Actividades escépticas

De parte de Hector: Sopita de definiciones

Mi querido amigo Hector (https://www.facebook.com/hector.anton.7), bajo solemne promesa de hacerse socio de la cosa esta (" Este último "El Escéptico" tiene que estar bien. Sagan forever. ") y ante una de esas discusiones surrealistas de FB, me ha pasado un par de etiquetas/definiciones que deberían figurar en wikipedia pero que el celo antiesceptico de algunos editores impide conservar mas alla de unos minutos. Y le he ofrecido este miniespacio para que asi conste.

SOPITA DE DEFINICIONES: MAGUFO Y MÁS.

El término Magufo causó controversia prácticamente desde su nacimiento. Fue incluido en la wikipedia a mediados de 2007 por parte de la lista de correo Escépticos, feudo de ARP-SAPC (Sociedad para el avance del pensamiento crítico) y se modificó veinticinco veces antes de su retirada. La versón original era la siguiente:

 

"Magufo es un término utilizado generalmente en listas de correos, foros de internet y otros ámbitos por personas escépticas de las pseudociencias para referirse a los promotores de éstas. Se llama magufos, por ejemplo, a los astrólogos, ufólogos, homeópatas y a los practicantes de pseudociencias en general; también se refiere de esa manera a personas que se atribuyen poderes sobrenaturales como los psíquicos y otros supuestos dotados; de manera semejante el término magufo se hace extensivo a ciertos periodistas especializados en lo esotérico y lo paranormal que fungen de tales sin cuestionar si el objeto de su especialización existe realmente más allá del mundo de las creencias.

La palabra es el resultado de una combinación de mago y ufólogo. Fue acuñada en 1997 en la lista de correo de Escépticos por Xoan M. Carreira, y pronto ganó aceptación entre la comunidad escéptica d ehabla hispana.

Es frecuente la confusión entre el magufo y el crédulo. El magufo no cree necesariamente en lo que practica o vende. Un crédulo es quien acepta de forma acrítica las afirmaciones de los magufos y a menudo es cliente de sus servicios, consumidor de sus productos o víctima de sus timos. En ese sentido un magufo puede ser también quien se aprovecha de la credulidad ajena."

Personalmente no considero que ese término fuera lo bastante hiriente para merecer la retirada de la afamada enciclopedia virtual. Algunas personas sí lo creyeron así y alegaron que la definición imponía el descrédito de ciertas materias de investigación, lo cual choca frontalmente con la definición en sí: una investigación seria ha de ser abordada de manera crítica, ya que de lo contrario distaría de ser una investigación per se y se transformaría como mínimo en una mera opinión, nunca una divulgación seria bajo el marco del método científico.

Tal controversia es en cierta manera explicable ya que la ausencia de un término certero (y en parte jocoso y ácido a modo de denuncia) dejaba a la gente que se beneficiaba de las pseudociencias en una especie de limbo indefinible y el hecho de acuñarlo hizo que los focos convergieran directamente en ellos lo que les hizo sentir incómodos e incluso en muchas ocasiones llegaron a amenazar físicamente a todo aquél que los señalara de manera directa como timadores, lo cual sigue ocurriendo hoy día de manera habitual. Por todo ello la retirada de un término en la wikipedia, aunque pueda parecer una acción banal lleva implícito un trasfondo de rabia perruna y egolatría que sigue surgiendo a menudo en las conversaciones con personas de ciertos círculos.

 

Dejando de lado la controversia del término, las heridas que haya podido causar y el resentimiento que sigue latente en la comunidad magufa considero necesario una redefinición del término ya que su retirada de la wikipedia no ha hecho que se deje de utilizar, sino todo lo contrario: sigue en boga campando a sus anchas dentro y fuera de la red y buscando desesperadamente que alguien le ponga un traje en forma de definición. Como en cualquier idioma vivo las palabras bastardas suelen evolucionar hasta que consiguen hacerse un hueco en la RAE, y aún así ello no es garantía de una definición precisa e inmutable, pero lo que no se puede permitir es que Magufo se quede sin su merecida actualización. Allá va:

 

Magufo: crédulo en una o varias pseudociencias.

