background image

el esc

é

ptico

28

otoño 2016

Una vulnerabilidad. Al igual que en la seguridad informáti-

ca, donde un único fallo es todo lo que necesita un cracker 

para acceder al sistema y hacerse con el control absoluto de 

la máquina atacada para convertirla en un «ordenador zom-

bi», basta con una vulnerabilidad del individuo para, con 

los «códigos» apropiados, modificar sus procesos y rutinas 

y derivar los recursos de la víctima en provecho propio.

Esta  vulnerabilidad  puede  tomar  muchísimas  formas: 

quizá el gusto por lo esotérico o la fascinación por el mundo 

del misterio; el gusto por todo aquello que suene a científi-

co (si además es «cuántico», mejor), a físico o, aún mejor, 

a metafísico; el odio hacia un sistema médico imperfecto, 

bajo cuyo ensañamiento quizá terminara falleciendo un ser 

querido; o la repulsión al invisible yugo de las «malvadas 

farmacéuticas», que llenan de «químicos», «efectos secun-

darios» y «iatrogenia» el mundo médico, en lugar de volver 

al atractivo de «lo natural» y «lo orgánico»; la repugnancia 

irracional que nos causa una leucemia infantil; lo relajante 

del sonido monótono e hipnótico de un cuenco tibetano...

Normalmente, varios de los factores anteriores (y mu-

chos más no explicitados, pero terriblemente comunes en 

todos  nosotros)  vienen  imbricados  y  dan  una  pista  sobre 

a qué nos enfrentamos: todo el mundo, en algún momento 

de su vida, puede pasar por horas bajas; y no faltarán tra-

ficantes del sufrimiento ajeno dispuestos a intentar asaltar 

ese  cerebro  desprotegido  explotando  las  debilidades  que 

encuentren.

Las sectas pseudoterapéuticas atacan, sobre todo, apro-

vechando  las  ocasiones  en  que  nuestras  defensas  se  en-

cuentran, metafórica y literalmente, más bajas, utilizando 

la enfermedad, sea propia o de un familiar, para presentar 

su supuesto remedio como gancho para atraer al incauto.

Hablar de sectas pseudoterapéuticas, igual que hablar de 

pseudoterapias, es hablar de las debilidades del «sistema 

operativo» básico de cualquier ser humano: nuestra mala 

tolerancia a la falta de control de lo que nos rodea, la con-

fianza ciega en nuestros allegados, nuestra tendencia a con-

fiar en la autoridad, en una bata, en una persona sonriente 

que aparece en el televisor —en estos tiempos, más bien en 

un vídeo de YouTube—, nuestro mal procesamiento de los 

fenómenos azarosos, los sesgos cognitivos, nuestro «¿qué 

mal puede hacer?», las ganas de que la solución que nos 

proponen para nuestros males sea real, o nuestro desconoci-

miento de la realidad médica, comenzando por no entender 

correctamente  cómo  funciona  la  evidencia  científica  o  la 

mala ciencia y terminando por desconocer el ciclo natural 

de una enfermedad, la remisión a la media y otros concep-

tos básicos para discernir entre un remedio y un placebo, e 

incluso el propio desconocimiento del efecto placebo y sus 

poderosas implicaciones. Quien escribe es de la opinión de 

que, si los ciudadanos conocieran en profundidad qué es y 

cómo funciona el efecto placebo, la mayoría de pseudotera-

pias se irían al traste en ese mismo momento.

Las pseudoterapias, sin entrar todavía en el terreno pu-

ramente sectario del asunto, son en sí el caldo de cultivo 

perfecto  para  el  surgimiento  de  sectas.  Pensemos  por  un 

momento  en  actividades  de  «élite»,  como  el  deporte,  la 

música, la instrucción militar; o en organismos religiosos 

como las monjas de clausura. En ellas se suele llevar a cabo 

en mayor o menor medida un intenso control sobre la en-

Sectas

 

pseudoterapéuticas

 

Explotando nuestro miedo al dolor

Emilio J. Molina

ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico, Círculo Escéptico, RedUNE y APETP

D

ossier

background image

el esc

é

ptico

29

otoño 2016

señanza del individuo, su estilo de vida, la gente de la que 

está  rodeado,  el  ambiente  en  el  que  pasa  la  mayor  parte 

del tiempo, etc. Tenemos todos los componentes necesarios 

para generar un grupo sectario y solo necesitarían una leve 

«mutación» del sistema para desembocar en ellos y con-

vertirlos, igual que un virus que se inocula a una célula, en 

herramientas para propósitos poco o nada relacionados con 

los que pudieran parecer desde el exterior. En el caso de las 

pseudoterapias, el caldo de cultivo se produce al ofrecer a 

su usuario una perspectiva distorsionada sobre cómo fun-

ciona la realidad física y biológica; y de nuevo, la casuística 

es enorme.

