background image
El 41% de los jóvenes es-
pañoles cree en la astro-
logía y el horóscopo, el
33% en la posibilidad de
predecir el futuro, el 29%
en los sanadores espiri-
tuales y el 20% en que
existen personas capaces
de comunicarse con el
más allá, según revela el
estudio Jóvenes españoles
99,
realizado por la Fun-
dación Santa María bajo
la dirección del sociólogo
Javier Elzo
1
. El informe, que se ha
hecho a partir de 3.850 entrevistas
personales a jóvenes entre 15 y 24
años, abarca toda España, excepto
Ceuta y Melilla, pero los datos re-
ferentes a Aragón, Asturias, Balea-
res, Cantabria, Extremadura, la
Rioja, Murcia y Navarra se refieren
a submuestras que rondan los cien
individuos, por lo que los autores
consideran que hay que mirarlos
como “datos tendenciales y con
grandes márgenes de error”.
La elevada credulidad de la ju-
ventud española respecto a las cua-
tro afirmaciones de lo paranormal
objeto de cuestión es, sin embargo,
menor que la que se manifestaba
en 1994, como puede apreciarse en
la Tabla 1, sobre todo en lo que se
refiere a los sanadores y los mé-
diums. “Los jóvenes españoles
-apuntan los autores- hoy tienen
un nivel de estudios superior al de
cualquier otra generación juvenil,
y viven y respiran probablemente
el ambiente más secularizado y ra-
cionalista que a ninguna otra gene-
ración le tocó en suerte, buena o
mala, respirar. ¿Cómo se explica,
entonces, que casi una tercera
parte de estos jóvenes haya desple-
gado a toda vela su credulidad?”.
Los investigadores destacan la
paradójica capacidad de algunas de
estas creencias paranormales a la
hora de disfrazarse de ciencia y de
vanguardia del conocimiento, así
como el atractivo que conlleva que
se centren en aspectos trascenden-
tes ajenos a la ciencia, para con-
cluir con una sentencia más que
discutible: “En este sentido, el re-
descubrimiento de estas prácticas y
estos saberes, que se proclaman
continuadores de la racionalidad
científica, es un hijo fiel de la secu-
larización”. Un parecer totalmente
subjetivo, que ya hemos leído en
PORCENTAJE DE JÓVENES QUE CREE QUE PUEDE HABER ALGO DE
VERDADERO EN DETERMINADOS MEDIOS PARA RESOLVER CIERTOS PROBLEMAS
1
19
99
94
4 1
19
99
99
9
Horóscopo y astrología
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
42
41
Predicción del futuro (manos, cartas, tarot)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
33
33
Recurrir a personas que curan gracias a su
magnetismo o poderes especiales
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
35
29
Recurrir a personas con poderes especiales para
comunicarse con el más allá
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
25
20
Primer Contacto
Los jóvenes españoles son menos crédulos que
en 1994, pero un 41% tiene fe en la astrología
(Otoño 1999)
el esc
é
ptico
5
T
TO
OT
TA
AL
L
4
41
1
3
32
2,,8
8
2
28
8,,9
9
1
19
9,,5
5
S
Se
ex
xo
o
Hombre
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
30,1
. . . . . . . . . . . . .
52,6
. . . . . . . . . . . . . .
21,9
. . . . . . . . . . . . .
44,1
Mujer
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
24,2
. . . . . . . . . . . . .
33,8
. . . . . . . . . . . . .
16,5
. . . . . . . . . . . . .
22,6
E
Ed
da
ad
d
15-17 años
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
45,4
. . . . . . . . . . . . .
42,1
. . . . . . . . . . . . .
36,9
. . . . . . . . . . . . .
34,5
18-20 años
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
33,8
. . . . . . . . . . . . .
30,6
. . . . . . . . . . . . .
30,0
. . . . . . . . . . . . .
27,3
21-24 años
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
32,4
. . . . . . . . . . . . .
21,3
. . . . . . . . . . . . .
18,7
. . . . . . . . . . . . .
18,7
E
Es
sttu
ud
diio
os
s e
en
n c
cu
urrs
so
o
ESO
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
45,3
. . . . . . . . . . . . .
42,9
. . . . . . . . . . . . .
45,2
. . . . . . . . . . . . .
31,6
Bachillerato
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
31,3
. . . . . . . . . . . . .
34,7
. . . . . . . . . . . . .
33,2
. . . . . . . . . . . . .
36,3
FP
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
25,0
. . . . . . . . . . . . .
28,0
. . . . . . . . . . . . .
30,0
. . . . . . . . . . . . .
