background image

el esc

é

ptico

20

otoño 2016

D

ossier

E

s difícil acercarse al fenómeno sectario y al propio 

concepto  de  secta,  principalmente  porque  no  está 

nada claro qué significan los términos ni tampoco 

qué quiere hacer quien utiliza esa terminología. Secta no 

es  una  palabra  ni  mucho  menos  aséptica,  y  quien  la  usa 

normalmente no lo hace en sentido neutro, sino más bien 

con  intenciones  peyorativas.  De  hecho,  nadie  dice  de  sí 

mismo que pertenece a una secta o que es un sectario. Las 

aproximaciones al significado de secta son tantas que sería 

imposible en este espacio referirse a todas, y sería más bien 

objeto de un texto solo para eso. Aquí nos referiremos a 

algunas. 

Un primer acercamiento podría ser a partir de la etimo-

logía.  Caben  aquí  dos  opciones.  Una  es  derivar  secta  de 

sequi, que significa ‘seguir’, de modo que sería un término 

neutro para designar a los «seguidores» de alguna doctrina 

particular. En este sentido, serían sectas las escuelas filo-

sóficas (platónica, aristotélica, estoica…) y religiosas: en 

el  Nuevo Testamento  se  usa  así  la  palabra  para  referirse 

a los diferentes grupos  judíos

1

  e incluso a los  primitivos 

cristianos, a quienes se señala directamente como «secta»

2

 

y también como «secta de los nazarenos»

3

. Sin embargo, 

como decíamos, hoy día casi nadie utiliza secta en este sen-

tido neutro. Otra opción es buscar la raíz de secta en secare

cortar  o  separar. Así,  una  secta  sería  ‘un  grupo  separado 

de otro mayor y con respecto al cual es minoritario’ (por 

lo  menos  al  principio).  Según  esto,  el  cristianismo  sería 

una secta con respecto al judaísmo; el protestantismo, en 

relación al catolicismo; y los testigos de Jehová, en refe-

rencia al protestantismo. Y también lo sería el trotsquismo 

en relación al comunismo oficial del PCUS. Pero este sig-

nificado no se agota al señalar esa mera relación genética 

o paterno-filial entre grupos religiosos o políticos (ideoló-

gicos, en general), sino que añade un cariz peyorativo del 

grupo matriz o mayoritario hacia el separado o minoritario. 

Matiz  que  suele  indicar  su  carácter  herético,  desviado  o 

maligno mientras que, por su parte, el grupo desgajado sue-

le justificar la separación acusando al grupo mayor de haber 

perdido la pureza originaria y que, en su opinión, ellos sí 

mantienen todavía.

El término secta también suele emplearse de un modo 

más o menos amplio y poco riguroso para designar a los 

grupos religiosos o ideológicos cuyas creencias y prácticas 

resultan novedosas (o escandalosas) para el grupo social de 

referencia que sea mayoritario. En este sentido, en un con-

texto de mayoría católica, serían sectas todas las religiones 

procedentes  de  oriente:  hinduismo,  budismo,  jainismo  y 

todas sus versiones new age, y por extensión todos los gru-

pos de creyentes en pseudociencias del tipo extraterrestres 

o similares. A efectos de eliminar la connotación peyorativa 

del término secta, viene utilizándose en el ámbito acadé-

mico el más eufemístico de nuevos movimientos religiosos 

(NMR), si bien no deja de ser un término, cuanto menos, 

etnocéntrico: cualquier religión o sistema de creencias solo 

Sectas

Andrés Carmona Campo

Filósofo y socio de ARP-SAPC

Entréganos tu cerebro, lavamos tus bolsillos, lavamos tu cerebro, aquí llega el pardillo.

Entréganos tu cerebro, hasta la última gota, lavamos tu cerebro, te hemos dejado en pelotas.

¡Sectas!

(SKA-P: «Sectas», El vals del obrero. RCA, 1996).

background image

el esc

é

ptico

21

otoño 2016

puede ser nuevo en relación a otro más viejo o tradicional 

que se tome como referencia. De esta forma, el budismo 

será un NMR en Europa pese a tener siglos de antigüedad 

desde sus orígenes chinos, pero también podría decirse que 

el cristianismo fue un NMR en China cuando llegó allí de 

mano de los misioneros. 

