background image
el escéptico
77
Artículo
EL
NEO-ZAHORISMO
TECNOLÓGICO
Andrés Tonini
EL ZAHORISMO
E
l zahorismo es una superstición según la cual una
persona equipada con una varita o un péndulo
puede localizar, gracias al movimiento de dichos
instrumentos, el objeto o sustancia en particular que está
buscando
(1)
.
De acuerdo con la Wikipedia, los zahoríes pudieron
haber surgido en Alemania en el siglo XV y se les usaba
originalmente para buscar metales
(2)
, aunque fuentes
adeptas a esta superstición mencionan que se empleaban
ya en el antiguo Egipto.
En su forma original se utilizaba una rama en forma de
horqueta
[N. de R.: horquilla]
, que sostenida por dos de
sus extremos se movía hacia abajo cuando —supues-
tamente— el zahorí pasaba debajo de lo que buscaba.
Los modernos zahoríes gustan de emplear en lugar de
horquetas, varillas de metal dobladas en forma de «L» o
antenas telescópicas unidas a empuñaduras. El número
de varillas —una o dos— y el diseño y material con el
que se fabrican varía al gusto del usuario. En otras mo-
dalidades se prefi ere usar un péndulo y a veces, en lugar
de hacer la búsqueda moviéndose en el terreno, simple-
mente se mueve éste sobre un mapa.
EFECTO IDEOMOTOR
Aunque abundan las evidencias anecdóticas sobre su
efectividad, hasta la fecha, ningún zahorí ha podido
demostrar en experimentos controlados que su supuesta
habilidad para localizar cualquier cosa sea mejor que la
que se esperaría del azar.
La explicación de porqué se mueven estas varitas y
péndulos no tiene nada que ver con la capacidad de
éstos para detectar nada. Se trata en realidad de lo que
se conoce como «efecto ideomotor», término que fue
acuñado por William B. Carpenter en 1852 para explicar
los movimientos del vaso de la Ouija y las varitas de los
zahoríes, entre otros
(3)
.
De acuerdo a esto, ciertos movimientos pueden
ser producidos de manera involuntaria ya sea por
autosugestión o infl uidos por factores externos, como
pueden ser observaciones y comportamientos de
testigos o detalles en la escena que aparentemente pasan
desapercibidos.
En el caso de las varitas de zahorí, siendo que éstas
reaccionan al más mínimo movimiento de las manos,
cuando la persona que la maneja sabe o sospecha por la
razón que sea que la sustancia blanco se encuentra en un
lugar determinado, de manera involuntaria puede mover
de manera casi imperceptible la mano, provocando que
la varita gire en la dirección esperada.
Cuando los militares mexicanos bautizaron de manera
extraofi cial al GT200 —uno de estos dispositivos usados
en el país— como la «ouija del diablo»
(4)
, sin querer
le pusieron el apodo más adecuado que pudiera haber
porque al igual que ésta, el GT200 y todos sus clones
funcionan gracias al efecto ideomotor.
Si a un soldado a quien se ha convencido de que estos
aparatos son tecnología de punta y que funciona tal y
como le dijeron, cuando le pidan que haga una revisión en,
Soldado Tailandés utilizando un GT200 en el interior de un
tren con el objetivo de encontrar armas y explosivos entre los
pasajeros. (OkNation)
background image
el escéptico
78
digamos, una casa en donde se sospecha que hay drogas,
será probable que de manera inconsciente haga girar la
antena para que señale hacia la casa, haya o no droga en
ella. Otro ejemplo podría ser la revisión de un vehículo
en un retén en donde el conductor al ser interrogado se
ponga nervioso, y con su actitud infl uya en la acción
ideomotora del soldado de modo que otra vez, de manera
inconsciente movería su mano de manera que la antena
del aparato gire hacia el vehículo y eventualmente señale
hasta donde se ha escondido el cargamento.
ZAHORISMO «TECNOLÓGICO»
Los modernos detectores de sustancias basados en el
zahorismo no son nada nuevos; desde hace varios años se
les utiliza para la búsqueda de piedras y metales preciosos.
Sin embargo, si solamente se tratara de aparatos pensados
para los buscadores de tesoros o fuentes de agua, no sería
tan grave. Es verdad que no dejaría de ser un engaño
pero al menos no habría vidas en riesgo, como sucede
cuando estos juguetes se comercializan como si en efecto
tuvieran alguna capacidad real de detección.
Tomemos por el ejemplo el caso del DKL Lifeguard
(5)
un dispositivo patentado por Thomas Afi lani, fabricante
también de los detectores de tesoros Electroscope
(6)
.
Este aparato, aunque a primera vista no parece ser la
típica varita de zahorí puesto que en su interior hay
cables y circuitos electrónicos, al ser examinado en los
Sandia National Laboratories (SNL) por Dale Murray
en 1998, se demostró no sólo que su capacidad detectora
no era mejor que la que se esperaría del azar sino que sus
circuitos y cables, como los del propio Electroscope
(7)
,
no tenían ninguna función real
(8,9)
. A pesar de esto, el
DKL Lifeguard sigue vendiéndose en la actualidad
como un aparato capaz de detectar a la distancia los
latidos cardíacos de las personas, y su principal mercado
de ventas son los grupos de rescate que responden a
emergencias en estructuras colapsadas, como son los
edifi cios derrumbados a consecuencia de terremotos.
Terrible como es el DKL Lifeguard, no es la única ni
la primera varita de zahorí que se vende como si de un
aparato de alta tecnología se tratara. Cada cierto tiempo
aparecen nuevos dispositivos con mayores o menores
adornos y capaces —según su publicidad— de detectar
diferentes sustancias, que van, de acuerdo al modelo,
desde personas hasta explosivos, pasando por perros
perdidos, pelotas de golf y drogas.