27,3
1er ciclo universitario
. . . . . . . . . . . . . . . .
32,4
. . . . . . . . . . . . .
22,7
. . . . . . . . . . . . .
21,2
. . . . . . . . . . . . .
22,3
2º ciclo universitario
. . . . . . . . . . . . . . . . . . .
17,9
. . . . . . . . . . . . .
22,5
. . . . . . . . . . . . .
13,7
. . . . . . . . . . . . .
15,6
R
Re
elliig
giio
os
siid
da
ad
d
Católico practicante
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
44,5
. . . . . . . . . . . . .
44,9
. . . . . . . . . . . . .
45,3
. . . . . . . . . . . . .
35,4
Católico no muy practicante
.
29,3
. . . . . . . . . . . . .
31,5
. . . . . . . . . . . . .
35,9
. . . . . . . . . . . . .
36,6
Católico no practicante
. . . . . . . . . . . .
27,8
. . . . . . . . . . . . .
26,4
. . . . . . . . . . . . .
31,3
. . . . . . . . . . . . .
30,1
Indiferente/agnóstico
. . . . . . . . . . . . . . . . .
31,7
. . . . . . . . . . . . .
26,8
. . . . . . . . . . . . .
19,5
. . . . . . . . . . . . .
19,1
Ateo/no creyente
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
20,0
. . . . . . . . . . . . .
21,4
. . . . . . . . . . . . .
18,6
. . . . . . . . . . . . .
14,3
C
Co
om
mu
un
niid
da
ad
d a
au
uttó
ón
no
om
ma
a
Andalucía
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
38,9
. . . . . . . . . . . . .
50,6
. . . . . . . . . . . . .
28,2
. . . . . . . . . . . . .
45,1
Canarias
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
43,3
. . . . . . . . . . . . .
37,2
. . . . . . . . . . . . .
45,6
. . . . . . . . . . . . .
43,7
Castilla-León
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
26,2
. . . . . . . . . . . . .
33,8
. . . . . . . . . . . . .
22,2
. . . . . . . . . . . . .
39,7
Cataluña
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
33,6
. . . . . . . . . . . . .
33,8
. . . . . . . . . . . . .
38,8
. . . . . . . . . . . . .
37,6
Comunidad Valenciana
. . . . . . . . . . . .
23,7
. . . . . . . . . . . . .
24,4
. . . . . . . . . . . . .
19,9
. . . . . . . . . . . . .
36,4
Galicia
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
28,9
. . . . . . . . . . . . .
22,6
. . . . . . . . . . . . .
28,9
. . . . . . . . . . . . .
38,1
Madrid
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
15,6
. . . . . . . . . . . . .
19,4
. . . . . . . . . . . . .
13,0
. . . . . . . . . . . . .
32,8
País Vasco
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
15,8
. . . . . . . . . . . . .
18,4
. . . . . . . . . . . . .
18,6
. . . . . . . . . . . . .
31,5
Horóscopos y
astrología
Predicción
del futuro
Personas que
curan gracias a
su magnetismo
Personas capaces
de contactar con
el más allá
PORCENTAJES DE CREENCIAS
ENTRE JÓVENES SEGÚN
DIVERSOS CRITERIOS
T
TA
AB
BL
LA
A 1
1
T
TA
AB
BL
LA
A 2
2
background image
6
(Otoño 1999)
el esc
é
ptico
otras ocasiones en autores cristia-
nos para explicar el auge del eso-
terismo en nuestra sociedad, que
sólo cabe interpretar como un jui-
cio negativo de la secularización
propio de intelectuales católicos y
que choca con la evidencia de
que, cuanto más católicos, los jó-
venes son más propensos a la cre-
dulidad, tal como se recoge en la
Tabla 2.
La credulidad a estas edades,
por otra parte, es bastante mayor
en la mujer que en el hombre, dis-
minuye con la edad y, sobre todo,
con la formación. Resulta signifi-
cativo comprobar que las entrevis-
tas confirman lo intuido por mu-
chos autores: que, a mayor educa-
ción, mayor escepticismo, y que la
creencia cristiana, lejos de inmu-
nizar contra la credulidad, con-
lleva una mayor propensión a ella.
“Los jóvenes que no creen o que
ponen entre paréntesis sus creen-
cias (indiferentes) son también los
menos abiertos a estas credulida-
des”, apuntan los autores, que des-
tacan en sus conclusiones que “los
jóvenes de izquierdas y ateos, indi-
ferentes o agnósticos creen menos
que los anteriores [los de derechas
y católicos] en todo tipo de creen-
cias, pero, entre ellos, hay una ma-
yor presencia relativa de las creen-
cias no católicas”. Este último pero
resulta bastante lógico: en un sec-
tor que no profesa el catolicismo,
es de esperar que el peso relativo
de otras creencias sea mayor que el
del credo cristiano.