En el caso de las religiones, estas suelen utilizar para sí 

mismas un término positivo; y para las demás, otros que 

van  de  lo  neutral  a  lo  peyorativo,  queriendo  distinguirse 

como las auténticas frente a las otras. Así, cada confesión 

cristiana habla de sí misma como Iglesia (Católica, Evan-

gélica, Ortodoxa, de los Santos de los Últimos Días…) pero 

ninguna se autocalifica de secta. Este término, el de secta, 

es el que suelen utilizar para designar a las demás confe-

siones, o por lo menos a algunas de ellas, normalmente a 

aquellas que por unas razones u otras les resultan más in-

cómodas. Incomodidad que puede deberse a algunos de los 

motivos que hemos dicho más arriba: que hay entre ellas 

una  relación  genética  de  confesión-madre  a  confesión-

desgajada, o a que la otra confesión o religión le esté qui-

tando prosélitos a un ritmo creciente. Así, como decíamos, 

los católicos hablan de los protestantes como sectas, y los 

protestantes  consideran  sectas  a  los  testigos  de  Jehová  o 

los mormones, y para todos ellos las religiones orientales 

y el llamado movimiento New Age no son sino sectas. Evi-

dentemente, esta caracterización de secta no es válida por 

parcial: implica que hay una religión o confesión que es 

la verdadera o la mejor en comparación con las demás, y 

cuya verdad es comparable a la verdad que pueda tener la 

afirmación de cualquier madre sobre que su hijo es el más 

guapo y listo del mundo. 

Desde una perspectiva más neutral, al no aceptar de en-

trada que una religión o confesión posee la verdad frente a 

las otras, habrá que buscar otra forma de entender qué es 

una secta. Y para eso no valdrá la mera cuestión cuantitati-

va de su número de miembros, porque entonces un mismo 

grupo podría ser una secta allá donde es minoría y no serlo 

donde fuera mayoría; por ejemplo, los católicos en EE. UU. 

y en el sur de Europa, respectivamente. Tampoco servirá la 

«rareza» de sus creencias, pues dicha rareza lo será en com-

paración con aquellas otras que consideremos «normales» 

o «aceptables». Y desde una perspectiva neutral, la refe-

rencia normal y aceptable solo podrá ser la que se derive 

del  conocimiento  racional  y  científico,  y  comparado  con 

ella, todas las religiones y confesiones creen «cosas raras»: 

tan raro, ilógico, irracional (y falso) es pretender que hay 

extraterrestres reptilianos entre las familias más poderosas 

de la Tierra, como afirmar que hace 2.000 años nació un 

niño-dios de una virgen en Palestina, que murió y resucitó 

al tercer día. Finalmente, tampoco es útil el origen genéti-

co, pues el grupo separado de otro mayor siempre podrá 

decir  que  el  grupo  raíz  había  perdido  la  esencia  o  había 

degenerado, y que son ellos los que la conservan intacta, 

y tanto derecho tienen, en principio, unos como otros para 

(foto: Tom Simpson, flickr.com/photos/randar/)

background image

el esc

é

ptico

22

otoño 2016

creerse con la verdad auténtica (aunque, en realidad, no la 

tenga ninguno de ellos).

Así, más que de sectas, tal vez sea mejor hablar de com-

portamientos sectarios. De esta forma, evitamos los proble-

mas que suponen calificar a una organización entera como 

secta. Dentro de las organizaciones puede haber miembros 

o grupos internos cuyo comportamiento sea sectario, aun-

que no pueda decirse lo mismo generalizando a toda la or-

ganización en su conjunto. De esta manera, podemos decir 

que dentro de la Iglesia Católica o de las protestantes u or-

todoxas, hay grupos y creyentes que son sectarios, sin que 

podamos decir que esas iglesias o confesiones sean sectas 

en sí mismas. Y podemos reservar el término secta aplica-

do a un grupo concreto cuando tal grupo está estructurado, 

organizado y actúa de un modo sectario, bien porque está 

organizado así conscientemente por el líder o líderes del 

grupo, o bien porque ha degenerado de esa forma a partir 

de unos inicios que no eran sectarios. Existen también in-

tentos de designar como sectas destructivas a estos grupos 

y distinguirlos de otros que serían sectas en un sentido neu-

tral, pero dicha distinción nos parece inadecuada por cuan-

to no se hace cargo de la posibilidad de comportamientos 

«sectario-destructivos» en grupos que como tales no serían 

sectas destructivas. 

Por  comportamientos  sectarios  entendemos  aquellos 

que tienen como finalidad anular o disminuir gravemente 

la capacidad crítica del sujeto, su autonomía y su libertad 

de pensamiento y de acción, para conseguir su dependencia 

y obediencia respecto del grupo o de su líder. Añadido a 

esto, puede suceder que también se busque la vulneración 

de otros derechos del individuo, como su integridad física 

o moral, su libertad sexual o su patrimonio, abusando del 

poder que confiere esa dependencia y obediencia logradas. 