El 22 de febrero de 2010, el GT200 fué incapaz de detectar dos bombas en el sur del país, con el resultado de dos soldados
gravemente heridos. Este fue el último episodio de varios incidentes similares y se inició una seria investigación sobre la
fi abilidad de dicho detector (Bruce M. Hook / Bankok Post)
background image
el escéptico
79
Así tenemos por ejemplo el Sniffex
(10)
, fabricado origi-
nalmente en los Estados Unidos por Sniffex Inc. y Home-
land Safety International Inc
. entre 2005 y 2008, y que
al ser acusados de fraude
(11)
mudaron sus operaciones a
Europa, crearon una nueva compañía (Unival Group)
(12)
y le cambiaron el nombre a Sniffex Plus. Tiempo después
y sin duda para tratar de aprovechar el mercado que se
ha abierto gracias a las amenazas terroristas, esta misma
compañía sacó al mercado el Handheld Explosive Detec-
tion Device (HEDD1
). Otros ejemplos más recientes de
«detectores de explosivos» son el H3 Tec, fabricado en
los Estados Unidos por H3 Tec LLC
(13)
y el AL-6D, por
Diodo Bell
(14)
en Grecia. Hay que hacer notar que este
último guarda muchas semejanzas con el Electroscope
de Afi lani.
tarjetas, baterías, circuitos, cableado interno y en un
caso, hasta un GPS. El objetivo real de estos aditamentos
es sólo uno: que usted crea que se trata de un aparato
electrónico de alta tecnología. Si se les desmonta se
puede ver que no son sino simples varitas de zahorí con
los tres elementos ya señalados; y como ellas, cuando
alguno ha sido sometido a pruebas controladas (doble
ciego) sus resultados no han sido mejores que el azar.
En segundo término están las explicaciones sobre
su funcionamiento, pues en lugar de acudir a teorías
paranormales habituales entre los practicantes del
zahorismo más tradicional, utilizan terminología
pseudocientífi ca.
Parodia de un moderno detector, mostrando los elementos
fundamentales. (Autor)
Ahora, en lugar de acudir a teorías paranor-
males habituales entre los practicantes del
zahorismo más tradicional, se utiliza termi-
nología pseudocientífi ca”.
Todos estos dispositivos, aunque se promueven como
aparatos de tecnología de punta, no son sino meras
varitas de zahorí y están formados por tres elementos
fundamentales: una empuñadura, un pivote y una antena.
Las únicas diferencias entre estos artilugios y las varillas
tradicionales son, en primer término, la presentación
física del aparato, ya que en lugar de una simple varita de
metal doblada en forma de «L» con una empuñadura de
madera o material semejante, se puede ver en la mayoría
de los casos una antena telescópica unida por medio de
un pivote a un ergonómico mango de plástico inyectado,
así como una serie de accesorios como cables coaxiales,
tarjetas especiales para cada sustancia, lectores para estas
Una de las principales estrategias de már-
keting es el uso profuso de palabras y fra-
ses que aparentan tener algún signifi cado
real y que sólo sirven para confundir a los
posibles compradores”.
Si se revisa la historia de estos modernas varitas mágicas,
se podrá ver que una de las principales estrategias de
mercadeo es el uso profuso de palabras y frases que
aparentan tener algún signifi cado real —de hecho, puede
tenerlo, pero no aplicado a este tipo de aparatos— y que
sólo sirven para confundir a los posibles compradores,
haciéndoles creer que se trata, en efecto, de un aparato
con algún sustento científi co.
Es divertido constatar cómo, a pesar de que en la práctica
todos estos aparatos funcionan igual, en la teoría difi eren
por completo y no sólo eso, cada uno de los fabricantes
clama que el que ellos venden es el mejor, cuando no de
plano acusan al resto de inservibles.
Así tenemos por ejemplo que el original Quadro Tracker
«detectaba» gracias a unas tarjetas carbocristalizadas
sintonizadas a la modulación de frecuencia de la
sustancia blanco
(15)
; el también desaparecido MOLE
lo hacía a través de la detección de las longitudes de
onda específi cas producidas por las moléculas vibrantes
de la sustancia blanco
(16)
; el ADE650/51 lo hace por
atracción electrostática iónica
(17)
; el Sniffex lo hacía
gracias a la detección de resonancia sobre el gradiente
de campo cero
(18)
; el GT200 se basa en el diamagnetismo
y paramagnetismo
(19,20)
; el DKL Lifeguard lo hace
debido a la dielectroforesis
(9)
; el H3 Tec por resonancia
nano-iónica
(13)
y el HEDD1 por detección magneto-
electrostática
(21)
.
background image
el escéptico
80
EL
QUADRO TRACKER
Hasta donde hemos podido averiguar, es el Quadro
Tracker QRS250G
, fabricado en los Estados Unidos por
la Quadro Corporation de Wade Quattlebaum y Malcolm
Roe en 1993
(15,22)
, el primero de estos pseudo-detectores
basados en el zahorismo. En su momento se vendieron
varios modelos en ese país. Prometían que se podían
detectar diferentes sustancias como drogas, explosivos,
pelotas de golf y hasta cachorros perdidos.
Alertado por el ilusionista y desenmascarador de
charlatanes James Randi
(23)
, técnicos del FBI y de los SNL
desarmaron uno de estos aparatos y descubrieron que era
una caja de plástico hueca sin ningún tipo de componente
electrónico en su interior. Poco después el FBI allanó las
instalaciones de la compañía y descubrió que las tarjetas
carbocristalizadas
eran simples fotocopias en papel
negro de fotografías de las sustancias a buscar.
En abril de 1996, un juez federal de los EUA declaró a la
compañía como fraudulenta y el Quadro Tracker, salvo
los modelos para buscar pelotas de golf, desapareció
(24)
.
Debido a este fi asco el FBI lanzó una alerta para advertir a
futuros compradores sobre este tipo de dispositivos
(22)
.
EL MOLE Y EL ADE
Sin embargo, a fi nales de los 90 o principios de esta
década, surgió en el Reino Unido Global Technical Ltd.,
con Gary Bolton como la cabeza visible de la compañía,
aunque de acuerdo a información publicada por James
Randi, podría tratarse de un socio de Malcolm Roe
(25)
.
