background image
el escéptico
25
Especial Homo Webensis
MENTIRAS ANTITRANSGÉNICAS:
EL ALÉRGICO CASO DE LA NUEZ
DE BRASIL
La fobia antitransgénica es el origen de este famoso artículo que reproducimos a continuación. El lector
podrá encontrar el original en: http://www.homowebensis.com/archivos/mentiras-antitransgnicas-el-alrgico-caso-
de-la-nuez-de-brasil/.
Ernesto Carmena
C
omo ejemplo de los 'tremendos' riesgos para la
salud que suponen los cultivos transgénicos,
los creadores y divulgadores de campañas de
desinformación citan a menudo el caso del gen de la
nuez de Brasil. La historia es manipulada para que el
lector entienda algo muy diferente de lo que en realidad
pasó. En bastantes ocasiones, se nos cuenta directamente
una mentira y muchos llegamos a creérnosla, incluidos
quienes tenemos una postura favorable en general a los
transgénicos. Es difícil al principio creer que las falsedades
puedan llegar a tal extremo. Si nos documentamos un
poco, podemos comprobar que se dan varias versiones
de la historia de la nuez, que van desde la que es fi el a los
hechos hasta la radicalmente falsa, pasando por varias
versiones intermedias. Resumo brevemente ambos
extremos:
a) Versión falsa de algunos anti-transgénicos sin
escrúpulos:
– En 1996, una empresa creó soja transgénica y la lanzó
al mercado sin someterla a los convenientes tests de
seguridad.
– Varias personas que la consumieron sin saberlo,
tuvieron graves reacciones alérgicas
– Finalmente se descubrió que la soja tenía un gen de
nuez de brasil, que es alérgica para ciertas personas.
El transgén había «transmitido» la alergenicidad de la
nuez a la soja.
Las autoridades sanitarias prohibieron la
comercialización de esa soja transgénica.
– Moraleja: los transgénicos suponen un gran riesgo para
la salud por su capacidad para producir inesperadamente
fuertes reacciones alérgicas, y por otra parte «nos están
tratando como a cobayas humanas».
b) Lo que ocurrió en realidad:
– Una empresa (Pioneer Hi-Breed) creó soja transgénica
rica en metionina con el objetivo de elevar su
valor nutricional, ya que la soja es pobre en este
aminoácido.
– Para ello usaron un gen procedente de la nuez de Brasil,
sabiendo desde el principio que existen personas con
alergia a la nuez de Brasil.
– El objetivo de Pioneer era comercializarla
exclusivamente para la alimentación de animales, no
para consumo humano.
– ANTES de sacar al mercado la soja, hicieron varios
tests con animales, sin que resultara positiva la
alergenicidad.
– No satisfechos con ese nivel de seguridad, hicieron
pruebas con suero sanguíneo de personas alérgicas a
la nuez de Brasil. Hubo reacción, que se confi rmó con
pruebas sobre la piel.
Fruto de la Bertholletia excelsa o Nuez de Brasil. (Archivo)
Artículo
background image
el escéptico
26
– Se descubrió que, casualmente, la proteína que
fabricaba el transgén era precisamente el principal
alergeno de la nuez de Brasil (un buen hallazgo
científi co, por cierto, que puede servir para prevenir
esta alergia en el futuro).
– La empresa, a la vista del resultado, NO SACÓ AL
MERCADO esa soja transgénica, por lo que nadie la
ha consumido ni ha provocado a ningún consumidor
reacciones alérgicas.
– Las autoridades no tuvieron que intervenir, puesto
que Pioneer no llegó a solicitar nunca permiso para
comercializar esa soja.
Unos ejemplos de manipulación o de repetición crédula
de la mentira. (Hay otros, que podéis encontrar buscando
en la red):
Europa Press:
«(…) en cuanto a sus repercusiones sobre la salud,
citó como ejemplo el caso de la soja transgénica,
cuyo ADN fue modifi cado con una proteína de la nuez
de Brasil, y recordó que causó alergia a todos sus
consumidores pese a los estudios previos realizados
antes de ser comercializada».
¡Causó alergia a todos sus consumidores, dice! Caramba,
si fuera cierta semejante trola, esa terrible soja podría
usarse como arma de guerra.
REDast / Proyecto de Ley de Alimentos
Transgénicos:
Presentado en el Senado de la Nación, por el
Senador Gagliardi, de Río Negro, en colaboración
con el Partido de la Ley Natural de Argentina.
«Hace unos años, una soja modifi cada con gen
proveniente de la nuez de Brasil, produjo una fuerte
reacción en varias personas alérgicas a esas nueces,
que las comieron SIN SABER QUÉ ESTABAN
CONSUMIENDO»
.
(Las mayúsculas son suyas)
Formarse:
«Algunos alimentos con base de soja ya han generado
efectos adversos a la salud humana al transmitir el
potencial alergénico de algunos genes Este es el
caso, por ejemplo, de la soja que contiene el gen de
una nuez de Brasil para aumentar su valor proteico
que ha ocasionado serios problemas a personas
alérgicas a las nueces».
(http://www.formarse.com.ar/ecologia/alimentos%20
transgenicos.htm)
Para colmo hablan del falso caso como si se tratara de un
ejemplo entre varios otros.
El Mundo:
«En uno de los últimos números del New England
Journal of Medicine se publica el caso de un
varón que tuvo una reacción alérgica muy severa
después de consumir soja que había sido modifi cada
genéticamente con ADN de nueces de Brasil. Los
expertos probaron que el episodio fue motivado por
la proteína que expresaba los genes de la nuez y no
por elementos que componen normalmente la soja».
(http://www.el-mundo.es/salud/1996/194/01257.html)
Tras buscar en la base de datos del New England Journal
of Medicine
no he encontrado ningún artículo que relate
semejante indicente. Tampoco he leído sobre ese caso
publicado en ninguna otra parte, salvo en ese texto de El
Mundo
. ¿Será que no sé buscar bien, o que los Hombres
de Negro lo han borrado? Lo que sí hay en el New
England Journal
es el estudio que precisamente encargó
Pioneer para estudiar la posible alergenicidad de su
malogrado producto. (http://content.nejm.org/cgi/content/
short/334/11/688).
Nota: al actualizar esta historia —los enlaces ya no funcionaban— me ha
dado la sensación de que la versión auténtica es ahora mucho más fácil
de encontrar en internet que hace un par de años. Al mismo tiempo, las
versiones falsas parecen haber disminuido, sustituidas por formas algo
ambiguas y, por supuesto, parciales, pero no tan descaradas como antes.
¡Bien!
Hay miedo en el consumidor de alimentos. (Archivo)