Y los mecanismos para ello serían las técnicas de control 

y dominación de la voluntad ajena que vulgarmente cono-

cemos como «lavado de cerebro». Entre esas técnicas es-

tarían las de aislamiento del individuo (físico, intelectual, 

emocional), comunitarismo y fuerte control social por parte 

del grupo, humillación y vejaciones, violencia física en for-

ma de agresiones o abusos sexuales, etc., todo ello reforza-

do con un adoctrinamiento compulsivo, mucho más emo-

tivo que racional, de tipo maniqueo (fuertemente dualista 

y sin términos medios: buenos y malos, o nosotros o ellos; 

en palabras de Jesús de Nazaret: «El que no es conmigo, 

contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama»

4

). 

Hay que matizar que este tipo de sectarismo no es exclu-

sivo de los grupos o individuos religiosos, sino que puede 

darse también en otros contextos; por ejemplo, es el com-

portamiento típico del individuo celoso y maltratador, de 

las familias proteccionistas o de ciertas bandas callejeras. 

También puede darse en contextos asociativos y, por su-

puesto, en el ámbito político, en el caso de algunos partidos 

o militantes muy exacerbados (que son los que suelen for-

mar grupos disidentes de otros mayores cuando consideran 

que el grupo mayor se ha «degenerado» o «vendido»). 

Dadas  las  características  del  comportamiento  sectario 

que hemos descrito, es lógico que sus integrantes padez-

can algún tipo de trastorno psicológico. En el caso de los 

líderes, puede tratarse de individuos narcisistas, psicópatas 

o esquizofrénicos, con grandes dotes de seducción y ma-

nipulación  de  personas  psicológicamente  más  débiles  o 

propensas a depender de ellos. En el caso de los adeptos, 

pueden ser individuos obsesivos, emocionalmente depen-

dientes, psicológicamente vulnerables, tendentes a dejarse 

llevar por el pensamiento mágico e irracional y los líderes 

atrayentes: Pepe Rodríguez los considera adictos secta-

dependientes en su libro llamado precisamente Adicción a 

sectas (2000)

5

De lo anterior se deduce que los grupos sectarios tien-

den a una estructura organizativa de tamaño pequeño, je-

rárquica-piramidal, comunitarista y centrada en el líder y 

la doctrina, pues de esa forma se consiguen mucho mejor 

los objetivos sectarios que en estructuras más grandes, de-

mocrático-horizontales, asociativas y con libertad de pen-

samiento y de crítica. Evidentemente, detectar estos rasgos 

en un grupo hacia el que podamos sentirnos atraídos en un 

primer momento debe hacernos sospechar y extremar nues-

tro sentido crítico, por nuestro propio bien, el de quienes 

nos rodean y el de nuestro patrimonio. 

Dicho lo anterior, sectas hay en los cristianismos. Igle-

sias como la católica o la ortodoxa no pueden considerar-

se  sectas  por  su  inmenso  tamaño  y  porque,  si  lo  fueran, 

serían muy ineficientes a la hora de lograr sus objetivos, 

pues la inmensa mayoría de los «sectarios» (los católicos, 

por  ejemplo)  no  serían  nada  obedientes  ni  dependientes 

de la secta: blasfeman, tienen sexo prematrimonial, usan 

anticonceptivos, casi nunca van a misa, etc. Y eso a pesar 

de que la estructura de la Iglesia Católica es la típica de 

Es fácil que surjan tendencias sectarias entre grupos políti-

cos minoritarios que se consideren guardianes de la pureza 

doctrinal, como puede ser el caso de ciertas sectas anarquis-

tas, trotsquistas o maoístas, o de grupos neonazis

.

background image

el esc

é

ptico

23

otoño 2016

una secta en cuanto a su carácter jerárquico y piramidal, 

con  el  papa  a  la  cabeza  (dotado  incluso  de  infalibilidad) 

y los demás cargos eclesiásticos por debajo debidamente 

escalonados. Pero además de su tamaño, actualmente vive 

en un contexto en el que no puede abusar de la violencia 

como antaño con la Inquisición o, no hace tanto, durante 

la dictadura fascista de Franco. Pero sí hay sectas dentro 

de la Iglesia Católica en el sentido que hemos mencionado, 

como serían (o podrían ser consideradas) el Opus Dei, el 

Movimiento Neocatecumenal («kikos») u otros. Y, por su-

puesto, muchas órdenes religiosas, especialmente aquellas 

que  encierran  a  sus  miembros  en  monasterios,  claustros, 

etc., separados físicamente del contacto con otras personas 

que no sean de la secta, e incluso de sus propias familias. 

