  o  difusión  de 

fake news

 

para captar a sus víctimas y justificar estos servicios. 

En concreto, realizan afirmaciones categóricas caren

-

tes de fundamento y de apoyo científico, aportan es

-

tudios que son directamente falsos o presentan cierta 

información científica de forma parcial y descontex

-

tualizada para apoyar conclusiones que no se pueden 

extraer válidamente de estos estudios.

No solo eso, sino que, tal como se ha expuesto en 

la última sección, las «terapias de conversión», ade

-

más de ineficaces, son dañinas y generan perjuicios 

duraderos a las personas que son sometidas a ellas. 

Hasta la fecha, se ha documentado de forma sistemá

-

tica  que  estas  prácticas  pueden  producir  depresión, 

culpa, impotencia, falta de esperanza, vergüenza, re

-

traimiento  social,  suicidio,  abuso  de  sustancias,  es

-

trés, decepción, autoculpabilidad, disminución de la 

autoestima, aumento del autoodio, hostilidad y cul

-

pa  hacia  los  padres,  sentimientos  de  ira  y  traición, 

pérdida de amigos y potenciales parejas románticas, 

problemas en la intimidad sexual y emocional, dis

-

función  sexual,  conductas  sexuales  de  alto  riesgo, 

sentimiento de deshumanización y de falsedad hacia 

uno mismo, pérdida de fe y una sensación de haber 

perdido tiempo y recursos económicos.

Conviene finalizar recordando que, de acuerdo con 

lo indicado por diferentes organismos internacionales 

de derechos humanos, las «terapias de conversión» 

No se puede concluir que los ECOSIEG sean 

efectivos. Sin embargo, sí que se hallaron prue-

bas que indicaban que los individuos experimen-

tan daños a causa de estos

background image

el esc

é

ptico

45

Verano 2021

lesionan al derecho a la no discriminación

121

, el de

-

recho a la salud

122

, a la identidad personal

123

 —espe

-

cialmente en el caso de niños

124

 y adolescentes

125

—, a 

la integridad física y psicológica

126

, a no ser sujeto a 

torturas

127

 e, incluso, en los supuestos más extremos, 

a la vida

128

.

Notas:

1 Saúl Castro Fernández, abogado de derecho penal 

internacional, derechos humanos y derechos LGTBI; As-

sociate en The Guernica Centre for International Justice y 

Consultor en Women’s Link Wordlwide. Presidente de la 

Asociación Española contra las Terapias de Conversión. 

Email: [email protected]

2 El presente documento se hace eco de la impertinen-

cia de referirse a estas prácticas gravemente atentatorias 

de derechos humanos como «terapias de conversión», 

debido a la problemática conceptual que presenta deno-

minarlas 

terapias

. Por tanto, en el presente trabajo estas 

prácticas serán denominadas 

Esfuerzos de Cambio de 

Orientación Sexual e Identidad o Expresión de Género

 

(ECOSIEG), siguiendo la línea de lo expuesto por la aso-

ciación internacional ILGA así como por OutRight Action 

International; o bien se empleará el término «terapias 

de conversión», siempre entrecomillado, para denotar lo 

equívoco de referirse a las mismas como terapias o trata-

mientos con revestimiento médico. En este sentido, véase, 

Ramón Mendos, L., 

Poniéndole límites al engaño: Un es

-

tudio jurídico mundial sobre la regulación legal de las mal 

llamadas «terapias de conversión»

, ILGA Mundo, Ginebra, 

septiembre 2020, pp. 17-20; Bishop, A., 

Harmful Treatment. 

The Global Reach of So-Called Conversion Therapy

, Ou-

tRight Action International, New York, 2019, p. 13

3 Bishop, A. (v. nota 2), p. 42; Bothe, P., It’s

 Torture Not 

Therapy. A Global Overview Of Conversion Therapy: Prac

-

tices, Perpetrators, And The Role Of States

, International 

Rehabilitation Council for Torture Victims, Copenhagen, 

2020, p. 5. En el Anexo I a esta última publicación se men-

cionan específicamente los siguientes países extraídos 

de las 207 fuentes consultadas, que datan de entre 2001 

y 2019 y que citan perpetradores, prácticas y participa-

ción estatal en ECOSIEG en dichos estados. Los países 

mencionados son: Armenia, Australia, Austria, Barbados, 

Bosnia Herzegovina, Brasil, Camboya, Canadá, Chile, Chi-

na, República Dominicana, Ecuador, Egipto, El Salvador, 

Eritrea, Etiopía, Finlandia, Francia, Georgia, Alemania, 

Ghana, Hong Kong, India, Indonesia, Irán, Islandia, Israel, 

Italia, Jordania, Kenia, Kirguizistán, Líbano, Malasia, Mali, 

Mauricio, México, Mozambique, Namibia, Países Bajos, 

Nueva Zelanda, Nigeria, Panamá, Perú, Polonia, República 

de Corea, República de Moldavia, Rumanía Rusia, Ser-

bia, Singapur, Eslovaquia, Sudáfrica, España, Sri Lanka, 

Suecia, Suiza, Siria, Tayikistán, Taiwán, Trinidad y Tobago, 

Túnez, Turquía, Uganda, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos, 

Reino Unido, Tanzania, Estados Unidos, Vietnam, Zambia 

y Zimbabue.

4 Experto Independiente sobre la protección contra la 

violencia y la discriminación por motivos de orientación 

sexual o identidad de género, 

Práctica de las llamadas «te-

rapias de conversión

», A/HRC/44/53, 1 de mayo de 2020, 

para. 16. https://undocs.org/es/A/HRC/44/53

5

 

La 

cisheteronormatividad

 hace referencia a un sistema 

jerárquico de prejuicios en el que se privilegia a los indi-

viduos cisgénero y heterosexuales por encima de los no 

cisgénero y no heterosexuales, pero también al rechazo, 

prejuicio y discriminación que se dirige, en este sistema, 

contra cualquier persona percibida como no cisgénero o 

no heterosexual. De este modo, la cisheteronormatividad 

representa una aversión a cualquier cosa que vaya en 

Imagen de Rafal Majewski en Flickr: https://www.flickr.com/photos/[email protected]/

background image

el esc

é

ptico

46

Verano 2021

contra de las convenciones que sostienen que «

hay dos y 

solo dos géneros, que el género refleja el sexo biológico, 

y que solo la atracción sexual entre estos géneros “opues

-

tos” es lo natural o aceptable

». Este marco representa 

una relación sinérgica entre la transfobia y la homofobia o, 

dicho de otro modo, una presencia global de la cishetero-

normatividad como un sistema en el que es «normal» ser 

heterosexual y cisgénero y no es normal (y, por tanto, es 

aceptable tener prejuicios contra) las personas no hetero-

sexuales y no cisgénero. Definición de Worthen, M. G. F. 

