Irracionalidad. El enemigo interior