background image

el esc

é

ptico

24

otoño 2016

D

ossier

T

odavía puede verse en algunos lugares el uso de la 

expresión sectas religiosas para referirse al fenóme-

no sectario; aunque cada vez menos, porque el mun-

do de las sectas y de la manipulación de las conciencias 

ha desbordado hace mucho tiempo el campo de lo estricta-

mente religioso para moverse entre distintos ámbitos de la 

realidad social y cultural: desde el ocultismo y el satanismo 

hasta  las  pseudoterapias,  pasando  por  entornos  empresa-

riales, políticos y educativos. El resto de artículos de este 

número da una idea de la complejidad de este fenómeno. 

Sin embargo, hay varias categorías de sectas que pode-

mos englobar bajo el paraguas de lo religioso. De hecho, 

algunas de las clasificaciones de sectas más extendidas y 

clásicas parten del contenido doctrinal. Dejando a un lado 

la discutida cuestión de la definición de secta, y situándo-

nos en la bibliografía principal sobre estos temas, comen-

cemos por algunas consideraciones necesarias en torno al 

panorama legal.

Libertad religiosa y grupos sectarios

Cuando hablamos de sectas, nos colocamos en un lugar 

muy delicado por el conflicto de derechos y libertades que 

puede darse. Por un lado, hay que defender la integridad, la 

dignidad y la libertad de toda persona frente a la manipu-

lación psicológica o cualquier tipo de influencia ilegítima 

o abuso de la conciencia. Aquí cabrían todos los esfuerzos 

por luchar contra el proselitismo y el adoctrinamiento sec-

tario. Por otro lado, sin embargo, está la libertad de culto 

y de conciencia, fundamentales en un Estado de derecho, 

y piedra de toque del respeto a la libre determinación del 

individuo.

Es imprescindible tener esto en cuenta a la hora de valo-

rar a los diversos grupos religiosos presentes en España, ya 

que en la mayor parte de los casos se amparan en la libertad 

religiosa garantizada por el ordenamiento jurídico (artículo 

16 de la Constitución, Ley Orgánica de Libertad Religiosa 

y otras normas) para legitimar su existencia y actuación. En 

el año 2001, en una sentencia relativa a la inscripción de la 

Iglesia de la Unificación (conocida como «secta Moon») 

en el Registro de Entidades Religiosas (RER), el Tribunal 

Constitucional dejó claro que el Estado no puede compro-

bar si los fines religiosos que afirma tener una entidad son 

auténticos, en virtud de los principios de aconfesionalidad 

y neutralidad.

Según su estatus jurídico, ¿cuántos tipos de entidades re-

ligiosas hay en nuestro país? Podríamos hablar de seis tipos 

de facto: 1) la Iglesia Católica, citada en la Constitución y 

con unos acuerdos firmados en 1979; 2) las confesiones de 

notorio arraigo con unos acuerdos firmados en 1992, a sa-

ber: evangélicos, judíos y musulmanes; 3) confesiones que 

han obtenido el notorio arraigo, a saber: budistas, mormo-

nes y testigos de Jehová; 4) confesiones que se encuentran 

inscritas en el RER del Ministerio de Justicia; 5) grupos 

legalizados como asociaciones u otro tipo de personalidad 

jurídica, porque no han querido o no han podido entrar en el 

RER; y 6) grupos sin reconocimiento alguno, por su escasa 

implantación, su falta de estabilidad, su carácter ilícito o su 

expresa voluntad de secreto.

Se  trata  de  una  clasificación  objetiva  basándose  en  la 

situación jurídica de cada grupo de carácter religioso (sin 

entrar en que lo tenga realmente o diga tenerlo, algo que 

es ciertamente discutible). El «ascenso» o «descenso» en 

¿Sectas 

«religiosas»?

 

Su situación en España

Luis Santamaría del Río

Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES)

Lo clásico se reinventa

background image

el esc

é

ptico

25

otoño 2016

el  listado  responde  a  razones  jurídicas.  En  ocasiones,  de 

forma discrecional (como el reconocimiento del «notorio 

arraigo», hasta que ha sido regulado recientemente); y en 

otras, de forma vinculante (como el mandato de inscribir 

a la Iglesia de la Unificación, ya citado, o el relativo a la 

Iglesia de la Cienciología, posterior, en el RER).