El producto estrella era el MOLE Programmable
Detection System
, muy semejante al desaparecido
Quadro Tracker. A diferencia de éste, el MOLE no
utilizaba tarjetas carbocristalizadas sino tarjetas con la
fi rma molecular
de la sustancia blanco. En 1992 Dale
Murray de los SNL hizo pruebas de doble ciego a este
aparato y demostró que su capacidad de detección no era
mejor que el azar
(26)
. Por su parte los Royal Engineers
decidieron hacer sus propias pruebas en agosto de 1999
y concluyeron que funcionaba
(27)
. Este reporte, sin
embargo, no sólo no fue sufi ciente para que el Ejército
Británico adoptara el dispositivo sino que contrario a
la publicidad de Global Technical, que afi rmó durante
mucho tiempo que el MOLE —y después el GT200
había sido desarrollado en conjunto con las Fuerzas
Armadas Británicas, el Ministerio de Defensa del Reino
Unido nunca le dio valor ofi cial
(28)
.
Cuadro sinóptico de relaciones entre diversas varitas de zahorí tecnológicas (Autor)
background image
el escéptico
81
Quizá molesto por los resultados en las pruebas de los SNL,
Bolton se distanció de Murray y de otro de sus colegas:
Jim McCormick. Para continuar en el negocio, decidió
hacer cambios cosméticos al MOLE y creó entonces el
GT200 Remote Substance Detection System, refi nando
también el «principio de funcionamiento»; por ejemplo,
antes, para que funcionara el MOLE era sufi ciente que
el operador inspirara profundamente un par de veces,
pero ahora con el GT200, era forzoso que el operador se
moviera para generar la sufi ciente electricidad estática,
que, según ellos, es la que energiza al aparato. Este y
otros supuestos principios de funcionamiento no tiene en
realidad ninguna base científi ca, al menos en cuanto a
este tipo de dispositivos se refi ere
(26)
.
Por su parte, Robert Balais y Jim McCormick fundaron
su propia compañía, ATSC UK, y lanzaron al mercado
una serie de aparatos denominados Advanced Detection
Equipment
o ADE. Curiosamente, el ADE100, uno
de los primeros que sacaron a la venta y que vendían
como una alternativa de bajo precio a sus productos
más «modernos», también era muy semejante al Quadro
Tracker
(30)
.
LA DEBACLE —Y NO TANTO— DEL
ADE650/51 Y EL GT200
A pesar de que James Randi desde hace varios años ha
tratado de advertir sobre estos aparatos, no fue sino hasta
que las investigaciones periodísticas llevadas a cabo por
Hannah Devlin, Simon de Bruxelles y Oliver August
del Times en noviembre de 2009
(34, 35, 36)
, de Riyadh
Mohamed y Rod Nordland en The New York Times en
noviembre de 2009 y enero de 2010
(32, 37, 38)
, y sobre todo
los reportajes de Caroline Hawley y Meirion Jones del
programa Newsnight de la BBC en los que se mostró que
ni el ADE651 ni el GT200 servían para nada
(39,40,41)
, que
el Gobierno del Reino Unido puso atención a este asunto,
lo cual llevó a prohibir la exportación de todos estos
aparatos a Irak y Afganistán —lugares donde tiene tropas
desplegadas y que por razones legales son los únicos en
donde puede actuar— y al arresto bajo sospecha de fraude
de Jim McCormick, cabeza de ATSC UK y fabricante del
ADE651
(42)
.
Este arresto aparentemente no llevó al encarcelamiento
de McCormick, sea porque pagó su fi anza o porque los
cargos fueron desechados, pues hay evidencia de que
sigue promocionando su producto
(43)
.
Por otra parte, en Tailandia se vendieron en grandes
cantidades el Alpha 6 y el GT200
(32,44)
pero a raíz de una
serie de explosiones que se derivaron de falsos negativos
del segundo y cuyo resultado directo fue la muerte de
varios policías
(45)
, el Dr. Jessada Denduangboripant,
profesor asistente de la Universidad de Chulalongkorn,
comenzó a fi nales de 2009 una campaña para exhibir
este fraude, que culminó con un simposio en la misma
universidad en donde varios científi cos respaldaron su
postura
(46)
.
Aunque el Gobierno y sobre todo el Ejército tailandés
aseguraban que el aparato funcionaba a la perfección
(47,
48)
, la presión de la prensa consiguió que el Primer
Ministro, Abhisit Vejjajiva, autorizara la realización de
pruebas controladas con el dispositivo
(49)
.
En febrero de 2010 el Ministry of Science and
Technology
llevó a cabo las pruebas en las instalaciones
del Sirindhorn Science Home del Thailand Science Park
y los resultados demostraron que su capacidad detectora
no era mejor que el azar
(50)
.
A raíz de esto, Abhisit Vejjajiva ordenó que se cancelaran
las compras que se tenían previstas y que se examinara
uno de estos dispositivos
(51)
. Las radiografías que se le
tomaron y la posterior exhibición de su interior en el
El GoldFinder = Quadro/Alpha 6/MOLE/ADE100 (Autor)
Pero no son estos los únicos detectores que han salido
del Reino Unido. Con Simon Sherrard a la cabeza se
creó en 2001 la compañía Comstrac Ltd. que ofreció un
nuevo aparato denominado Alpha
(31)
, que mire usted, era
también muy parecido al Quadro Tracker.
Estos dispositivos, contrario a su publicidad, no suelen
ser vendidos en la actualidad en países desarrollados.
Su mercado principal son los países tercermundistas en
donde la falta de cultura científi ca campea y la corrupción
no es ninguna desconocida. Por ejemplo el ADE651 se
vendió muy bien al gobierno títere de Irak —a pesar de
los consejos en contra por parte de los EEUU— para
buscar, con resultados funestos, explosivos en los puestos
de control
(32)
, y el GT200 ha tenido grandes ventas entre
otros países, en Tailandia
(32)
y México
(33)
.
background image
el escéptico
82
programa de televisión de Jomquan Laopet mostraron
que al igual que el Quadro Tracker, el GT200 era una
carcasa de plástico hueca, sin ningún componente
electrónico
(52)
. Poco después se anunció que las mismas
pruebas se efectuarían con el Alpha 6, pero los problemas
políticos en Tailandia parecen haber conseguido que el
asunto pase a segundo término
(53)
.