Un ejemplo de lo fácil que le resulta a una víctima poten-

cial la manipulación de la realidad puede —y suele— ser 

algo como escuchar el testimonio de una persona desahu-

ciada por la medicina: siempre añadirán «moderna» si la 

contrapartida es la «milenaria»; o la llamarán «clásica», si 

lo que se plantea es un «nuevo paradigma»; o directamen-

te dirán «alopática», aprovechando que el término es muy 

genérico y suena a algo entre alopecia y psicópata, lo que 

difícilmente puede traer nada bueno. Puede ser esa persona 

que manifiesta haberse curado de su tumor con el bálsa-

mo de Fierabrás de turno o sin tratamiento médico alguno. 

Poco importa si esa persona mentía y jamás tuvo un tumor, 

o se engañaba —y la engañaron— y murió el día después 

de difundir su afirmación, o si se engañaba y realmente se 

curó mediante la medicina, o si se engañaba —y se engaña-

ron los propios médicos— y sufrió una rara, pero no impo-

sible, remisión espontánea.

En este punto voy a hacer un inciso: se habla bastante 

del sobrediagnóstico y la sobremedicación, y normalmente 

no lo hace la gente que debería, ni en el lugar que debería, 

Si los ciudadanos conocieran en profundidad qué es y 

cómo funciona el efecto placebo, la mayoría de pseudote-
rapias se irían al traste en ese mismo momento.

En un simple grupo de reiki pueden darse derivas sectarias. (foto: flickr.com/photos/csoghoian/78815073/)

background image

el esc

é

ptico

30

otoño 2016

ni de la forma que debería. Este problema tiene una lectura 

adicional con las pseudoterapias; sobre todo en el caso del 

cáncer, ejemplo que uso a menudo por su cercanía y con-

tundencia; pero que ocurre en muchos, muchísimos otros 

problemas de salud. Imaginad una persona a la que se le 

ha diagnosticado erróneamente como problemático un nó-

dulo que, en realidad, jamás va a llegar a convertirse en un 

problema de salud, aunque ni esa persona ni sus médicos 

lo puedan saber en el momento de su detección. Imaginad 

que dicha persona, una vez recibido el diagnóstico, decide 

apartarse del tratamiento médico recomendado para probar, 

digamos, a ponerse una piedra de playa en la cabeza. Por 

ejemplo, porque alguien se lo recomienda, usando el len-

guaje de la charlatanería, bajo el reclamo de haber estado 

reverberando con las frecuencias del mar y recibiendo ener-

gía cósmica durante milenios, de forma que con su resonan-

cia cuántica pueda restablecer el equilibrio de sus biorrit-

mos. Nuestro paciente imaginario podrá afirmar con total 

seguridad que sigue vivo y sin síntoma alguno de su cáncer 

solo mediante una piedra natural, «sin quimio ni porquerías 

de esas». Y con esa gran convicción, su testimonio llegará 

a oídos de alguien a quien acaban de diagnosticar (quizá 

esta vez con más tino) un tumor. Imaginad lo que le espera.

Retomando el punto anterior al inciso: las pseudocien-

cias reforman el pensamiento para hacer creer a sus usua-

rios que las cosas son de una forma distinta a la real. Uti-

lizan correlaciones espurias, malinterpretan ensayos clíni-

cos, fomentan mala ciencia, echan mano de «amimefuncio-

nismos» (si puede ser de personajes famosos, tanto mejor) 

y ocultan el no funcionamiento de sus propuestas mediante 

el truco de «la complementariedad»: la mercadotecnia ac-

tual de la charlatanería la llama «holístico» o «integrativo», 

que en no pocas ocasiones termina volviendo a su original 

«lo alternativo».

En este pútrido charco aparecen, en ocasiones, parásitos 

que aúnan todo lo anterior y deciden que son los creadores 

(o  descubridores)  y  únicos  (o  mejores)  valedores  de  una 

nueva terapia (o milenaria terapia, recuerden) y que han lle-

gado hasta usted para traerle la verdad que «se quiere aca-

llar» de su «método de consulta humanista» (es mala idea 

llamarlo terapia, por aquello del intrusismo, pero aún hay 

charlatanes  sin  la  conveniente  asesoría  legal)  que  conse-

guirá «sanarle» —porque «curarle» puede traer problemas, 

mientras que puedes morirte «sanado» perfectamente— de 

cualquier enfermedad por grave que sea. O, aún mejor, en-

señarle cómo usted puede ser un acompañante —porque 

decir terapeuta, recuerden, es peligroso— capacitado por 

apenas unos cuantos cursos y unos miles de euros de nada, 

para que sea usted mismo quien «sane» a quien le parezca. 