 

Simple, elegante y contundente, pero que requiere un recordatorio, wikipedia mediante, de lo que es la pseudociencia:

 

Pseudociencia: ("Falsa ciencia") Es aquella afirmación, creencia o práctica que es presentada incorrectamente como científica, pero que no sigue un método científico válido, no puede ser comprobada de forma fiable o carece de estatus científico.(...)

 

Vemos que en la nueva definición he dejado fuera al timador que busca beneficio económico a quien elude el último párrafo de la definición original, al cual se le podría llamar vendedor de magufadas, aunque esa expresión ya se solaparía con vendehumos, charlatán o estafador, palabras ya existentes, asentadas en el idioma y que no necesitan de una nueva definición.

Hoy hay charla de Alfonso López Borgoñoz en Escèptics al Pub Barcelona

Al igual que cada vez es menos noticia la visita de extraterrestres a nuestro planeta, también la moda de asociar obras arquitectónicas o escultóricas creadas hace miles de años a la influencia de seres venidos del espacio ya no está tan en boga. Pese a eso, hay mitos y dudas que siguen subsistiendo en muchas personas, y vale la pena hacer un rápido repaso a los ejemplos más conocidos que hace ya medio siglo se pensaron que de alguna forma eran inspirados por seres llegados de otros mundos, como son los moáis de la isla de Pascua, las pirámides de Egipto, el
falso astronauta de Palenque y otros.

Alfonso López Borgoñoz (Valencia, 1960) es arqueólogo de formación, habiendo participado en diversas campañas
arqueológicas y publicado una veintena de artículos en publicaciones especializadas. Trabaja en el ayuntamiento de Castelldefels (Barcelona), donde en la actualidad, con otros compañeros y compañeras, trabaja en temas relacionados con el castillo de la ciudad, en Participación, en convivencia intercultural, así como con el
campus de la UPC en la ciudad.

Ha sido Presidente de la Sección Española de Amnistía Internacional desde abril de 2010 hasta abril de 2014, habiendo colaborado con la entidad con diferentes responsabilidades a lo largo de los últimos dieciocho años.
Actualmente es presidente de ARP-SAPC y está en el equipo de redacción de 'El Escéptico', donde ha publicado varios artículos relacionados con la pseudo-arqueología, sobre las llamadas terapias alternativas, contra el
creacionismo, así como sobre el derecho al progreso científico. Astrónomo aficionado también, ha dirigido la revista 'Universo. Astronomía y Astronáutica' desde 1998 a 1999, publicando diversos de divulgación relacionados con dicha ciencia y con la historia de la astronomía.

Carta al alcalde de Yecla por charla antivacunas

D. Marcos Ortuño Soto.

Alcalde de Yecla.

Yecla, 24 de marzo de 2017.

Estimado señor alcalde:

En nombre de las entidades y asociaciones que firmamos esta carta queremos expresarle nuestra gran preocupación ante el anuncio de un acto de propaganda antivacunas que se celebrará en el Edificio Bioclimático hoy, 24 de marzo.

Si la difusión de terapias pseudocientíficas siempre es rechazable, en el caso de los movimientos antivacunas lo es aún más. Gracias a las vacunas se han salvado millones de vidas en todo el mundo, y enfermedades tan terribles como la viruela o la poliomielitis han sido erradicadas o están a punto de serlo. Pero el éxito de las campañas de vacunación ha sido tan rotundo que nuestra sociedad occidental está empezando a olvidar las consecuencias de esas dolencias, y grupos e individuos sin escrúpulos aprovechan esa especie de amnesia colectiva para introducir dudas sobre la eficacia o la seguridad de las vacunas.

Y quienes pagan las consecuencias de esas dudas son los más débiles. Si unos padres, convencidos por esos movimientos antivacunas, deciden dejar de vacunar a sus hijos, son esos niños quienes quedan expuestos a la enfermedad. Y si un porcentaje pequeño pero significativo de familias deja de vacunar a sus hijos la inmunidad de grupo también se resiente, poniendo en peligro a las personas que no han podido vacunarse (bebés, enfermos inmunodeprimidos, etc.).

Páginas