Curiosamente, hay otra creen-
cia esotérica sobre la que los in-
vestigadores preguntaron a los en-
trevistados, pero incluyéndola
dentro del mismo paquete que
dogmas propios del catolicimo, ta-
les como la creencia en Dios, en la
vida después de la muerte, en el
Infierno, en el Cielo, en el pecado
y en la resurrección de los muer-
tos. Se trata de la reencarnación,
ante la cual la credulidad de los jó-
venes cristianos vuelve a ser muy
superior que la de aquellos agnós-
ticos y ateos. Así, cree en la reen-
carnación el 27,1% de los jóvenes,
pero ese porcentaje se dispara
hasta el 40% entre los católicos
practicantes; hasta el 33,8% entre
los católicos no muy practicantes
y hasta el 28,2% en los católicos
no practicantes. En el otro lado de
la balanza, sólo mantiene esta cre-
encia un ínfimo 11,5% de los
ateos y un 18% de los agnósticos.
“Los que estudian FP, son de clase
social baja y trabajan o están en
paro, luego (excluyendo a los estu-
diantes) son los que en más alto
grado creen en la reencarnación,
indicador del espacio sociológico
en el que esta modalidad de creen-
cia (fundamentalmente medioam-
biental y esotérica, sino exótica)
ha penetrado más extensamente”.
El informe dedica, además, un
apartado a los denominados nue-
vos movimientos religiosos
, en el que
queda claro que buena parte de la
indefensión de los jóvenes ante las
sectas destructivas es fruto de la
ignorancia. “Los jóvenes españo-
les no conocen demasiado las sec-
tas. De la lista que se les propuso
sobre movimientos religiosos, una
gran mayoría conocía a los Testi-
gos de Jehová, casi la mitad a
Mormones y a los Hare Krisna
(maestros en publicidad) y menos
del 20% a los restantes”. Por ejem-
plo, grupos como Cienciología,
Nueva Acrópolis o Moon sólo son
conocidos para el 17,6%, el 13,2%
y el 8% de nuestros jóvenes, más
de la mitad de los cuales considera
que las dos primeras sectas son
“puro negocio”. El 40% opina lo
mismo respecto a monnies y el
36,3% con referencia a los Testi-
gos de Jehová.
A pesar de que los juicios de
valor de los autores parecen en al-
gunos casos dirigidos a culpar a la
secularización de nuestra sociedad
del auge de las creencias paranor-
males, como ya hemos dicho, este
estudio deja bien claro que el sec-
tor más crédulo de la juventud es-
pañola es el católico y que, si hay
un arma efectiva contra la creduli-
dad, ésa es la educación. Es decir,
que en la escuela, el instituto y la
universidad se pueden poner las
bases de una sociedad más racio-
nalista y menos dada al pensa-
miento mágico, sea del signo que
sea, porque, a mayor bagaje educa-
tivo, también hay menor creencia
en los dogmas cristianos.
LUIS ALFONSO GÁMEZ
1
Elzo, Javier; y otros [1999]: Jóvenes españo-
les 99. Edita Fundación Santa María. Ma-
drid. 492 páginas.
El Gobierno
de Navarra,
contra los
‘productos
milagro’
Los periódicos y agencias de
prensa navarras se hacían eco, el
pasado 23 de octubre de 1999, de
una noticia del Departamento de
Salud del Gobierno autónomo,
dando cuenta de las actuaciones
llevadas a cabo por este departa-
mento en torno a los llamados
productos milagro. Se comentaba
que un total de 288 productos, co-
rrespondientes a once marcas di-
ferentes, habían sido retirados del
mercado por incumplir las norma-
tivas relativas a publicidad o las
autorizaciones sanitarias perti-
nentes.
Según la información propor-
cionada, parte de las actuaciones
se habían realizado sobre produc-
tos comercializados al amparo de
la calificación de complementos
dietéticos y otras correspondían a
productos encuadrados en el apar-
tado de medicamentos, donde las
competencias las llevan los orga-
nismos estatales correspondien-
tes.
¿Qué se ha prohibido? La nota
de prensa no menciona nombres y
compañías -cabe esperar que en
pró ximas ocasiones se den a co-
nocer los datos de los infractores,
sirva siquiera como ejemplo de lo
Primer contacto