A pesar de todo esto, a la fecha la policía y el Ejército
siguen usando estos aparatos
(54)
.
EN MÉXICO
Al menos tres de estos dispositivos se venden en México.
El MOLE Programmable Detection System de Global
Technical Ltd
. es distribuido por la compañía Segtec S.A.
de C.V.
ubicada en el Distrito Federal
(55)
; el Alpha 6, de
Comstrac Ltd. por ABA Representaciones y Servicios de
San Luis Potosí (que lo promueven como ¡detector de
virus y patologías biológicas!)
(56)
, y el ADE650/51, de
ATSC UK cuyo distribuidor, si lo hay, permanece en el
misterio.
Por lo que se ha podido averiguar, le corresponde
a Pemex Exploración y Producción, asesorado por
elementos de la Secretaría de Marina Armada de
México (SEMAR), el dudoso honor el haber sido quienes
compraron las primeras 6 unidades del GT200 en octubre
de 2005, para llegar después hasta 41
(57)
. De acuerdo a
documentos obtenidos a través de Infomex —servicio del
gobierno mexicano para acceder a información ofi cial—
afi rman haber hecho pruebas con el equipo antes de la
compra, sin embargo, dado que declinaron responder
a la pregunta acerca del protocolo de dichas pruebas,
no es posible saber cómo fueron llevadas a cabo y por
lo mismo no es aventurado suponer que más que una
prueba debidamente controlada, haya sido la clásica
demostración en donde el operador, o alguna otra persona
presente, ya sabe en dónde está la sustancia a buscar. El
resto de los compradores en México, o al menos, de los
que se han obtenido datos a través de Infomex, de plano
admitieron que no hicieron ninguna prueba, por lo cual
se puede pensar que basaron sus decisiones de compra en
recomendaciones de usuarios previos
(33)
.
De acuerdo a los datos con los que se cuenta al
momento de escribir esto, la dependencia que más
GT200 ha comprado es la Secretaría de la Defensa
Nacional
(SEDENA), con un total de 521. Lo siguen
la SEMAR con 102, Pemex Exploración y Producción
con 46, Pemex Gas y Petroquímica Básica con 8, y la
Procuraduría General de la República, que aunque por
«razones de seguridad nacional» no respondió cuántos
adquirió, se calcula que fueron entre 3 y 7 unidades. Pero
no son los únicos. Se sabe que Secretarías estatales de
seguridad como las de Chiapas, Sinaloa, Guanajuato,
Chihuahua y Michoacán también han adquirido este
dispositivo y se sospecha que varias más también. El
precio del aparato es variable, de $286 000 a $576 000,
probablemente de acuerdo al volumen de compra.
En cuanto al ADE650/651, el Gobierno del Estado de
Colima
desembolsó $800 000 por uno en septiembre
de 2009, y hay evidencia fotográfi ca que muestra que
la SEDENA ha empleado un número indeterminado de
estos para sus búsquedas y allanamientos en Tijuana. En
total se calcula un gasto superior a los 200 millones de
pesos
(33)
.
Al igual que en Tailandia, el GT200 se ha usado en
México para buscar explosivos en casos de amenazas
de bombas. Por ejemplo, la Secretaría de Seguridad
y Protección Ciudadana del Estado de Chiapas
, la
Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán y la
SEDENA y los equipos de seguridad física de Pemex
Exploración y Producción
han acudido a estos escenarios
armados con estas inútiles varitas de zahorí
(58, 59, 60,
61)
. Afortunadamente, a la fecha todos estos casos han
sido verdaderos negativos (en efecto, no había bomba)
Fotografía del interior de una GT200 (Cortesía de Jomquan
Laopet)
background image
el escéptico
83
Mientras se siga insistiendo en usar estos aparatos los
riesgos potenciales son obvios. En primer lugar, mientras
se sigan buscando explosivos llegará el momento en que
alguna de las hasta ahora falsas amenazas de bomba
será verdadera y cuando se declare el área como segura
por no haber detectado nada, van a morir personas.
Así de simple. En segundo lugar, aunque no por eso
menos preocupante, es el empleo de estos aparatos para
justifi car cateos y allanamientos en vehículos, personas
y domicilios sin que exista una verdadera razón para
ello
(63, 64, 65)
. Dejando de lado el efecto ideomotor que
cometamos más arriba, dadas las características de las
varitas de zahorí, resulta sumamente sencillo falsear los
de por sí inexactos resultados que se pueden obtener
con este tipo de dispositivos; con sólo girar un poco
la muñeca se conseguiría que «marcara positivo» en
donde y cuando se desee, dando así el pretexto perfecto
para realizar búsquedas que de otra manera no tendrían
ninguna razón de ser.
Esto atenta expresamente en contra las Garantías
Individuales señaladas en la Constitución de los Estados
Unidos Mexicanos, que a la letra dice en el Artículo
16: Nadie puede ser molestado en su persona, familia,
domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de
mandamiento escrito de la autoridad competente, que
funde y motive la causa legal del procedimiento
(66)
. Y
si la causa legal del procedimiento no es otra que el giro
de una antena que responde al movimiento voluntario o
no de la muñeca de su operador, y no a una supuesta
detección de una determinada sustancia, esto es, para
fi nes prácticos, una patente de corso para entrar a donde
y cuando se quiera. Esto no es, me temo, una simple
preocupación digamos teórica; se han reportado casos de
intimidación a activistas sociales
(67)
e incluso, posibles
robos
(68)
.