(2016). Hetero-cis–normativity and the gendering of trans-

phobia,

 International Journal of Transgenderism

, 17(1), 

31–57, pp. 31-32

.

https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1

080/15532739.2016.1149538. 

6

 

Esta definición ecléctica puede extraerse de los pro

-

nunciamientos efectuados por el Experto Independiente de 

Naciones Unidas... (v. nota 4), paras. 63-64. Así como de 

los análisis elaborados por organizaciones internacionales 

como ILGA. Ramón Mendos, L. (v. nota 2), p. 17.

7 Experto Independiente... (v. nota 4). 

8

 

Adamson, T.M., 

et al

., The Global State of Conversion 

Therapy - A Preliminary Report and Current Evidence Brief, 

Center for Open Science

, LGBT Foundation, 2020, p. 3.  

https://lgbt-token.org/wp-content/uploads/2020/04/The-Glo-

bal-State-of-Conversion-Therapy-Evidence-Brief.pdf

9 Bothe, P., 

It’s Torture Not Therapy. A Global Overview 

Of Conversion Therapy: Practices, Perpetrators, And The 

Role Of States

, International Rehabilitation Council for 

Torture Victims, Copenhagen, 2020, p. 6. https://irct.org/

uploads/media/IRCT_research_on_conversion_therapy.pdf

10

 

Bothe, P. (v. nota 9), p. 8.

11

 

CBC News, «Conversion therapy survivor describes 

treatment as “torture”», CBC/Radio-Canada, 13 de julio de 

2019. https://www.youtube.com/watch?v=FsBfd9FjagI

12 Alempijevic, D. et al. (2020). Statement of the In-

dependent Forensic Expert Group on Conversion The-

rapy, 

Torture: quarterly journal on rehabilitation of torture 

victims and prevention of torture, 30(1),

 66–78. https://pub-

med.ncbi.nlm.nih.gov/32657772/

13 Association for the Prevention of Torture (2018). 

Towards the Effective Protection of LGBTI Persons Depri

-

ved of Liberty: A Monitoring Guide

, Association for the Pre-

vention of Torture, p. 102.  https://www.apt.ch/es/resources/

publications/por-una-proteccion-efectiva-de-las-personas-

lgbti-privadas-de-libertad-una

14 Harrison, J. et al. (2018) 

National Faith & Sexuality 

Survey. Full set of results

, Ozanne Foundation. https://www.

ozanne.foundation/faith-sexuality-survey-2018/

15 Experto Independiente... (v. nota 4.), paras. 46-49

16 Human Rights Campaign y National Center for 

Lesbian Rights (2017). 

Just as they are. Protecting our 

children from the harms of conversion therapy

, p. 7. www.

nclrights.org/wp-content/uploads/2017/09/just-as-they-are-

sept2017-1.pdf

17 Human Rights Campaign y National Center for Les-

bian Rights (v. nota 16), p. 7

18

 

Bothe, P. (v. nota 9), p. 5

19

 

McDermott Will & Emery LLP (2018). 

The perni-

cious myth of conversion therapy

, Mattachine Society 

of Washington, p. 4.  www.nclrights.org/wp-content/

uploads/2018/11/Mattachine-Society-Conversion-Therapy-

White-Paper-Redacted.pdf#page=5.

20 Human Rights Campaign y National Center for Les-

bian Rights (v. nota 18), p. 7

21

 

Harrison, J. et al. (v. nota 14)

22

 

Alempijevic, D. et al. (v. nota 12)

23 Bothe, P. (v. nota 9), p. 8.

24 Alempijevic, D. et al. (v. nota 12)

25 Ramón Mendos, L. (v. nota 2)

26

 

Amnistía Internacional (2001). 

Crimes of hate, cons-

piracy of silence. Torture and ill-treatment based on sexual 

identity

, Amnistía Internacional, p. 20. https://www.amnesty.

org/download/Documents/120000/act400162001ar.pdf 

27

 

Comisión Interamericana de Derechos Humanos 

(2015). 

Violencia contra Personas Lesbianas, Gay, Bi

-

sexuales, Trans e Intersex en América

, Organización de los 

Estados Americanos, OAS/Ser.L/V/II.rev.2, p. 137, paras. 

204-205.  http://www.oas.org/es/cidh/informes/pdfs/Violen-

ciaPersonasLGBTI.pdf

28 Alempijevic, D. et al. (v. nota 12)

29

 

Harrison, J. et al. (v. nota 14)

30 Amnistía Internacional (v. nota 26)

31

 

Alempijevic, D. et al. (v. nota 12)

32

 

Rocha Sánchez, T.E. et al. (2020) 

Nada que curar: 

Guía de referencias para profesionales de la salud mental 

en el combate a los ECOSIG (Esfuerzos para Corregir 

la Orientación Sexual y la Identidad de Género)

, Oficina 

de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, p. 

45. www.unodc.org/documents/mexicoandcentralameri-

ca/2020/PrevencionDelito/Nada_que_curar_2020.pdf. 

33

 

Rocha Sánchez, T.E. et al. (v. nota 32)

34 Experto Independiente... (v. nota 4), para. 53

35

 

The Trevor Project (2019). 