Las órdenes de clausura son un ejemplo perfecto de lo que 

es una secta en el sentido puro aquí indicado; por ejemplo, 

las monjas de las Hermanas de la Cruz, Devotas de María 

de los Ángeles Guerrero González, alias santa Ángela de la 

Cruz, y líder fundadora de la orden-secta. Son muchas las 

familias que acusan a la orden de haber captado a sus hijas 

con técnicas sectarias para luego recluirlas e impedirles el 

contacto con ellas. Esta secta, como las demás, insiste en 

que su reclusión es voluntaria, pero dadas las técnicas que 

utilizan, es más que dudoso que así sea. 

En cuanto a otras confesiones cristianas, cuanto más mi-

noritarias, más probable es que tiendan al sectarismo. De 

hecho, es habitual que en su origen sean la obra de líderes 

sectarios con personalidad obsesiva, con un celo exacerba-

do y una fuerte obsesión por la pureza, la perfección y la 

esencia original, que los lleva a formar grupos disidentes 

que mantengan esa pureza originaria frente a la organiza-

ción-raíz supuestamente degenerada. Además, es más que 

probable que se trate de líderes narcisistas o megalómanos, 

que se consideren elegidos y especiales (aunque presuman 

de humildad) como para haber recibido la auténtica verdad 

de parte de Dios mismo. En este sentido podemos entender 

la obra personal de líderes y fundadores de grupos religio-

sos como Martín Lutero (protestantes), Ignacio de Loyola 

(jesuitas), Charles T. Russell (testigos de Jehová), Joseph 

Smith (mormones) o Escrivá de Balaguer (Opus Dei)... ¡o 

del propio Jesús de Nazaret!, en tanto que su obra comenzó 

como una secta religiosa y política dispuesta a luchar con-

tra  Roma  para  restaurar  la  teocracia  judía,  aunque  luego 

derivara en una religión totalmente distinta como es el cris-

tianismo que ahora conocemos

6

.

De la misma forma, es también fácil que surjan tenden-

cias  sectarias  entre  grupos  políticos  minoritarios  que  se 

consideren  guardianes  de  la  pureza  doctrinal,  como  pue-

de  ser  el  caso  de  ciertas  sectas  anarquistas,  trotsquistas 

o maoístas, o de grupos neonazis, y que en su fanatismo 

sectario  (valga  la  redundancia)  pueden  llegar  a  extremos 

violentos y terroristas. 

En cualquier caso, y como medida de prevención contra 

el sectarismo, tanto organizado como individual, lo mejor 

es cultivar el pensamiento crítico, racional y científico, evi-

tar los maniqueísmos y considerar siempre distintos puntos 

de vista (no necesariamente dos, pueden ser muchos más); 

practicar  un  sano  escepticismo  cotidiano,  desconfiar  de 

quienes tengan excesiva fe y celo en sus creencias (religio-

sas, políticas o de otro tipo), darse al humor y reírse incluso 

de las propias ideas, mantener variadas relaciones sociales 

y no cerrarse comunitariamente; acudir a profesionales de 

la psicología en caso de problemas emocionales en vez de 

a gurús, santones o sacerdotes; y, sobre todo, pensar por 

sí mismo a partir de informaciones veraces y contrastadas, 

sospechando de lo que sea demasiado raro, fácil o bonito a 

primera vista (ovnis, curaciones milagrosas, poderes para-

normales, energías vitales, vírgenes que dan a luz, muertos 

que resucitan…). Su salud física y emocional, su familia y 

su dinero se lo agradecerán.

1

«secta de los saduceos» (Hechos 5, 17); «secta de los

fariseos» (Hechos 15, 5). 

2

 «Pero querríamos oír de ti lo que piensas; porque de 

esta secta nos es notorio que en todas partes se habla 

contra ella». (Hechos 28, 22)

3

Hechos 24, 5.

4

Lucas 11, 23

5

 Rodríguez, Pepe (2000). Adicción a sectas (Pautas para 

el análisis, prevención y tratamiento). Barcelona: Edi-

ciones B. http://www.pepe-rodriguez.com/Adiccion_sectas/

Adiccion_sectas_ficha.htm 

6

 Esta tesis sobre Jesús de Nazaret como líder mesiánico-

guerrillero está totalmente explicada y justificada en la obra

de Gonzalo Puente Ojea, en la que distingue a este «Jesús 

histórico» del posteriormente mitologizado «Cristo de la fe» 

a partir de Pablo de Tarso. Véase Puente Ojea, Gonzalo 

(1984)  Ideología e historia. La formación del cristianismo 
como fenómeno ideológico
, Madrid: Siglo XXI.

Como medida de prevención contra el sectarismo, tanto 

organizado como individual, lo mejor es cultivar el pensa-
miento crítico, racional y científico.