MEDIOS ALTERNATIVOS Y LA VERGÜENZA
DE LA PRENSA
El manejo de la prensa mexicana sobre este asunto se
ha caracterizado por ser, en general, absolutamente
acrítico. Sin ningún pudor se han repetido las fantásticas
afi rmaciones de sus vendedores y salvo una sola
excepción
(69)
, fue hasta que el divulgador de la ciencia
Martín Bonfi l Olivera dedicó dos de sus columnas en el
diario Milenio en febrero de 2010 que alguien mencionó
a este asunto por su nombre: un engaño
(70,71)
.
Sin embargo, para el grueso de la prensa estas notas
pasaron desapercibidas. Sólo con la publicación del
artículo de Marc Lacey en The New York Times
(72)
fue que
algunos otros periódicos se hicieron eco de la noticia
(73)
,
a pesar de lo cual dos de los principales diarios de
circulación nacional prefi rieron minimizar las críticas,
dando voz tanto a las autoridades gubernamentales como
a los distribuidores del aparato en México
(74, 75)
.
El panorama televisivo es, si cabe, peor. Hasta donde
se sabe, salvo una entrevista al mencionado Bonfi l
Olivera en el programa de Ana Paula Ordorica y Enrique
Acevedo —en un noticiero transmitido en un canal de
paga y por si fuera poco, en día feriado y por tanto con
poca audiencia— no se ha sabido de ningún otro intento
por hacer público este fraude
(76)
.
El manejo de la prensa mexicana sobre
este asunto se ha caracterizado por ser,
en general, absolutamente acrítico. El
panorama televisivo es, si cabe, peor”.
o falsos positivos (el aparato indicó erróneamente que
había bomba), por lo cual no ha habido daños que
lamentar. También se le usa para buscar drogas y armas
de fuego, y la propia SEDENA presumió que el 10%
de sus decomisos de armas ilegales se deben a este
artilugio
(62)
. Esto en realidad no es así, este porcentaje de
aparentes éxitos no tiene nada que ver con la capacidad
—inexistente— del dispositivo para detectar nada, sino
al azar: Si se hacen las sufi cientes revisiones en zonas
donde se sabe o sospecha que hay armas o drogas,
eventualmente se encontrarán con ellas. Es ilustrativo
que para justifi car los falsos positivos (cuando el aparato
marca erróneamente un hallazgo), los militares se han
justifi cado diciendo que el aparato es tan sensible que a
veces se confunde y detecta medicinas, refrescos y hasta
¡baterías!
(59)
. Y como casi todo el mundo lleva en sus
vehículos o tiene en sus casas alguna sustancia de este
estilo, para ellos el GT200 nunca se ha equivocado.
La policía mexicana utilizando el GT200 (CNN)
background image
el escéptico
84
El caso del GT200 en México está mostrando un
fenómeno muy interesante, que podría incluso, ser digno
de estudio. Es notable comprobar que ante el fallo de los
medios de comunicación tradicionales, la verdad sobre
este fraude poco a poco comienza ver la luz gracias a
lo que se podría denominar como medios alternativos.
Aunque sin la penetración que tienen los tradicionales,
particularmente la televisión, se ha estado compartiendo
información crítica sobre estos aparatos es en blogs, foros
de discusión y redes sociales y parece ser que cada vez
más personas se cuestionan la veracidad de las fantásticas
características que anuncian en su propaganda.
Sin embargo, por más alentador que este fenómeno pueda
ser, no es sufi ciente. En un país donde relativamente poca
gente tiene acceso a Internet, la mayoría de las personas se
informan gracias a la prensa y sobre todo, a la televisión
y mientras este tema no sea abordado como se debe por
estos medios, las autoridades seguirán haciendo uso de
este artilugio, poniendo en riesgo las vidas y libertades
de los ciudadanos.
REFERENCIAS
1. CARROLL, Robert T. Dowsing (a.k.a. water witching) [en
línea]. The Skeptic’s Dictionary [consulta de 14 de mayo
de 2010]. Disponible en la Web: http://www.skepdic.
com/dowsing.html.
2. Colaboradores de Wikipedia. Zahorí [en línea]. Wikipedia,
La enciclopedia libre, 2010 [consulta: 28 de marzo del
2010]. Disponible en http://es.wikipedia.org/w/index.ph
p?title=Zahor%C3%AD&oldid=35591537.
3. CARROLL, Robert T. Ideomotor effect [en línea]. The
Skeptic’s Dictionary [consulta de 14 de mayo de 2010].
Disponible en la Web: http://www.skepdic.com/ideomotor.
html.
4. BECERRIL,
Andrés.
Nueva arma de Sedena pone a temblar
al narco [en línea]. Excelsior 2 de octubre de 2008.
http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/primera/
pulsonacional/nueva_arma_de_sedena_pone_a_temblar_
al_narco/369821 [consulta: 14 de mayo 2010].
5. DKL Lifeguard. Sitio web de la compañía [en línea]. http://
www.dklabs.com/ [consulta: 14 de mayo 2010].
6. Electroscopes. Sitio web de la compañía [en línea]. http://
www.electroscopes.com/ [consulta: 14 de mayo 2010].
7. MORELAND, Carl. Moreland, Carl. Electroscope Model 20
Report [en línea]. Geotech [ref. de 14 de mayo de 2010].
Disponible en la Web: http://www.geotech1.com/cgi-
bin/pages/common/index.pl?page=lrl&file=reports/
escope20/index.dat
8. MURRAY, Dale W. Double-blind Evaluation of the DKL
LifeGuard Model 2 [PDF en línea]. Spencer, F.W., Spencer
D.D. [Albuquerque, EEUU]: Sandia National Laboratories,
Mayo 1998 [ref. de 14 de mayo de 2010]. Disponible en
la Web: http://prod.sandia.gov/techlib/access-control.
cgi/1998/980977.pdf.
9. MURRAY, Dale W. Physical Examination of the DKL
LifeGuard Model 3 [PDF en línea]. [Albuquerque, EEUU]:
Sandia National Laboratories, Octubre 1998 [ref. de 14 de
mayo de 2010]. Disponible en la Web: http://www.justnet.
org/Lists/JUSTNET%20Resources/Attachments/1299/
Dklanalysis.pdf.