Response to Request for 

Inputs from the Independent Expert on Protection Against 

Violence and Discrimination Based on Sexual Orientation 

and Gender Identity, With Focus on Practices of So-Called 

las «terapias de conversión», además de inefica

-

ces, son dañinas y generan perjuicios duraderos 

a las personas que son sometidas a ellas

background image

el esc

é

ptico

47

Verano 2021

“Conversion Therapy”

, The Trevor Project. https://www.

ohchr.org/Documents/Issues/SexualOrientation/IESOGI/

CSOsKZ/The_Trevor_Project_Input_to_the_United_Na-

tions_Regarding_Conversion_Therapy.docx. 

36 Ramón Mendos, L. (v. nota 2), p. 41

37 Experto Independiente... (v. nota 4), paras. 53-54

38 Experto Independiente... (v. nota 4), paras. 50-54

39

 

Global Interfaith Network for People of all Sexes, 

Sexual Orientations, Gender Identities and Expressions 

(2019). 

Report of the Independent Expert on protection 

against violence and discrimination based on sexual 

orientation and gender identity with focus on practices of 

so-called “conversion therapy

”. https://www.ohchr.org/Do-

cuments/Issues/SexualOrientation/IESOGI/CSOsAJ/GIN-

SSOGIEsubmission.docx

40

 

Ramón Mendos, L. (v. nota 2), p. 47

41

 

Channel 4 News (2019). “Gay conversion therapist 

comes out: Exclusive interview”. https://www.youtube.com/

watch?v=pDME5MhRKyM

42 Tribunal Superior de Nueva Jersey, Michael Fer-

guson et al. v. Jonah (Jews Offering New Alternatives 

For Healing) et al., Transcripción del procedimiento, 11 

junio 2015, folios 1243 y ss., p. 174. https://docs.google.

com/viewerng/viewer?url=http://files.eqcf.org/wp-content/

uploads/2015/06/Day-5-June-11-2015.pdf

43

 

La Sexta (9 junio 2019). «Un joven relata su expe-

riencia en las terapias para “curar” la homosexualidad: 

“Nos desnudaban y nos pedían que nos abrazáramos”».  

https://www.lasexta.com/programas/liarla-pardo/reportajes/

un-joven-relata-su-experiencia-en-las-terapias-para-curar-

la-homosexualidad-nos-desnudaban-y-nos-pedian-que-

nos-abrazaramos-video_201906095cfd3b3e0cf2eb38ee-

ba738b.html. 

44

 

Tribunal Superior de Nueva Jersey, Michael Ferguson 

et al. v. Jonah (Jews Offering New Alternatives For Healing) 

et al. (v. nota 42)

45

 

Flentje, A., Heck, N.C., Cochran, B.N. (2013). Se-

xual Reorientation Therapy Interventions: Perspectives of 

Ex-Ex-Gay Individuals, 

Journal of Gay & Lesbian Mental 

Health

, 17:3, 256-277. https://www.tandfonline.com/doi/abs/

10.1080/19359705.2013.773268. 

46 Experto Independiente… (v. nota 4)

47 La Sexta (9 junio 2019, v. nota 43)

48 Bishop, A. (v. nota 2), p. 48

49 Ramón Mendos, L. (v. nota 2)

50

 

Barracchini Fernández, A. et al. (2021). 

Comunica-

ción a la Relatora Especial de Naciones Unidas sobre la 

promoción y protección del derecho a la libertad de opinión 

y de expresión para el «Informe sobre desinformación»

Asociación Española contra las Terapias de Conversión. 

https://www.noesterapia.net/informes

51 Barracchini Fernández, A. et al. (v. nota 50)

52 Laumann, E.O. et al. (1994) 

The Social Organization 

of Sexuality: Sexual Practices in the United States

. Univer-

sity of Chicago Press.

53 Spitzer, R. L. (2003) Can some gay men and lesbians 

change their sexual orientation? 200 participants reporting 

a change from homosexual to heterosexual orientation. 

Archives of Sexual Behavior

 32, 403–417. https://pubmed.

ncbi.nlm.nih.gov/14567650/. 

54

 

Mayer, L.S.; McHugh, P.R. (2016) Sexuality and Gen-

der Findings from the Biological, Psychological, and Social 

Sciences. 

The New Atlantis

. https://thenewatlantis.com/

wp-content/uploads/legacy-pdfs/20160819_TNA50Sexuali-

tyandGender.pdf.

55 Nicolosi, J. (1991) 

Reparative Therapy Of Male Ho

-

mosexuality: A New Clinical Approach

. Liberal Mind Publis-

hers; Nicolosi, J., Nicolosi, L.A. (2002)

 A Parent’s Guide To 

Preventing Homosexuality

. IVP Books; Nicolosi, J. (2016) 

Shame and Attachment Loss: The Practical Work of Repa

-

rative Therapy

. Liberal Mind Publishers. 

56

 

NARTH —siglas de National Association for Re-

search & Therapy of Homosexuality— es una asociación 

fundada en 1992 por Joseph Nicolosi, Benjamin Kaufman 

y Charles Socarides dedicada a la promoción y práctica de 

terapias de conversión en Estados Unidos. Esta organi-

zación ha sido declarada por la APA como un «entorno en 

el que surge el prejuicio y la discriminación». Ver Dalto, A. 

(2017) «Therapist who fought to “cure” gays dies in Cali-

fornia at 70», 

The Seattle Times

. https://www.seattletimes.

com/nation-world/therapist-who-fought-to-cure-gays-dies-

in-california-at-70/. 

57 Cohen, R. (2000) 

Coming Out Straight: Understan

-

ding and Healing Homosexuality

. OakHill Press; Cohen, 

R. (2016) 

Gay Children Straight Parents: A Plan for Family 

Healing

. CreateSpace Independent Publishing Platform. 

58 PATH —siglas de Positive Approaches to Homose-

xuality, actualmente conocida como Positive Approaches to 

Healthy Sexuality— fue fundada en 2003 y es una organi-

zación que promociona y perpetra terapias de conversión 

en Estados Unidos y en otros países. En concreto, esta 

organización ofrece el curso 

online

 o presencial «

Coun-

selor Training Program Assisting Those with Same-Sex 

Attraction (SSA) and Their Loved Ones

», que consiste en 

una formación de 5 días —18 horas y 42 minutos en for-

mato 

podcast

, del que dispone NET— para personas que 

deseen realizar terapias de conversión. 

