background image

el esc

é

ptico

40

otoño 2016

U

n análisis político de la situación actual del fenó-

meno sectario puede ser muy provechoso de cara 

a afrontar una correcta labor de información y pre-

vención. Por tanto, de una forma muy somera, damos una 

breve pincelada del contexto español y la problemática ac-

tual en torno a este fenómeno.

Para comenzar, haremos una apreciación: el concepto 

de secta es muy ambiguo, y deberíamos hablar más bien de 

prácticas abusivas sobre la debilidad de las personas. Por lo 

tanto, grupo sectario será aquel que realice esas prácticas, 

ya  sea  un  grupo  político,  religioso,  empresarial,  etc.  Sin 

embargo, la brevedad de estas líneas nos obliga a restringir 

nuestro campo de observación, y lo hacemos en aquel más 

tradicionalmente ligado a los grupos sectarios, que ha sido 

el religioso, abordando en primer lugar la situación de la 

libertad religiosa.

El contexto de la libertad religiosa en el Estado es-

pañol

El  contexto  para  la  proliferación  de  grupos  sectarios 

al  amparo  de  la  libertad  religiosa  debemos  calificarlo  en 

el marco jurídico español de permisivo. Según la sociólo-

ga Mar Ramos, experta en la materia, es así debido a la 

«carencia de limitaciones al margen del sistema legal ya 

establecido para controlar actividades religiosas diferentes 

de las consideradas legítimamente establecidas»

1

. Es decir, 

para que haya un control o una persecución de prácticas 

sectarias abusivas —como una alienación—, tiene que ha-

ber un delito no específico de ellas: una violación, un robo, 

un asesinato, etc. Esto contrasta con otros países de nuestro 

entorno,  como  por  ejemplo,  Francia  o Alemania

2

,  donde 

sí existe intervención o prevención por parte de la autori-

dad. Nuestra permisividad se traduce en términos prácticos 

—destaca Mar Ramos en su tesis— en que estos grupos 

aprovechan el marco jurídico español de las asociaciones, 

mucho más ventajoso y menos complejo que el de su reco-

nocimiento como entidades religiosas. Así, la simple afir-

mación de estas de tener un fin social como cualquier otro 

actor del tercer sector les permite actuar sin mayores trabas, 

lo que además confunde y camufla su carácter religioso.

Esta  permisividad  específica  del  marco  legal  español 

viene  dada  por  nuestro  contexto  constitucional  actual. 

Frente a la II República, donde la libertad religiosa que-

daba supeditada al prioritario valor de la aconfesionalidad 

del  Estado,  en  la  Constitución  de  1978  se  produce  una 

inversión en la jerarquía de ambos principios. Si en la II 

República el Estado se distanciaba de la religión, en el nue-

vo marco la aconfesionalidad del Estado se supedita a la 

libertad de culto: el Estado tiene un papel colaborador con 

la realidad social que suponen las diferentes confesiones, 

especialmente la católica

3

Este cambio en la percepción se puede entender dentro 

del nuevo tiempo de consenso, que pretendía instaurar la 

transición democrática tras la dictadura. El papel de la Igle-

sia Católica en este proceso político fue muy importante. Se 

recordará fácilmente la figura del cardenal Tarancón como 

Una perspectiva política

del fenómeno sectario

Luis J. Roca Jorquera

Politólogo y colaborador de RedUne

Abriendo el debate de los grupos sectarios desde un plano público

D

ossier

background image

el esc

é

ptico

41

otoño 2016

representación de una Iglesia internamente plural, influida 

por la renovación impulsada por el papa Pablo VI

4

. Igual-

mente,  otras  confesiones  que  habían  sufrido  una  abierta 

discriminación durante la dictadura anhelaban la llegada de 

la democracia y de la libertad religiosa, como por ejemplo 

protestantes, testigos de Jehová u otros grupos religiosos 

minoritarios. En este sentido, podríamos decir que, al igual 

que se aspiraba a alcanzar un consenso democrático respe-

tado por todas las fuerzas políticas, se pretendía alcanzar el 

mismo consenso de libertad y de pluralismo en materia re-

ligiosa. Esto se plasma definitivamente en la Ley Orgánica 

de Libertad Religiosa de 1980 y con la firma de acuerdos 

con las principales religiones a principios de los años 90.

Tras ese momento histórico, solo se ha suscitado otra 

vez el debate sobre la libertad religiosa a raíz de la seculari-

zación pretendida de los sucesivos gobiernos de Rodríguez 

Zapatero, del 2004 al 2011. Esta fracasó definitivamente en 

2010, entre otras razones por la presión de la misma jerar-

quía de la Iglesia Católica.