¿Sectas dentro de la Iglesia o de otras religiones?

Una  cuestión  controvertida  que  no  podemos  dejar  de 

comentar es la de si hay movimientos o realidades dentro 

de la Iglesia Católica que podamos considerar sectas. Lo 

mismo podríamos decir de las otras confesiones religiosas 

legalizadas con una implantación importante. ¿Hay o pue-

de  haber  sectas  católicas,  ortodoxas,  evangélicas,  judías, 

islámicas...?

Si se emplean estos adjetivos como tales, indicando su 

procedencia, podría aceptarse la denominación. Sin embar-

go, para evitar malentendidos, es más apropiado hablar de 

sectas de origen o de impronta de la religión que sea. Por-

que normalmente nos encontramos con realidades que se 

han desgajado de su confesión religiosa de referencia, en 

forma de cisma, herejía, expulsión, revolución, renovación, 

nuevo entendimiento, etc. Y de esta forma, las comunida-

des «grandes» no suelen reconocer como parte suya a estos 

grupos. Siempre será importante, por lo tanto, acudir a las 

instancias  jerárquicas  o  federativas  de  estas  confesiones 

para conocer si un grupo determinado es reconocido o no, 

si goza de aval o de algún tipo de control.

La pregunta sigue estando ahí, porque hay grupos acusa-

dos de «sectas» que están reconocidos por la institución, y 

forman parte de su estructura de acuerdo con la propia lega-

lidad. Y aquí el caso más claro es el de la Iglesia Católica, 

que cuenta con una estructura jerárquica marcada y con un 

ordenamiento jurídico propio. Es necesario tener en cuenta 

algo fundamental: para que hablemos de una secta, desde 

la propia sociología, tenemos que hablar de un grupo autó-

nomo. Si no es autónomo, sino que depende de instancias 

superiores externas a él, podríamos hablar de conductas o 

derivas sectarias, si las hubiera, pero no de una secta.

Un caso reciente lo hemos visto en la denominada Orden 

y mandato de San Miguel Arcángel, una agrupación católi-

ca reconocida oficialmente por la Iglesia como «asociación 

de fieles», que fue investigada por su instancia eclesiásti-

ca responsable —el Obispado de Tui-Vigo— ante algunas 

acusaciones, y esto derivó en la intervención del grupo y la 

destitución de su fundador y líder. La consecuencia es que 

este líder, junto con la mayor parte de los miembros, aban-

donaron el grupo reconocido por la Iglesia y constituyeron 

uno nuevo: La voz del Serviam, ya sin ningún tipo de con-

trol ni posibilidad de corrección. Esto, que he ejemplificado 

con un caso católico, lo he podido escuchar en casos de 

grupos procedentes de (o pertenecientes a) otras religiones.

De impronta cristiana

Utilizando la terminología que hemos defendido como 

más  adecuada,  tendríamos  que  hablar  en  España,  en  pri-

mer  lugar,  de  los  grupos  que  proceden  del  cristianismo. 

En una investigación encaminada a presentar un mapa del 

fenómeno  sectario  en  España,  hemos  contabilizado  unos 

40 movimientos en esta categoría, que en la mayor parte 

de las ocasiones no se ajustan a los principios doctrinales 

mínimos que exigen las confesiones cristianas de todo el 

(foto: Amio Cajander, flickr.com/photos/[email protected]/4203648481)

background image

el esc

é

ptico

26

otoño 2016

mundo para reconocer a un grupo como cristiano. Y como 

rasgo sociológico, podemos afirmar que hay un cierto es-

tancamiento en las cifras, que solo bajan en algunos casos y 

crecen en otros por la acción proselitista entre la población 

inmigrante.

Dentro  de  esta  categoría  podemos  encontrar,  funda-

mentalmente, casi una decena de grupos que han surgido 

de la Iglesia Católica. El más conocido es el de la Orden 

de los Carmelitas de la Santa Faz, en El Palmar de Tro-

ya. Hay grupos que tienen acentos gnósticos o teosóficos, 

constituyendo así una mezcla de catolicismo y esoterismo, 

y la mayor parte son de tendencia tradicionalista, aunque 

hay  algunas  de  tipo  liberal. A  veces  cuentan  con  institu-

ciones satélite, como congregaciones religiosas, órdenes de 

caballería, etc. A pesar de toda la parafernalia que suelen 

utilizar, cuentan por lo general con pocas sedes y escasos 

miembros.