59 Van Aardweg, G.J.M. (1997) La homosexualidad, una 

neurosis sexual. 

Cuadernos de Bioética

, 32, 1997/4º, pp. 

1309-1321. http://aebioetica.org/revistas/1997/4/32/1309.

pdf; Van Aardweg, G.J.M. (2011) On the Psychogenesis 

of Homosexuality. 

The Linacre Quarterly

. https://journals.

sagepub.com/doi/10.1179/002436311803888267; Van 

Aardweg, G.J.M. (2004) 

Homosexualidad y Esperanza

. Ed. 

Universidad de Navarra.  http://capacitate.frentenacional.

mx/wp-content/uploads/2020/01/Homosexualidad-y-espe-

ranza-Aardweg.pdf. 

60 Polaino-Lorente, A. (2004) 

Familia y Autoestima

. Ed. 

Ariel; Polaino-Lorente, A. (2012) 

El Proceso de Autoiden-

tificación Homosexual

. Juventude Coragem. https://www.

scribd.com/document/135717481/Polaino-Lorente-El-pro-

ceso-de-auto-identificacion-homosexual. 

61 Whitehead, N. and Whitehead, B., 1999. 

My genes 

made me do it!

. Lafayette, La.: Huntington House Publis-

hers. https://www.mygenes.co.nz/mgmmdi_pdfs/2020_

MGMMDI_full.pdf.

62 Bell AP, Weinberg MS, Hammersmith SK. (1981) 

Sexual Preference: Its Development in Men and Women

Bloomington, Indiana: Indiana University Press.

63 Van Wyk, PH, Geist, CS. (1984) Psychosocial deve-

lopment of heterosexual, bisexual and homosexual beha-

vior. 

Archives of Sexual Behavior

, 13(6):505-44

64 Coalition Against Unsafe Sexual Education (2021) 

Free to Change: Survey of 78 ExLGBT People

.  https://

www.freetochange.org/wp-content/uploads/Free-To-Chan-

ge-RESEARCH-AND-REALITY.pdf

65 Barracchini Fernández, A. et al. (v. nota 50)

66 Cook, C.C.H. (2020) The causes of human sexual 

orientation. 

Theology and Sexuality

, 27:1, 1-19.  https://

www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/13558358.2020.

1818541. Bogaert, A.F., & Skorska, M.N. (2020) A short 

review of biological research on the development of se-

background image

el esc

é

ptico

48

Verano 2021

xual orientation. 

Hormones and Behavior, 119

. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31911036/; Ganna, A. et al. 

(2019) Large-scale GWAS reveals insights into the genetic 

architecture of same-sex sexual behavior. 

Science

, Vol. 

365, Issue 6456, eaat7693. https://science.sciencemag.

org/content/365/6456/eaat7693; O’Keefe et al. (2018) 

Evolutionary Origins of Homosexuality. 

The Gay and 

Lesbian Review

. https://glreview.org/article/evolutionary-

origins-of-homosexuality/; Bailey, J.M. et al. (2016) Sexual 

Orientation, Controversy, and Science. 

Psychol Sci Public 

Interest

;17(2):45-101. https://journals.sagepub.com/doi/

full/10.1177/1529100616637616; Drescher, J. (2015) Out 

of DSM: Depathologizing Homosexuality. 

Behavioral Scien

-

ces

, 5(4): 565–575.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/

articles/PMC4695779/.

67 Cook, C.C.H. (v. nota 66)

68 Långström, N. et al. (2008) Genetic and Environmen-

tal Effects on Same-sex Sexual Behavior: A Population Stu-

dy of Twins in Sweden

. Archives of Sexual Behavior, 39(1), 

75–80.

  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18536986/ 

69 Sanders, A. et al. (2015) Genome-wide scan de-

monstrates significant linkage for male sexual orienta

-

tion. 

Psychological Medicine,

 

45

(7), 1379-1388. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25399360/ 

70 Ganna, A. et al. (v. nota 66)

71 Bogaert, A.F., Skorska, M.N. (v. nota 66)

72 La epigenética hace referencia a la activación o des-

activación de ciertos genes sin alterar la secuencia original 

del ADN a través de marcadores epigenéticos, por acción 

de factores ambientales. Estos marcadores son etiquetas 

químicas que se añaden o eliminan de la estructura de 

los genes en lugares específicos de la cadena de ADN. El 

patrón de las etiquetas en el epigenoma de una persona 

es altamente individualizado y se modifica por el entorno. 

Las señales ambientales activan estas marcas epigenéti-

cas, que alteran la expresión de los genes que codifican 

diferentes rasgos. Los estudios citados indican que los me-

canismos epigenéticos son fundamentales para la génesis 

de la homosexualidad. En concreto, los principales factores 

ambientales que afectarían la orientación sexual de los in-

dividuos serían los intrauterinos. Descubrimientos recientes 

indican que la epigenética que opera en el útero puede es-

tar integralmente implicada en la determinación de la futura 

orientación sexual del feto. Ver más en O’Keefe et al. (v. 

nota 66); Ngun, T. C., Vilain, E. (2014) The biological basis 

of human sexual orientation: is there a role for epigenetics? 

Advances in Genetics

, 86, 167–184.  https://pubmed.ncbi.

nlm.nih.gov/25172350/

73 Hines M. (2011) Prenatal endocrine influences on 

sexual orientation and on sexually differentiated childhood 

behavior. 

Frontiers in Neuroendocrinology, 32(2),

 170–182. 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3296090/

74 Långström, N. et al. (v. nota 68)

75 El efecto del orden del nacimiento de los hermanos 

o «

f

raternal birth order effect

» hace referencia a las teorías 

que explican la correlación entre el número de hermanos 

mayores de un individuo y el aumento de probabilidad de 

que este tenga una orientación no heterosexual. Varios 

estudios han concluido que en el útero materno se produce 

una progresiva inmunización a determinados antígenos por 

la presencia previa de los hermanos mayores que lleva a 

que un tipo de anticuerpos penetren la placenta teniendo 

incidencia en la estructura cerebral del feto y en su futura 

orientación sexual. Ver 

Blanchard R. (2001) Fraternal birth 

order and the maternal immune hypothesis of male homo-

sexuality. 

