¿Vacunas? Sí, Gracias, en Escépticos en el Pub en Santiago

 

Ningún otro avance, ni medida sanitaria o de otro tipo ha logrado salvar tantas vidas como las vacunas. Cuando una persona deja de vacunarse o lo que es peor, lo “experimenta” con sus propios hijos, lo hace basándose en suposiciones, supersticiones o argumentaciones seudocientíficas, pero sobre todo en la desinformación. La información incompleta o sesgada de algunos medios de comunicación, los desafortunados sermones de los contrarios a las vacunaciones, búsquedas indiscriminadas y consultas desde el desconocimiento al Dr. Google, desencadenan verdadero pánico frente a las vacunaciones. Yo tampoco me vacunaría si algo de lo que dicen fuese cierto. Todas estas circunstancias, han generado un clima de enorme desconfianza, con consecuencias nefastas para nuestra protección real y la de nuestros hijos. Cuando su hijo enferma o muere de una enfermedad que podría haber evitado mediante la vacuna, ni el vecino que se lo aconsejó, ni el webmaster de la página de Internet que le hizo tomar esa decisión, ni su amigo el intelectual” que le dijo que no le vacunase (pero que seguramente sí se vacuno y vacunó a los suyos), ni el ¿profesional? sanitario que había publicado sus conclusiones seudocientíficas en el suplemento dominical del periódico o que “siempre supo que esa vacuna no es necesaria”, estarán ahí para reparar el daño o la pérdida de su hijo. En el EEEP tendrás la oportunidad de resolver tus dudas sobre este tema de una forma clara pero rigurosa.
 

Más información en http://eeep-compostela.blogspot.com.es/

Adiós a Antonio Frumento

Antonio Sadi Frumento Grattarola falleció en Terrassa a los 92 años de edad el mes de agosto de 2012.

 
Este escéptico, doctor en Medicina y profesor de Biofísica y de Biofisiología, vino de Argentina a España para estar más cerca de sus hijos, con su mujer Adelina, asentándose en Terrassa (Barcelona). Había tenido relación con socios del antiguo CAIRP (Centro Argentino para la Investigación y Refutación de la Pseudociencia) y buscaba a gente de ARP (que por entonces se llamaba Alterniva Racional a las Pseudociencias).  Le faltó tiempo para ponerse en contacto y quedar con Mario Bohoslavsky en su casa de Castelldefels para tener una entrevista, un sábado de octubre de 1994, y fue cuando lo conocí . No hay que decir que, tras charlar un buen rato y explicarle la historia de ARP, intuimos la gran persona que fue, y fuimos sus avaladores cuando a principios de 1995 se hizo socio. En aquella época éramos 9 socios en Cataluña, y en España unos 70.
 
Uno de sus artículos para 'el escéptico' que recuerdo (nº 4, pág. 57 a 60) fue "Desmitificando la energía", o "¿Qué garantía nos da la ciencia?" (nº 3, pág. 30 a 32).
 
Estuvo en la Universidad, colaborando con otros profesores en la unidad de Biofísica de la Facultad de Medicina de la UAB, donde solía hablar de la labor escéptica de ARP-SAPC. Uno de sus libros, "Biofísica" (Editorial Mosby/Dotyma libros), fue temario para los alumnos universitarios.
 
Siento enormemente esta gran pérdida. A.S. Frumento fue un buen amigo y un mejor colaborador en diversas tareas de ARP-SAPC que nos unieron durante su estancia en España: no te olvidaré.
 
Juan Soler
 
En la foto, Antonio Frumento charla con Félix Ares y Mario Bunge, durante la última visita que éste realizó a Barcelona.

Páginas