La problemática actual

Aún más allá de ese debate necesario para adaptar la li-

bertad religiosa a los tiempos que corren, los grupos secta-

rios traen diversas cuestiones sobre las que debemos llamar 

la atención, también desde una perspectiva política.

La razón más contundente entendemos que es el riesgo 

que suponen estos grupos para la salud pública. En primer 

lugar, y de forma general, todos ellos ejercen un abuso so-

Estos grupos aprovechan el marco jurídico español de las 

asociaciones, mucho más ventajoso y menos complejo que 
el de su reconocimiento como entidades religiosas.

(foto: Gotti Soderstorm, flickr.com/photos/[email protected]/)

background image

el esc

é

ptico

42

otoño 2016

bre la debilidad emocional de las personas. Además, en el 

proceso  de  proselitización  las  vuelven  aún  más  vulnera-

bles: se las convierte en más dependientes del grupo y del 

gurú, inducen a un rechazo profundo de la realidad social 

circundante, incluyendo los vínculos familiares y sus círcu-

los de amistades. En segundo lugar, y de modo más particu-

lar, cuando estos grupos son religiosos tienden a buscar una 

justificación trascendente a través de su capacidad sanado-

ra mediante todo tipo de prácticas irracionales: imposición 

de manos y otros contactos físicos entre sanador y sanado, 

músicas y sonidos, oraciones, etc. Esa práctica sanadora, en 

tanto que fin autojustificativo de la trascendencia, no cura 

nada; es solo un argumento irracional, efecto placebo apar-

te. Por tanto, que proliferen todo tipo de autodenominadas 

clínicas terapeutas que utilizan supuestas capacidades sa-

nadoras trascendentes en el entorno de la salud es un riesgo. 

Cuando se unen los riesgos que supone la proselitización 

sectaria con prácticas sanadoras surge una vulneración cla-

ra de los derechos de la persona, que exige la intervención 

de la autoridad. El control de este fenómeno es imprescin-

dible para el ejercicio pleno del artículo 43 de la Constitu-

ción Española, que proclama el derecho a la salud, puesto 

que este no consiste solo en proveer de remedios, sino tam-

bién en proporcionar educación, promoción y prevención.

Otra dimensión del riesgo que conlleva es la del des-

prestigio de la sanidad pública. Esto es así porque las téc-

nicas de sanación son aplicadas por clínicas privadas en el 

mejor de los casos, cuando no por personas no expertas en 

el peor de ellos. Cuando una persona recibe estas prácticas 

sanatorias, puede ser inducida al rechazo de las propias de 

la medicina, con el evidente riesgo para su salud.

Por otro lado, entrar en el ámbito público, ciudadano, es 

una contradicción para estas supuestas terapias y sanacio-

nes. Como mucho, pueden aspirar al reconocimiento públi-

co de la validez de sus técnicas sanatorias, pero no aspiran 

a adentrarse mucho más allá. En el momento en que una 

de estas técnicas se publifica o se estandariza, pierde todo 

su encanto mágico. En ese momento, se convierte en algo 

inconsistente y susceptible de ser rechazado por la comu-

nidad científica.

Existen  otros  aspectos  políticos  que  entendemos  son 

muy importantes, aunque no tan tangibles desde el punto 

de vista del riesgo público y que debemos resaltar.

El primero de ellos está relacionado con los valores en 

los que se basan nuestros principios democráticos. A veces 

olvidamos que los primeros pasos de la democracia euro-

pea, tal y como la entendemos hoy, fue el resultado de más 

de un siglo de guerras de religión que acaecieron en nuestro 

continente en los siglos XVI y XVII. Los modernos esta-

dos-nación actuales, que tienen su origen en ese momento 

histórico, se emancipan del poder religioso y se legitiman 

sobre el concepto de nación, que se asocia desde finales 

del siglo XVIII al pueblo soberano. Sin duda se suscitan 

muchos problemas e insatisfacciones con nuestros estados 

actuales, pero de ninguna manera son los resultados de la 

no sujeción a una fe. Los que así defienden la vuelta a la 

espiritualidad o religiosidad, en contra de la autoridad civil 

y el moderno desarrollo de los pueblos, pretenden pescar 

en río revuelto en unos tiempos desconcertantes —a veces 

también desde el punto de vista político— para las personas 

de a pie.