Hormones and behavior

, 40(2), 105–114. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/11534970/

76 Hill, A.K., Dawood, K., Puts, D.A. (2013) Biological 

Foundations of Sexual Orientation, en Patterson, C.J., 

D’Augelli, A.R. (eds.) 

Handbook of Psychology and Sexual 

Orientation

. Oxford Univ. Press; Savic, I., Lindstrom, P. 

(2008) PET and MRI show differences in cerebral asym-

metry and functional connectivity between homo- and he-

terosexual subjects. 

Proceedings of the National Academy 

of Sciences, 105

, 9403–9408. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.

gov/18559854/; Rahman, Q., Koerting, J. (2008) Sexual 

orientation-related differences in allocentric spatial memory 

tasks. 

Hippocampus, 18

, 55–63. https://pubmed.ncbi.nlm.

nih.gov/17924523/; Hu, S. H. et al. (2008) Patterns of brain 

activation during visually evoked sexual arousal differ bet-

ween homosexual and heterosexual men. 

AJNR. American 

Journal of Neuroradiology

, 29, 1890–1896. https://pubmed.

ncbi.nlm.nih.gov/18768725/; Safron, A. et al. (2007) Neural 

correlates of sexual arousal in homosexual and hetero-

sexual men, 

Behavioral Neurosciences

, 121, 237–248. 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17469913/; Ponseti, J. et 

al. (2007) Homosexual women have less grey matter in 

perirhinal cortex than heterosexual women. 

PLoS One

, 2, 

e762. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/17712410/; Rah-

man, Q., Wilson, G. D. (2003) Large sexual-orientation-

related differences in performance on mental rotation and 

judgment of line orientation tasks. 

Neuropsychology, 17

(1), 

25–31. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/12597070/

77 El único estudio científico que muchos terapeutas 

de conversión citan y que, en su momento, parecía que 

satisfacía estos requisitos, era el de Spitzer, R. L. (v. nota 

53). Sin embargo, los resultados de este estudio —que 

supuestamente probaba que la orientación sexual derivaba 

de factores sociales y que esta era reversible, sin efectos 

negativos, a través de las «terapias reparativas»— fueron 

ampliamente contestados por profesionales de la psicolo-

gía así como desmentidos por el propio autor del estudio 

en 2012. Ver Drescher, J., & Zucker, K. J. (Eds., 2006) 

Ex-

gay research: Analyzing the Spitzer study and its relation to 

science, religion, politics, and culture

. New York: Harrington 

Park Press. Sobre la retractación pública de Spitzer, este 

emitió un comunicado en 2012 diciendo que «[La pregunta 

de investigación] 

desde el principio fue: ¿Puede alguna 

versión de las terapias reparativas permitir a los individuos 

cambiar su orientación sexual de homosexual a hetero

-

sexual? 

[Sin embargo]

 el diseño del estudio hacía imposi

-

ble responder a esta pregunta. Ofrecí varias razones (poco 

convincentes) por las que era razonable suponer que los 

testimonios de cambio de los participantes eran creíbles y 

no un autoengaño o una mentira. Pero el hecho es que no 

había forma de determinar si los relatos de cambio de los 

participantes eran válidos. Creo que le debo a la comuni

-

dad gay una disculpa por mi estudio, que hace afirmacio

-

nes no probadas sobre la eficacia de la terapia reparadora. 

También pido disculpas a cualquier persona gay que haya 

perdido tiempo y energía sometiéndose a alguna forma de 

terapia reparativa porque creyó que yo había demostrado 

que la terapia reparadora funciona con algunos individuos 

“muy motivados

”». Ver Spitzer, R.L. (2012) Spitzer Reas-

sesses His 2003 Study of Reparative Therapy of Homo-

sexuality. 

Archives of Sexual Behavior

 volume 41, p. 757.  

https://link.springer.com/article/10.1007/s10508-012-9966-y

78 Cook, C.C.H. (v. nota 66).; O’Keefe et al. (v. nota 

66); Jannini, E. A., et al. (2010) Male Homosexuality: Na-

ture or Culture?.

 The Journal of Sexual Medicine, 

7(10), 

3245–3253. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/21053405/; 

Långström, N. et al. (v. nota 68)

background image

el esc

é

ptico

49

Verano 2021

79 Cohen, R. (v. nota 57)

80 Concepto bajo el que se agrupan las heridas emo-

cionales heredadas de los padres, temas familiares sin 

resolver, percepciones equívocas sobre uno mismo, filtros 

mentales o la predilección por el rechazo.

81 Concepto que incluye ser hipersensible, tener una 

naturaleza artística o llevar a cabo conductas «no adecua-

das al género».

82 Concepto que se refiere a la excesiva vinculación 

con el progenitor del distinto sexo.

83 Concepto que se refiere a la ausencia o débil vincu

-

lación con el progenitor del mismo sexo.

84 Concepto bajo el que agrupa el haberse desarrollado 

tardíamente, las incapacidades físicas, ser bajito, ser muy 

delgado, ser muy grande o tener mala coordinación.

85 Bajo lo que se incluye haber sido insultado, humilla-

do, haber sido tachado de mosquita muerta o pelota, ser 

incapaces de hacer deportes, no tener afición por activida

-

des físicas, en el caso de los varones.

86 Concepto que se refiere a la confusión y adoctrina

-

miento perpetrado por los medios de comunicación, el sis-

tema educativo, la industria del entretenimiento, el internet 

y la pornografía, que hacen que se acepte la homosexua-

lidad.

87 Van Aardweg, G.J.M. (1997, v. nota 59)

88 Mayer, L.S.; McHugh, P.R. (v. nota 54)

89 Tannehill, B. «Debunking the New Atlantis Article On 

Sexuality And Gender», 

The Huffpost

, 24/3/2017. https://

www.huffpost.com/entry/debunking-the-new-atlantis-arti-

cle_b_58d5242ee4b0f633072b36a4 Ford, Z. «The Truth 

About The Massive New Study That Has Captivated Anti-

LGBT Groups», 

Think Progress

, 26/8/2016. https://archive.

thinkprogress.org/about-that-not-born-this-way-study-b3e-

07d0354f5/; Human Rights Campaign (v. nota 18). 