10. RANDI, James. Another Silly Dowsing Rod [en línea].
SWIFT 12 de agosto de 2005 [ref. de 14 de mayo de
2010]. Disponible en la Web: http://www.randi.org/
jr/081205another.html#1. Disponible también español
como: Otra tonta varilla de rabdomancia [en línea]. Sin
Dioses. [ref. de 14 de mayo de 2010]. Disponible en la
Web: http://www.sindioses.org/randi/randi20050812.
html#otra-tonta-varilla-de-rabdomancia.
11. GRABELL, Michael. SEC: Bomb Detector—Bought by
Military—Was Front for Scam [en línea]. ProPublica. 17
de julio de 2008. http://www.propublica.org/feature/
sec-bomb-detector-bought-by-military-was-front-for-
scam-717 [consulta: 14 de mayo 2010].
12. Unival Group. Sitios webs de la compañía [en línea].
http://www.unival-group.com/ - http://www.sniffex-eu.
com/ - http://www.hazard-detection.com/ [consulta: 14
de mayo 2010].
13. H3 Tec LLC. Sitio web de la compañía [en línea]. http://
www.h3tec.com/ [consulta: 14 de mayo 2010].
14. Diodo Bell. Sitio web de la compañía [en línea]. http://
www.diodebell.com/ [consulta: 14 de mayo 2010].
15. Quadro Crime Tracker, en Sniggle.net [en línea]. http://
sniggle.net/quadro.php [consulta: 21 de mayo 2010].
16. MORELAND, Carl. The Quadro Tracker [en línea]. Geotech
[ref. de 14 de mayo de 2010]. Disponible en la Web:
http://www.geotech1.com/cgi-bin/pages/common/
index.pl?page=lrl&fi le=reports/quadro/index.dat
17. ATSC. Folleto del ADE 651 [en línea]. Disponible en como
PDF en Web: http://cominfosystems.com/Documents/
Cominfo_ATSC_Brochure.pdf [consulta: 14 de mayo
2010]..
18. RANDI, James. An Encouraging Development [en línea].
SWIFT 12 de agosto de 2005 [ref. de 14 de mayo de 2010].
Disponible en la Web: http://www.randi.org/site/index.
php/swift-blog/204-swift-july-25-2008.html#i1.
19. Global Technical Ltd. ATSC. Folleto del GT200 [en
línea]. Disponible en como PDF en Web: http://www.
napcogulfsecurity.com/brochures/GT200.pdf [consulta:
14 de mayo 2010].
background image
el escéptico
85
20. PGJE de Chiapas. Acta de sesión extraordinaria del
Comité de Adquisiciones, arrendamientos y servicios de
bienes inmuebles de la Procuraduría General de Justicia
del Estado de Chiapas; para la adquisición de manera
directa de dos equipos de Sistema Programable de
Detección Molecular GT-200 (versión 5-2007), solicitado
por la Dirección de Servicios de Técnica Forense y
Criminalística, de esta Institución, con cargo a los
recursos de Fideicomiso Fondo de Seguridad Pública del
Estado de Chiapas "FOSEF"
. [en línea]. 24 de septiembre
de 2009 [ref. de 14 de mayo de 2010]. Disponible en la
Web: http://www.pgje.chiapas.gob.mx/transparencia/
archivos_licitacion/adjudicaciones_directas/LAD09.pdf.
21. Unival Group. Folleto del HEDD1 [en línea]. Disponible en
como PDF en Web: http://www.unival-group.com/unival_
pdf_downloads/unival_fl yer_2009_email.pdf [consulta:
14 de mayo 2010].
22. CARROLL, Robert T. Quadro QRS 250G "Detector" [en
línea]. The Skeptic`s Dictionary [ref. de 14 de mayo de
2010]. Disponible en la Web: http://skepdic.com/quadro.
html.
23. Randi, James. Fear among the quacks.... [en línea].
Mensaje en: [email protected] 30 de octubre de
1998; 23:52 EST [ref. de 17 mayo 2010]. Comunicación
personal. Disponible en la Web: http://www.mindspring.
com/~anson/randi-hotline/1998/0035.html.
24. Young, Raan. The James Randi Challenge [en línea].
Oregonians for rationality [consulta: 14 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://www.o4sr.org/publications/
pf_v2n2/PseudoBites.htm.
25. RANDI, James. The MOLE And Malcom [en línea]. SWIFT 2 de
abril de 2004 [ref. de 14 de mayo de 2010]. Disponible en
la Web: http://www.randi.org/jr/040204orange.html#2.
Disponible también español como: Otra tonta varilla de
rabdomancia [en línea]. Sin Dioses. [ref. de 14 de mayo
de 2010]. Disponible en la Web: http://www.sindioses.
org/randi/randi20040402.html#el-topo-y-malcolm.
26. MURRAY, Dale W. Double-Blind Field Evaluation of the
MOLE Programmable Detection System [PDF en línea].
[Albuquerque, EEUU]: Sandia National Laboratories,
2002 [ref. de 17 de mayo de 2010]. Disponible en la Web:
http://www.justnet.org/Lists/JUSTNET%20Resources/
Attachments/440/moleeval_apr02.pdf.
27. REEST. Trial of MOLE Programmable Sysytem Detector
[en línea]. 10 de noviembre de 2010 [consulta:
17 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://
explosivedetectorfrauds.blogspot.com/2010/02/secret-
royal-engineer-test-report-on.html.
28. JONES, Meirion. Why did UK not ban so-called 'bomb
detectors' earlier? [en línea]. 17 de febrero de 2010
[consulta: 17 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://
news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/newsnight/8520303.
stm.
29. VELASCO SOTO, Diego. El detector molecular GT200, un
caso de pseudociencia. Razonando [en línea]. Vol. I, No.2,
Enero - Febrero de 2010, 29pp [consulta: 17 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://www.razonando.
com/boletines/razonando/20100119/.