Después vendrían las sectas de origen protestante, sobre 

todo de tipo neopentecostal, con una decena de grupos que 

cuentan con bastantes centros en todo el territorio nacional. 

La más conocida es la Iglesia Universal del Reino de Dios

que se presenta ahora con el nombre de «Familia Unida». 

Dando un paso más nos encontraríamos con los grupos de 

la familia adventista, en donde tenemos dos grandes movi-

mientos: los Adventistas del Séptimo Día y los Testigos de 

Jehová (estos últimos formarían la secta más numerosa de 

España, con 111.000 miembros).

Otra subcategoría es la de los grupos metafísicos y de 

sanación,  que  están  a  medio  camino  entre  el  cristianis-

mo y lo esotérico, como el Círculo de Amigos de Bruno 

Groening. También están los grupos restauracionistas, que 

tienen  una  clara  voluntad  de  ruptura  con  las  confesiones 

cristianas históricas (como los mormones y la Iglesia Nue-

va Apostólica). Y, por último, los grupos proféticos y me-

siánicos, una decena entre los que se encuentran la secta 

Moon o los Niños de Dios (ahora llamados «La Familia»).

De origen islámico

Se  trata  de  otra  categoría  compleja  para  el  discerni-

miento,  por  el  carácter  naturalmente  disgregado  de  los 

musulmanes.  Me  limito  a  subrayar  la  importancia  de  la 

Fe Bahá’í, que afirma contar con 4.000 seguidores en 42 

comunidades  locales.  Son  muy  activos  en  el  campo  del 

diálogo interreligioso, que realizan a su manera, ya que se 

consideran la religión de la plenitud. Asimismo, puede des-

tacarse la Misión Ahmadiya, importante, entre otras cosas, 

por haber levantado la primera mezquita construida en el 

siglo XX en nuestro país.

Junto a esto, habría que considerar a diversos grupos ra-

dicales que promueven una interpretación fundamentalista 

de la religión musulmana, moviéndose de forma discreta y 

autónoma con respecto a las grandes corrientes del islam. 

Diversos estudiosos han subrayado su carácter netamente 

sectario tanto en su conducta (captación y adoctrinamiento) 

como en sus doctrinas y su visión del mundo.

De origen oriental

El auge del orientalismo, que se ha ido implantando en 

Occidente a lo largo del siglo XX y que tiene manifesta-

ciones externas bien conocidas como la popularidad de la 

reencarnación, la simpatía hacia el Dalai Lama y el budis-

mo  tibetano,  la  difusión  del  yoga  y  de  la  meditación,  se 

corresponde también con una amplia presencia de sectas de 

origen oriental (cerca de setenta) que, si bien no agrupan a 

un gran número de personas, sí cuentan con una importante 

red de centros.

Más de la mitad de estos grupos se han originado en el 

hinduismo, y se forman por lo general en torno a un gurú, 

que propone su propio camino espiritual dentro de esta ór-

bita. La actividad principal de muchos de ellos es la prácti-

ca de algún tipo de yoga, con más de 280 centros propios o 

lugares donde se reúnen y realizan sus actividades (normal-

mente centros de la Nueva Era). Algunos cuentan con ini-

ciativas que van más allá de los ejercicios y la meditación, 

con organizaciones no gubernamentales, de educación en 

valores o restaurantes vegetarianos. Una decena de sectas 

más provienen del budismo, y funcionan de forma seme-

jante a las de impronta hindú.

Cabe destacar en esta categoría al movimiento que hay 

de origen jainista, y que es solamente uno: el originado en 

torno  a  Bhagwan  Rajneesh,  ahora  llamado  Osho. Tienen 

dieciséis centros en España, pero la difusión de sus doc-

trinas y prácticas es mucho mayor por la popularidad que 

tienen los libros y otros materiales de Osho, que se multi-

plican en las librerías de las grandes superficies comercia-

les y en otros establecimientos.