McHugh 

Exposed

.  https://web.archive.org/web/20170930231043/

https://www.hrc.org/mchughexposed

90 Mayer, L.S.; McHugh, P.R. (v. nota 54)

91 Mock, S.E., Eibach, .P. (2012) Stability and chan-

ge in sexual orientation identity over a 10-year period in 

adulthood. 

Arch Sex Behav.

; 41(3):641-8. https://pubmed.

ncbi.nlm.nih.gov/21584828/; Katz-Wise, Sabra L, and Janet 

S Hyde (2015) Sexual Fluidity and Related Attitudes and 

Beliefs Among Young Adults with a Same-Gender Orien

-

tation. 

Archives of Sexual Behavior

 vol. 44,5: 1459-70. 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25378265/; Ventriglio, A, 

& D Bhugra (2019). Sexuality in the 21st Century: Sexual 

Fluidity. 

East Asian archives of psychiatry : official journal 

of the Hong Kong College of Psychiatrists

, vol. 29,1: 30-

34. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31237255/; Berona, 

Johnny et al. (2018) Trajectories of Sexual Orientation 

from Adolescence to Young Adulthood: Results from a 

Community-Based Urban Sample of Girls. 

The Journal of 

adolescent health : official publication of the Society for 

Adolescent Medicine

, vol. 63,1: 57-61. https://pubmed.ncbi.

nlm.nih.gov/30060858/; Spittlehouse, J K et al. (2020) Se-

xual orientation and mental health over the life course in a 

birth cohort. 

Psychological medicine

 vol. 50,8: 1348-1355.  

https://www.cambridge.org/core/journals/psychological-

medicine/article/sexual-orientation-and-mental-health-over-

the-life-course-in-a-birth-cohort/29C6BFC224E0495E1954

730663F06DDD 

92 Para afirmar estas cuestiones, se apoyan en el estu

-

dio de 

The New Atlantis

 —criticado arriba—, en publicacio-

nes de Fitzgibbons o Schlatter. El primero afirma, sobre la 

base de modelos estadísticos incorrectos y no controlados 

que: «

El 50 por ciento de los hombres con atracción hacia 

el mismo sexo será VIH positivo a los cincuenta años. La 

mayoría tendrá más de veinte parejas sexuales por año, 

y menos del 9 por ciento de las personas con atracción al 

mismo sexo tendrá relaciones que duren más de tres años. 

El compromiso inestable con una pareja y la falta conco

-

mitante de compromiso conduce a la promiscuidad desen-

frenada y a los trastornos del estado de ánimo y el abuso 

de sustancias típicos del estilo de vida homosexual

». El 

segundo presenta correlaciones entre psicopatologías en 

personas homosexuales, sin hacer ningún pronunciamiento 

sobre la causalidad de las mismas. Sin embargo, estos 

emplean datos en bruto para afirmar que es la homose

-

xualidad la que produce estos efectos, sin atender a otros 

factores externos. El estudio, en todo caso, no ofrece nada 

más que correlaciones, sin hacer ninguna conclusión ni 

hallazgo con respecto a la causalidad. Así, afirma que la 

homosexualidad implica que: (i) se multiplique casi por 

seis veces la posibilidad de tener dos o más trastornos psi-

quiátricos a la vez; (ii) haya más del doble de posibilidades 

de tener dos o más trastornos psiquiátricos a lo largo de 

la vida; (iii) haya una asociación con trastornos afectivos, 

depresión, trastornos afectivos negativos o bipolaridad; (iv) 

haya una mayor prevalencia de trastornos de ansiedad; (v) 

esté asociada a padecer problemas relacionados con el 

consumo de alcohol, sobre todo en las mujeres lesbianas, 

así como con abuso de sustancias tóxicas.

Ver Mayer, L.S.; McHugh, P.R. (v. nota 54); Fitzgibbons, 

R.P. (19 septiembre 2020) La homosexualidad y el SIDA, 

http://juanpablogarcia.es/la-homosexualidad-y-el-sida/;  

Schlatter J, Irala J, Escamilla I. (2005) Psicopatología 

asociada a la homosexualidad. 

Revista de Medicina de la 

Universidad de Navarra

, Jul-Sep, 49(3), pp. 69-79. https://

dadun.unav.edu/handle/10171/35420.

93 Siglas empleadas para hacer referencia a personas 

Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales, Intersexuales, Queer, 

así como, a todas aquellas identidades no cisgénero y 

no heterosexuales que no se incluyen expresamente en 

las siglas. Es un término paraguas para referirse a todas 

aquellas personas que no tienen una orientación sexual, 

características sexuales o identidad o expresión de género 

normativas. Definición obtenida de: Montz, B. (s.f.) Ecronys 

Explained. 

OutRight International Action

. https://outrightin-

ternational.org/content/acronyms-explained. 

94 Ver revisión de los estudios existentes hasta 2009 

sobre el denominado «

Sexual Stigma

»,  contenido en Ame-

rican Psychological Association, Task Force on Appropriate 

Therapeutic Responses to Sexual Orientation. (2009). 

Re-

port of the American Psychological Association Task Force 

on Appropriate Therapeutic Responses to Sexual Orien

-

tation

, pp. 15-17. http://www.apa.org/pi/lgbc/publications/

therapeutic-resp.html.

95 Meyer I. H. (2003) Prejudice, social stress, and 

mental health in lesbian, gay, and bisexual populations: 

conceptual issues and research evidence. 

Psychological 

bulletin

129

(5), 674–697.  https://pubmed.ncbi.nlm.nih.

gov/12956539/; Meyer, I. H. et al.. (2008) Social patter-

ning of stress and coping: does disadvantaged social 

statuses confer more stress and fewer coping resour-

ces? 

Social science & medicine (1982)

67

(3), 368–379. 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18433961/; Kelleher, 

C. (2009) Minority stress and health: Implications for 

lesbian, gay, bisexual, transgender, and questioning 

(LGBTQ) young people. 