30. RANDI, James. More Dowsing Sticks [en línea]. SWIFT 25
de mayo de 2007 [ref. de 17 de mayo de 2010]. Disponible
en la Web: http://www.randi.org/jr/2007-05/052507.
html#i4. Disponible también español como: Más varillas
de zahorí [en línea]. Sin Dioses. [ref. de 17 de mayo de
2010]. Disponible en la Web: http://www.sindioses.org/
randi/randi20070525.html#mas-varillas-de-zahori.
31. Techowiz. Re: Detect the ADE 651 Detection Equipment. En
UK-Skeptics [en línea]. Reino Unido. 26 de diciembre de
2008; 12:42 AM [consulta: 17 de mayo 2010]. Disponible
en Internet: http://www.ukskeptics.com/showthread.
php/3086-Detect-the-ADE-651-Detection-Equipment?p=
50226&viewfull=1#post50226.
32. NORDLAND, Rod. Iraq Swears by Bomb Detector U.S. Sees
as Useless [en línea]. The New York Times. 3 de nov
2009. http://www.nytimes.com/2009/11/04/world/
middleeast/04sensors.html [consulta: 17 de mayo
2010].
32. Bangkok Pundit. The cost of the scam devices [en línea].
Asian Correspondent. 4 de febrero de 2010 [consulta:
17 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://
us.asiancorrespondent.com/bangkok-pundit-blog/the-
cost-of-the-scam-devices.
33. TONINI. A. Las víctimas del GT200 en México [en línea].
EVDL. 28 de diciembre de 2009 [consulta: 17 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://lonjho.blogspot.
com/2009/12/las-victimas-del-gt200-en-mexico.html.
34. DEVLIN, Hannah. ADE651 bomb detector? Convincing
jargon — unconvincing product [en línea]. Times On Line.
28 de noviembre de 2009. [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://www.timesonline.co.uk/tol/
news/uk/article6935645.ece.
35. BRUXELLES, Simon. The ADE651 explosives detector fails
to impress in matters of life and death [en línea]. Times
On Line. 28 de noviembre de 2009. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://www.timesonline.
co.uk/tol/news/world/article6935589.ece.
36. AUGUST, Oliver. Iraqis spent $80m on ADE651 bomb
detectors described as useless [en línea]. BRUXELLES,
Simon. Times On Line. 28 de noviembre de 2009.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://technology.timesonline.co.uk/tol/news/tech_and_
web/article6935574.ece.
background image
el escéptico
86
37. MOHAMED, Riyadh. British Man Held for Fraud in Iraq
Bomb Detectors [en línea]. NORLAND. Rod. The New
York Times. 23 de enero de 2009 [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://www.nytimes.
com/2010/01/24/world/europe/24scanner.html.
38. Editorial. Shock, Awe and Abracadabra [en línea]. The
New York Times. 31 de enero de 2010 [consulta: 21 de
mayo 2010]. Disponible en la Web: http://www.nytimes.
com/2010/02/01/opinion/01mon4.html.
39. HAWLEY, Caroline. Export ban for useless 'bomb detector'
[en límea]. JONES, Meirion. BBC Newsnight. 22 de
enero de 2010 [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible
en la Web: http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/
newsnight/8471187.stm
40. HAWLEY, Caroline. UK warns world about useless 'bomb
detectors' [en límea]. JONES, Meirion. BBC Newsnight. 27
de enero de 2010 [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible
en la Web: http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/
newsnight/8481774.stm
41. JONES, Meirion. Why did UK not ban so-called 'bomb
detectors' earlier? [en límea]. HAWLEY, Caroline. BBC
Newsnight. 17 de febrero de 2010 [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://news.bbc.co.uk/2/hi/
programmes/newsnight/8520303.stm
42. BRUXELLES, Simon. Head of ATSC 'bomb detector' company
arrested on suspicion of fraud [en línea]. Times On Line.
22 de enero de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://www.timesonline.co.uk/tol/
news/uk/article6997859.ece.
43. LUMPY. Why Is Jim McCormick Still Selling ADE 651?
[en línea]. Blog SniffexQuestions. 8 de mayo de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://sniffexquestions.blogspot.com/2010/05/why-is-
jim-mccormick-still-selling-ade.html.
44. Bangkok Pundit. The Alpha 6: Another scam device
[en línea]. Asian Correspondent. 3 de febrero de 2010
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://us.asiancorrespondent.com/bangkok-pundit-blog/
alpha-6-device-another-scam-device.
45. WGJP. RE: Faulty bomb detection device undermines
effectiveness of security operations in Southern Thailand
[en línea]. 2 de noviembre de 2009. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://wgjp.org/?p=306.
46. ROJANAPHRUK, Pravit. Southerners got 'training' after
tests by dodgy device [en línea]. The Nation. 3 de febrero
de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la
Web: http://www.nationmultimedia.com/2010/02/03/
politics/politics_30121721.php.
47. Bangkok Pundit. Suthep: GT200 works, no need for an
investigation [en línea]. Asian Correspondent. 29 de
enero de 2010 [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible
en la Web: http://us.asiancorrespondent.com/bangkok-
pundit-blog/suthep-gt200-works-no-need-for-an-
investigation.
48. Bangkok Pundit. Thai military using reason to defend the
GT200 [en línea]. Asian Correspondent. 27 de enero de
2010 [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://us.asiancorrespondent.com/bangkok-pundit-blog/
thai-military-using-reason-to-defend-the-gt200.
49. Online reporters. GT200 inquiry takes fi rst step [en línea].
Bangkik Post. 3 de febrero de 2010 [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://www.bangkokpost.
com/breakingnews/167375/joint-committee-to-test-
gt200.
50. THE NATION. Bomb detectors fail test [en línea]. The Nation.
16 de febrero de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://www.nationmultimedia.
com/2010/02/16/national/national_30122695.php.
51. THE NATION. PM demands experts look inside GT200
detector [en línea]. The Nation. 25 de febrero de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.nationmultimedia.com/search/read.
php?newsid=30123385.
52. TONINI, A. Y a todo esto, ¿qué tiene el detector molecular
GT200 por dentro? [en línea]. Blog EVDL. 1-29 de febrero
de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la
Web: http://lonjho.blogspot.com/2010/02/y-todo-esto-
que-tiene-el-detector.html.