Y, tal vez, se enfrente usted a la justicia cuando sea usted 

quien haya causado la muerte de un incauto que acuda a 

su  consulta,  probablemente  ilegal,  dado  que  usted  cursó 

dichos «estudios» siendo mayor de edad y decidiendo en 

libertad; y en cualquier caso, seguramente en el curso in-

cluso  explicitaron  no  prometer  curar  nada,  aunque  luego 

sugirieran una y otra vez todo lo contrario.

Ejemplos de movimientos con alto riesgo de deriva sec-

taria son los grupos de reiki, de yoga, de meditación (en su 

Las pseudociencias reforman el pensamiento para hacer 

creer a sus usuarios que las cosas son de una forma distinta 
a la real.

En un estado físico o psíquico alterado, es más fácil introducir nuevas 

doctrinas (foto: Riley Kaminer, flickr.com/photos/rwkphotography/)

background image

el esc

é

ptico

31

otoño 2016

sabor clásico o el nuevo mindfulness), de Ho’oponopono, 

de sanación con cuencos, o la creciente corriente de la pre-

ocupación por «el origen emocional de la enfermedad». En 

varios de ellos es fácil abusar de la inculcación y repetición 

de mantras, la búsqueda de sentido a frases que carecen de 

ello, la búsqueda de un estado hipnótico mediante la repe-

tición de esos mantras, del clásico «om» o de la vibración 

relajante de un cuenco tibetano, aunada a unas exigencias 

de control de respiración distorsionadas y que dejan al indi-

viduo en situaciones físicas anómalas, al igual que la medi-

tación excesiva o mal dirigida puede afectarle mentalmente 

con  «desconexiones  involuntarias»  de  la  realidad.  En  un 

estado físico anómalo, es más fácil introducir la nueva doc-

trina.

¿Qué  punto  separa  pseudoterapia  y  secta pseudotera-

péutica? La línea es terriblemente difusa, y normalmente 

consiste en hacer entrar al seguidor de la pseudoterapia en 

un círculo de «evangelización», de adquisición del mayor 

conocimiento posible de la «terapia» (en forma de libros/

vídeos/talleres/cursos), de cerrazón a las críticas, polariza-

ciones del estilo de «nosotros tenemos la verdad y ellos es-

tán durmiendo o contra nosotros»; por supuesto, separación 

de quienes aporten dichas críticas (aunque sean amigos o 

familiares) para que no «interfieran» con sus «malas ener-

gías» en los «procesos de estabilización mental»...

Dado que en el número 44 de El Escéptico se trataron en 

profundidad los casos de la Nueva Medicina Germánica, 

la Biodescodificación y la Bioneuroemoción, junto con las 

Constelaciones Familiares, la PNL y las regresiones hipnó-

ticas, solo resaltaré la confianza que la gente deposita en los 

profesionales de la salud y en la terminología científica, y 

el daño que se está causando a la sociedad en su conjunto 

cuando  dichos  profesionales  (o  supuestos  profesionales), 

con  una  impunidad  total  y  pasmosa,  ante  las  informadas 

narices de las autoridades sanitarias, ayuntamientos, cole-

gios profesionales, defensores del pueblo y otras entidades 

que jamás deberían haber permitido estos desmanes, siguen 

practicando  un  terrorismo  sanitario  a  la  vista  de  todo  el 

mundo —incluso solicitados por las entidades anteriormen-

te mencionadas y por aclamación popular—, introduciendo 

formas de pensar desnortadas, basadas en desvirtuaciones 

de premisas correctas, como la psicosomática o las propie-

dades medicinales de las plantas, para terminar inyectando 

a sus seguidores la doctrina de que las enfermedades es-

tán causadas por conflictos emocionales no resueltos y que 

nuestros familiares son «lo más tóxico que hay».

En el caso de otros grupos, como los encabezados por 

gente  como  Josep  Pàmies,  que  sin  ser  siquiera  profesio-

nal más que de la agricultura y la charlatanería, es toma-

do como una voz autorizada en el terreno de la salud, sus 

arengas van en la dirección de que el sistema médico es un 

gran engaño.

En todos los casos, nos recuerdan que la solución a cual-

quiera de nuestros problemas está al alcance de todos. Tan 

solo  hay  que  comprar  el  libro/semillas/plantas/curso  que 

ustedes pueden adquirir en el puesto instalado en el hall 

del teatro. Quien se muere hoy en día, teniendo tantas so-

luciones inocuas e infalibles a su alcance, apostillan, es por 

gilipollas.