Counselling Psychology Quar-

terly

, 22:4, 373-379. https://www.tandfonline.com/doi/

abs/10.1080/09515070903334995; Newcomb, M. E., 

& Mustanski, B. (2010) Internalized homophobia and 

background image

el esc

é

ptico

50

Verano 2021

internalizing mental health problems: a meta-analytic re-

view. 

Clinical psychology review

30

(8), 1019–1029. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/20708315/; Feinstein, B. A., et 

al. (2019) A Qualitative Examination of Bisexual Identity 

Invalidation and its Consequences for Wellbeing, Identity, 

and Relationships. 

Journal of bisexuality

19

(4), 461–482.  

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33033465/; Salerno, J. 

P. et al. (2020) Sexual and Gender Minority Stress Amid 

the COVID-19 Pandemic: Implications for LGBTQ Young 

Persons’ Mental Health and Well-Being. 

Public health re

-

ports (Washington, D.C. : 1974)

135

(6), 721–727. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33026972/; Baiocco, R. et 

al.(2020) Coming Out to Parents in Lesbian and Bisexual 

Women: The Role of Internalized Sexual Stigma and Po-

sitive LB Identity. 

Frontiers in psychology

11

, 609885. 

https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33363501/; Escobar-

Viera, C. G. et al. (2020) Association Between LGB Sexual 

Orientation and Depression Mediated by Negative Social 

Media Experiences: National Survey Study of US Young 

Adults. 

JMIR mental health

7

(12), e23520. https://pubmed.

ncbi.nlm.nih.gov/33270041/; Scheer, J. R. et al. (2020). 

Self-Reported Mental and Physical Health Symptoms and 

Potentially Traumatic Events Among Lesbian, Gay, Bi-

sexual, Transgender, and Queer Individuals: The Role of 

Shame. 

Psychology of violence

10

(2), 131–142.  https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33062388/; Layland, E. K. et 

al. (2020) A systematic review of stigma in sexual and 

gender minority health interventions. 

Translational beha

-

vioral medicine

10

(5), 1200–1210. https://pubmed.ncbi.

nlm.nih.gov/33044540/; Collado, S., & Besoain, C. (2020) 

Becoming in Resistance: The (Un)Creative Relation Bet-

ween Non-heterosexual Identity and Psychological Suffe-

ring. 

Frontiers in psychology

11

, 502755. https://pubmed.

ncbi.nlm.nih.gov/33041905/; Peterson, A. L. et al. (2021) 

Ambient Discrimination, Victimization, and Suicidality 

in a Non-Probability U.S. Sample of LGBTQ Adults. 

Ar-

chives of sexual behavior

. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.

gov/33599884/.

96 American Psychological Association (v. nota 94) pp. 

13, 26

97 American Psychological Association (v. nota 94) p. 27

98 American Psychological Association (v. nota 94). p. 

27

99 American Psychological Association (v. nota 94) p. 

28-34

100

 

Coalition Against Unsafe Sexual Education (2021). 

Free to Change: Survey of 78 ExLGBT People

.  https://

www.freetochange.org/wp-content/uploads/Free-To-Chan-

ge-RESEARCH-AND-REALITY.pdf

101 Coalition Against Unsafe Sexual Education (v. nota 

100)

102 Coalition Against Unsafe Sexual Education (v. nota 

100)

103 Coalition Against Unsafe Sexual Education (v. nota 

100)

104 American Psychological Association (v. nota 94), 

pp. 50-51

105 American Psychological Association (v. nota 94), p. 

53

106 Nota de prensa (15 de noviembre de 2018) “APA 

Reiterates Strong Opposition to Conversion Therapy”. Ame-

rican Psychiatric Association. https://www.psychiatry.org/

newsroom/news-releases/apa-reiterates-strong-opposition-

to-conversion-therapy

107 Serovich, J. M., et al. (2008) A systematic review of 

the research base on sexual reorientation therapies. 

Jour

-

nal of marital and family therapy

34

(2), 227–238.  https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/18412828/

108 En concreto, se identificaron los estudios a través 

de búsquedas independientes de artículos en las bases de 

datos académicas más relevantes, como PsycINFO, Social 

Science Citation Index, Academic Search Premier Databa-

se y Sociological Abstracts. Además, se buscaron investi-

gaciones académicas en los sitios web de organizaciones 

ultrarreligiosas como la Asociación Nacional para la Inves-

tigación y el Tratamiento de la Homosexualidad (NARTH), 

Exodus International o Focus on the Family.

109 Serovich, J. M., et al. (v. nota 107), p. 229

110 A saber, Beckstead, 2001; Beckstead & Morrow, 

2004; Jones, Botsko, & Gorman, 2003; Nicolosi, Byrd, & 

Potts, 2000; Schaeffer, Hyde, Kroencke, McCormick, & 

Nottebaum, 2000; Schaeffer, Nottebaum, Smith, Dech, & 

Krawczyk, 1999; Spitzer, 2003.

111 Serovich, J. M., et al. (v. nota 107)

112 Independent Forensic Expert Group (2020) State-

ment on conversion therapy, 

Journal of Forensic and Legal 

Medicine

, vol. 72. https://www.sciencedirect.com/science/

article/pii/S1752928X20300366

113 Ryan, C., Toomey, R. B., Diaz, R. M., & Russell, S. 

T. (2020) Parent-Initiated Sexual Orientation Change Efforts 

With LGBT Adolescents: Implications for Young Adult Men

-

tal Health and Adjustment. 

Journal of homosexuality

67

(2), 

159–173. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/30403564/

114 Meanley, S. et al. (2020) Lifetime Exposure to Con-

version Therapy and Psychosocial Health Among Midlife 

and Older Adult Men Who Have Sex With Men, 

The Geron-

tologist

, vol. 60, 7, pp. 1291–1302.  https://academic.oup.

com/gerontologist/article/60/7/1291/5859166?login=true

115 Meanley, S. et al. (v. nota 114)

116 Turban, J. L. et al. (2018) Exposure to Conversion 

Therapy for Gender Identity is Associated With Poor Adult 

Mental Health Outcomes Among Transgender People in 

the US.