53. SAELEE, Sarun. Drugs detector Alpha-6 next for
inspection [en línea]. National News Bureau of Thailand.
17 de febrero de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://thainews.prd.go.th/en/news.
php?id=255302170013.
54. Bangkok Pundit. Bangkok Pundit. 2010. Using the GT200
device on the red shirts [en línea]. Asian Correspondent.
13 de MARZO de 2010 [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://us.asiancorrespondent.
com/bangkok-pundit-blog/using-the-gt200-device-on-
the-red-shirts.
55. Segtec S.A.de C.V. Sitio web de la compañía [en línea].
http://www.segtec.com.mx/ [consulta: 21 de mayo
2010].
56. ABA Representaciones y Servicios. Sitio web de la
compañía [en línea]. http://www.abaseguridad.com/
ALPHA6.html [consulta: 21 de mayo 2010].
57. SSIPA. Respuesta a la solicitud de acceso a la
información num. 1857500057509 [PDF en línea].
Pemex Exploración y Producción. 25 de junio de 2009
background image
el escéptico
87
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.sisi.org.mx/jspsi/documentos/2009/
seguimiento/18575/1857500057509_065.pdf.
58. ESCOBAR, Sergio. Amenaza de bomba en el Jaime Sabines
[en línea]. Péndulo de Chiapas. 30 de enero de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.pendulodechiapas.com/web/component/
content/article/8-penduo-de-chiapas/1718-amenaza-de-
bomba-en-el-jaime-sabines.
59. GONZÁLEZ, Leovigildo. Falsa alarma de bomba en
Farma; sólo pilas las encontradas en paquete [en línea].
Cambio de Michoacán. 11 de mayo de 2010. [consulta:
21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://www.
cambiodemichoacan.com.mx/vernota.php?id=124655.
60. ROJAS, José Luis. Amenaza de bomba en Plaza Platino
[en línea]. El Sol de Cuernavaca. 13 de marzo de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://
www.oem.com.mx/elsoldecuernavaca/notas/n1554613.
htm.
61. NOTIMEX. Desalojan torre de Pemex en Villahermosa por
amenaza de bomba [en línea]. EsMas.com. 20 de agosto
de 2008. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la
Web: http://www2.esmas.com/m/8185.
62. ALZAGA, Ignacio. Halla Ejército 10% de armas ilegales
con detector GT-200 [en línea]. Milenio. 8 de marzo de
2010. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://impreso.milenio.com/node/8731348.
63. EDITORES. Revisarán militares autos y casas en busca de
armas y droga [en línea]. Región Digital. 13 de enero de
2010. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.regiondigital.com.mx/noticia.cfm?n=1380.
64. El Universal. Militares catean casas en Ciudad Juárez [en
línea]. El Siglo de Torreón. 2 de junio de 2009. [consulta:
21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://www.
elsiglodetorreon.com.mx/noticia/437953.militares-
catean-casas-en-ciudad-juarez.html.
65. INZUNZA, Manuel. Ejercito realiza operativo en el
Montecarlo [en línea]. Línea Directa. 13 de mayo de de
2010. [consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.lineadirectaportal.com/index.php?opcion=p
ublicacion&noticia=4605.
66. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. [en
línea]. Instituto de Investigaciones Jurídicas [consulta:
21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://info4.
juridicas.unam.mx/ijure/fed/9/17.htm?s=.
67. VILLALOBOS MENDOZA, Dora. Militares amenazaron a
Emilia González, activista de Cd. Juárez [en línea]. CIMAC
Noticias. 19 de junio de de 2009. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://www.cimacnoticias.
com/site/09061909-Militares-amenazaro.38213.0.html.
68. CARMONA, Blanca. Denuncian a militares por robo en
tienda y casa [en línea]. El Diario. 17 de abril de de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.diario.com.mx/nota.php?notaid=636e62183
abb393b40232f981239a8b0.
69. DONTRIANA. Los 49 Niños y la Suprema Corte [en línea].
SDP Noticias. 5 de agosto de 2009. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://sdpnoticias.com/
sdp/columna/dontriana/2009/08/05/461222.
70. BONFIL OLIVERA, Martín. ¿Engaño al Ejército? [en línea].
Milenio. 17 de febrero de 2010. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://impreso.milenio.
com/node/8721206.
71. BONFIL OLIVERA, Martín. Narcoguerra... ¿con magia?
[en línea]. Milenio. 10 de marzo de 2010. [consulta: 21
de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://impreso.
milenio.com/node/8732513.
72. LACEY, Marc. "Mexico Is Warned on Drug Detector" [en
línea]. The New York Times. 15 de marzo de 2010. [consulta:
21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://www.
nytimes.com/2010/03/16/world/americas/16mexico.
html.
73. MEDELLÍN, Jorge Alejandro. "Gastó Sedena 10 mdd en
equipo antinarco inservible" [en línea]. Eje Central.
16 de marzo de 2010. [consulta: 21 de mayo 2010].
Disponible en la Web: http://ejecentral.com.mx/noticias/
articulo/20134.
74. GÓMORA, Doris. "GB alerta sobre sensor molecular" [en
línea]. El Universal. 17 de marzo de 2010. [consulta:
21 de mayo 2010]. Disponible en la Web: http://www.
eluniversal.com.mx/nacion/176349.html.
75. BECERRIL, Andrés. "Defi enden la efi cacia de la ouija
del diablo" [en línea]. Excélsior. 17 de marzo de 2010.
[consulta: 21 de mayo 2010]. Disponible en la Web:
http://www.exonline.com.mx/diario/noticia/primera/
pulsonacional/defienden_la_eficacia_de_la_ouija_del_
diablo/894950.
76. TONINI, A. El GT200 en La Otra Agenda [en línea].
Blog EVDL. 4 de abril de 2010. [consulta: 21 de mayo
2010]. Disponible en la Web: http://lonjho.blogspot.
com/2010/04/el-gt200-en-la-otra-agenda.html.