También hay grupos de origen sij y radhasoami, menos 

de una decena, y que, generalmente, se presentan de una 

forma lo menos religiosa posible, poniendo el centro de la 

atención en la meditación. Entre ellas destaca, por la diver-

sidad de nombres y de pantallas que emplea, el movimiento 

de Prem Rawat: la Fundación la paz es posible, que incluso 

tiene programas de reinserción en algunas prisiones.

Hay dos sectas importantes de origen chino: la prime-

Cada vez es más difícil delimitar bien los confines de lo 

religioso, lo espiritual, lo esotérico y lo mágico.

background image

el esc

é

ptico

27

otoño 2016

ra de ellas, Falun Gong, por la persecución a que es so-

metida por el Gobierno chino; y la segunda, la Academia 

para la energía humana universal y la espiritualidad, una 

nueva denominación para el grupo que fue protagonista de 

la crónica de sucesos en 1999 después de ser detenido su 

líder precisamente en España, y que cuenta incluso con una 

ONG. Finalmente, hay algunos grupos de origen japonés, 

formados en su mayor parte por inmigrantes de aquel país.

Grupos neopaganos

Si hablamos de sectas en el ámbito de lo religioso, ha-

bría que abordar aquí también diversas corrientes y movi-

mientos que pretenden restaurar el paganismo precristiano, 

tanto de origen europeo como de procedencia iberoameri-

cana. En ocasiones no tienen templos propios, sino que rea-

lizan sus cultos en bosques, montañas u otros lugares na-

turales en las fechas correspondientes del calendario solar 

o lunar, e incluso participan u organizan eventos que a los 

ojos de la población en general no son más que actividades 

culturales o folclóricas del pasado precristiano.

En cuanto a los movimientos de origen europeo, exis-

ten varios grupos que se consideran herederos del mundo 

celta y de los druidas, por un lado, y los grupos de brujería 

Wicca, por otro. Aunque se mueven de forma bastante se-

creta, algunos de los primeros realizan actividades con más 

trascendencia pública, como el grupo Wicca Celtíbera, que 

oficia las ceremonias del solsticio de verano organizadas 

anualmente  por  el Ayuntamiento  de  Pinto  (Madrid).  Los 

grupos  de Wicca  están  fundamentalmente  integrados  por 

mujeres.

Si nos referimos al neochamanismo iberoamericano, es 

una categoría heterogénea en la que entran catorce grupos, 

desde algunos que promueven el consumo ritual de sustan-

cias alucinógenas (sobre todo ayahuasca) y viajes iniciáti-

cos al Amazonas, hasta otros que peregrinan por diversos 

lugares  de  España  y América  para  nutrirse  de  «energía» 

y aprender la sabiduría de los ancestros, además de otras 

ceremonias  de  corte  indígena  o  chamánico,  buscando  el 

trance.

El mundo de la Nueva Era

Algunos de los grupos señalados en el apartado ante-

rior tienen una rápida difusión y una fácil aceptación en los 

ambientes de la Nueva Era (New Age), un clima espiritual 

sincretista que privilegia lo «alternativo» y lo «holístico». 

Así, cada vez es más difícil delimitar bien los confines de 

lo religioso, lo espiritual, lo esotérico y lo mágico. Esto su-

cede, por ejemplo, con los grupos de contacto espiritista, 

que han recibido nuevas revelaciones de cualquier tipo de 

entidad (ya sean espíritus, personas fallecidas, ángeles, ex-

traterrestres, maestros ascendidos, etc.).

Y  para  terminar  este  repaso,  que  ciertamente  queda 

escaso,  habría  que  señalar  la  importancia  de  los  cultos 

afroamericanos, que se caracterizan por un barniz cristia-

no —concretamente católico— aplicado sobre la religiosi-

dad yoruba de su raíz. Hablaríamos aquí de vudú, santería, 

candomblé, umbanda, macumba, quimbanda, etc. Es muy 

difícil conocer la cantidad de grupos, integrados en su ma-

yoría por inmigrantes iberoamericanos y africanos, y que 

se mueven por lo general sin buscar reconocimiento legal 

ni gran publicidad. Pero sí se puede constatar su difusión 

sobre todo a través de videntes particulares, consultas de 

babalawos y, sobre todo, tiendas esotéricas de santería.

(foto: xvire1969, flickr.com/photos/xvire/)