En definitiva, algo específico de los grupos sectarios es 

negar la realidad objetiva y, especialmente, la realidad so-

cial, contradiciéndola, como si su verdad surgiera de algo 

trascendente, ajeno a lo terrenal: son ellos los elegidos para 

transmitir  un  mensaje  verdadero,  único.  La  aparición  de 

grupos que proclaman una legitimidad al margen del poder 

temporal investido por el acuerdo ciudadano va contra el es-

píritu de nuestros derechos y libertades y, por supuesto, de 

la democracia. El sentimiento ciudadano es esencialmente 

republicano —de res pública o lo público— y laico. Por 

lo tanto, esta legitimidad trascendente supone la asunción 

por sus seguidores de un discurso políticamente desmovi-

lizador: hace que se desvíe la atención de las causas reales 

de los problemas hacia creencias irracionales, en contra del 

sentimiento ciudadano.

 

Este sentido del deber público se 

quiebra con estos grupos sectarios: el captado le debe a su 

grupo y a su gurú, pero no a lo público, ya que ha perdido 

en esa ideología trascendente su sentido de ciudadanía.

En el conocimiento basado en la trascendencia nos en-

contramos con otra razón más, especialmente importante, 

también ligada al proceso de pérdida de poder de la fe tras 

las guerras de religión. Fruto también de aquel momento 

histórico,  se  impone,  gracias  al  racionalismo,  el  método 

científico;  método  estándar  que  puede  ser  utilizado  por 

cualquiera sin importar lugar, condición personal o social, 

La aparición de grupos que proclaman una legitimidad al 

margen del poder temporal investido por el acuerdo ciu-

dadano va contra el espíritu de nuestros derechos y liber-

tades.

background image

el esc

é

ptico

43

otoño 2016

etc., para observar e interpretar la realidad. Esto nos iguala 

a todas las personas, seamos como seamos, lo que forma 

parte esencial no solo de la democracia, sino de la manera 

en que entendemos los derechos y libertades actuales. Por 

el contrario, lo espiritual o religioso, que alimenta los va-

lores de los que hacen gala estos grupos sectarios cuando 

trascienden lo meramente sensorial y emocional tratando 

de buscar verdades en lo «desconocido», basa todo su ar-

gumentario en algo irracional. Estas verdades o creencias 

irracionales están sujetas a la fe subjetiva de cada persona 

y cada credo; que, a su vez, contiene sus propias verda-

des particulares. Sin duda, desde el racionalismo del siglo 

XVII, en el que se impone lo que conocemos como ciencia, 

ha llovido mucho; y también le han llovido muchas críticas 

a  esta última. Sin  embargo,  forman parte del proceso de 

maduración que nos ha traído a nuestra actual forma de en-

tender el mundo; también, por supuesto, a través de nuestro 

método científico, que nos acompañará a través de toda la 

historia que a la humanidad le queda. Pero eso no va a ne-

gar el valor intrínseco del método científico y de la realidad 

interpretada gracias a él, por mucho que sus resultados (el 

conocimiento  científico)  nunca  sean  del  todo  definitivos. 

De la misma manera, no va a negar este proceso lo oscu-

rantista que resultaría supeditar nuestro conocimiento y su 

desarrollo a través de la historia a la imposición de la fe. 

En resumen, vistos estos argumentos, entendemos que, 

desde una perspectiva pública, hay elementos suficientes 

para suscitar un nuevo debate en torno a los grupos secta-

rios. Así podríamos trazar el siguiente paralelismo: de la 

misma forma en que, en la actualidad, para la mayoría de 

la  sociedad  española  nos  parece  acuciante  una  discusión 

en torno al marco político en el que nos desenvolvemos, 

entendemos necesario otro igual que actualice el fenómeno 

religioso, y especialmente el de estos grupos minoritarios, 

una vez que la Transición y su contexto van quedando atrás. 

1

 Mar Ramos Lorente (2006) Nuevos Movimientos Religio-

sos en España: Contexto y análisis del proceso de afiliación 
y desvinculación de sus miembros
. Tesis Doctoral. Pág. 
180.

2

La clasificación de los diferentes tipos de países según

su grado de intervención aparece en: Pedro Castón Boyer, 
María del Mar Ramos Lorente (2009) «Modelos de implan-
tación de las sectas en la Unión Europea». Sistema: Revis-
ta de ciencias sociales
, 211, págs. 3-40

3

 Véase, Souto Paz, José Antonio (2005) La transición po-

lítica en España y la cuestión religiosa. Osservatorio delle 
libertà ed instituzione religiose.
http://www.olir.it/areetematiche/103/documents/Souto_
Transicion.pdf

4

  En referencia a los diferentes actores favorables e impul-

sores del cambio político dentro de la Iglesia Católica espa-
ñola, véase: Pablo Martín de Santa Olalla Saludes (2004)
La Iglesia durante la Transición a la democracia: Un balan-
ce historiográfico
, Actas del IV Simposio de Historia Actual. 
Logroño, 2002. Instituto de Estudios Riojanos: pp. 353-370.