 Journal of the American Academy of Child & Ado

-

lescent Psychiatry

, 57(10), S208. https://www.jaacap.org/

article/S0890-8567(18)31583-1/fulltext

117 Green, A.E. et al. (2020) Self-Reported Conver-

sion Efforts and Suicidality Among US LGBTQ Youths and 

Young Adults, 2018. 

American Journal of Public Health 

110, 

nº. 8 , pp. 1221-1227. : https://ajph.aphapublications.org/

doi/10.2105/AJPH.2020.305701

118 Trevor Project (2020) 

National Survey on LGBTQ 

Youth Mental Health 2020

. https://www.thetrevorproject.

org/survey-2020/?section=Conversion-Therapy-Change-

Attempts

119 Blosnich, J.R. et al. (2020) Sexual Orientation Chan-

ge Efforts, Adverse Childhood Experiences, and Suicide 

Ideation and Attempt Among Sexual Minority Adults, United 

States, 2016–2018, 

American Journal of Public Health

 110, 

nº. 7, pp. 1024-1030. https://ajph.aphapublications.org/

doi/10.2105/AJPH.2020.305637

120 Salway, T., Ferlatte, O., Gesink, D., & Lachowsky, 

N. J. (2020) Prevalence of Exposure to Sexual Orientation 

Change Efforts and Associated Sociodemographic Charac-

teristics and Psychosocial Health Outcomes among Cana-

dian Sexual Minority Men. 

Canadian journal of psychiatry. 

Revue canadienne de psychiatrie

65

(7), 502–509. https://

pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/31984758/

121 Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, 

Observaciones finales sobre el sexto informe periódico 

del Ecuador, 11 de agosto de 2016, CCPR/C/ECU/CO/6, 

paras. 11-12 https://undocs.org/en/CCPR/C/ECU/CO/6; 

Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Ob-

background image

el esc

é

ptico

51

Verano 2021

servaciones finales sobre el cuarto informe periódico de 

la República de Corea, 3 de diciembre de 2015, CCPR/C/

KOR/CO/4, paras. 12-15, https://undocs.org/es/CCPR/C/

KOR/CO/4; Comité de Derechos Humanos de Naciones 

Unidas, Observaciones finales sobre el segundo informe 

de Namibia, 22 de abril de 2016, CCPR/C/NAM/CO/2, 

para. 9 https://undocs.org/es/CCPR/C/NAM/CO/2; Informe 

del Experto Independiente… (v. nota 4) paras. 55, 59

122 Informe del Relator Especial sobre el derecho de 

toda persona al disfrute del más alto nivel posible de sa-

lud física y mental, Anand Grover, 27 de abril de 2010, A/

HRC/14/20, para. 23 https://undocs.org/es/A/HRC/14/20; 

Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 

Observación general núm. 22 (2016), relativa al derecho 

a la salud sexual y reproductiva (artículo 12 del Pacto 

Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Cultu-

rales), 2 de mayo de 2016, E/C.12/GC/22, para. 23 https://

undocs.org/es/E/C.12/GC/22; Comité sobre los Derechos 

de las Personas con Discapacidad, Observaciones finales 

sobre el informe inicial de Polonia, 29 de octubre de 2018, 

CRPD/C/POL/CO/1, paras. 30-31 https://undocs.org/es/

CRPD/C/POL/CO/1

123 Comité de Derechos Económicos, Sociales y Cul-

turales, Observación general núm. 22 (2016), relativa al 

derecho a la salud sexual y reproductiva (artículo 12 del 

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y 

Culturales), 2 de mayo de 2016, E/C.12/GC/22, para. 23 

https://undocs.org/es/E/C.12/GC/22

124 Comité de los Derechos del Niño, Observación 

general Nº 14 (2013) sobre el derecho del niño a que su 

interés superior sea una consideración primordial(artículo 

3, párrafo 1), 29 de mayo de 2013, CRC/C/GC/14, para. 55 

https://undocs.org/es/CRC/C/GC/14; Informe del Experto 

Independiente… (v. nota 4), para. 74; Consejo de Derechos 

Humanos, Informe del Relator Especial sobre la situación 

de los derechos humanos en la República Islámica del Irán, 

Javaid Rehman , 

Situación de los derechos humanos en la 

República Islámica del Irán

, 11 enero 2021, A/HRC/46/50, 

para. 29 https://undocs.org/es/A/HRC/46/50

125 Convención sobre los Derechos del Niño, Obser-

vación general núm. 20 (2016) sobre la efectividad de los 

derechos del niño durante la adolescencia, 6 de diciembre 

de 2016, CRC/C/GC/20, para. 34 https://undocs.org/es/

CRC/C/GC/20

126 Informe del Relator Especial sobre el derecho de 

toda persona al disfrute del más alto nivel posible de sa-

lud física y mental, Anand Grover, 27 de abril de 2010, A/

HRC/14/20, para. 23 https://undocs.org/es/A/HRC/14/20

127 Informe del Experto Independiente sobre la pro-

tección contra la violencia y la discriminación por motivos 

de orientación sexual o identidad de género, Práctica de 

las llamadas «terapias de conversión», 1 de mayo de 

2020, A/HRC/44/53, paras. 66-70 https://undocs.org/es/A/

HRC/44/53

128 Comité de Derechos Humanos, Observación ge-

neral No. 36 (2018) sobre el artículo 6 del Pacto Interna-

cional de Derechos Civiles y Políticos sobre el derecho a 

la vida, CCPR/C/GC/36, 30 de octubre de 2018, para. 3, 

9 https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CCPR/Shared%20

Documents/1_Global/CCPR_C_GC_36_8785_E.pdf; In-

forme provisional del Relator Especial sobre la tortura y 

otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes 

Importancia de la prohibición de la tortura y otros tratos o 

penas crueles, inhumanos o degradantes en el contexto de 

la violencia doméstica

, 12 de julio de 2019, A/74/148, para. 

48 https://undocs.org/es/A/74/148; Informe del Experto In-

dependiente… (v. nota 127), para. 47; Informe del Relator 

Especial sobre la situación de los derechos humanos en la 

República Islámica del Irán… (v. nota 124), para. 29