background image

el esc

é

ptico

17

otoño 2016

A finales de los años 1980 tuve una grave enfermedad: sufrí 

una flebitis de la Vena Mística. Una vena que ni siquiera 

sabía que existiera, y eso que por aquel entonces ya era mé-

dico; mejor dicho, había terminado la carrera de Medicina, 

que no es lo mismo.

La Vena Mística se localiza en el cerebro; en eso están 

de acuerdo todos los especialistas. En lo que no hay con-

senso es en la localización: unos la sitúan en el hipocampo, 

otros en el lóbulo prefrontal, allí donde el maestro Lobsang 

Rampa  situaba  el  tercer  ojo.  Incluso  hay  quien  niega  su 

existencia. Pero para quienes hemos padecido esta flebitis, 

lo incuestionable son las perversas manifestaciones de tal 

patología: un delirio, a veces febril, presidido por la sensa-

ción —tan gratificante por otra parte— de omnipotencia. 

Entre los aspirantes a médico este delirio es un tanto peli-

groso, y en el caso de profesionales consolidados, un au-

téntico desastre de graves consecuencias para los pacientes, 

dado el déficit cognitivo que sufren los médicos afectados 

por dicha enfermedad. Ese déficit es fácilmente explicable 

si tenemos en cuenta que para ellos la duda no existe, pues 

confunden sus deseos con la realidad. Esto, como se ha di-

cho, en asuntos de salud es peligroso.

Desde mi punto de vista, basado en el conocimiento y 

la  experimentación,  los  médicos  afectados  deberían  ser 

apartados ipso facto de las consultas para ser puestos en 

tratamiento; y si no se dejan, que es lo más habitual dada la 

prepotencia que de por sí ya afecta a algunos galenos, de-

berán ser recusados por la vía judicial. Tranquilos, tampoco 

habría gran menoscabo de la asistencia sanitaria, pues a pe-

sar de que el mal está bastante extendido y va adquiriendo 

características de pandemia, de momento afecta sobre todo 

a  sanitarios  (creo  que  podemos  incluir  a  las  enfermeras) 

que trabajan en consultas privadas. En la sanidad pública, 

qué duda cabe, también hay sanitarios afectados, pero en 

ellos la enfermedad no se manifiesta de manera tan aguda y 

evidente; digamos que la sufren con más discreción. Y creo 

saber el motivo: esta levedad de síntomas entre los profe-

sionales de la sanidad pública se debe principalmente a la 

ausencia de motivación; esto es fundamental para que la 

clínica no se retroalimente y acabe, con un poco de suerte, 

por extinguirse; es decir, que tiene feed-back negativo. ¿Y 

de que depende la motivación? Obvio: de la gratificación 

que obtienes de tus acciones. Y, como en la situación que 

nos ocupa la gratificación nunca viene de donde tiene que 

venir, es decir, de la satisfacción causada por la sanación 

del paciente —en este caso, del incauto que cae en tus ma-

nos—, solo puede proceder del dinero que el paciente paga 

religiosamente y con gusto, pues una característica de esta 

enfermedad es que los unos buscan a los otros y viceversa, 

en una situación de feed-back positivo difícil de modificar.

La etiopatogenia de la flebitis de la Vena Mística es mul-

tifactorial, habiendo  tantas  causas  como  personas.  Por  la 

misma razón, el tratamiento es multidisclipinar y persona-

lizado, algo que, por cierto, los afectados no se cansan de 

repetir. De entre todas las terapias posibles, es la homeopa-

tía, con su amplio surtido de remedios, la más solicitada. 

Por ello, fue mi terapéutica elegida como médico destinado 

a la ardua y poco reconocida misión de curar definitiva y 

realmente a todo el mundo sin intoxicarme yo con el mate-

rialismo científico y sin envenenar a mis pacientes con fár-

macos salvajemente despiadados con la holística integridad 

del ser humano.

Hasta el momento en que caí enfermo era un chico nor-

mal,  si  es  que  esto  existe,  que  había  superado  con  éxito 

todos  los  filtros  sociales  de  la  época,  ceremonias  de  ini-

ciación incluidas. Era un hombre estándar que de repen-

te, como suele ocurrir, enfermó. Cuando en pleno delirio 

mandé todo al carajo y me convertí a la fe homeopática, 

el primer obstáculo que encontré fue que era bien difícil 

estudiar homeopatía en España. Entonces no había la pro-

liferación de másteres y diplomaturas de hoy en día; era un 

conocimiento un tanto esotérico y críptico, solo al alcance 

de privilegiados que habían recibido la inspiración directa 

del propio Hahnemann. Para hacernos una idea de lo inac-

cesible que era tan arcano saber, un detalle: teníamos en la 

carrera una asignatura maría que era Historia de la Medici-

na, no sé si se sigue impartiendo. El caso es que, en dicha 

asignatura, no se hacía mención ni de la homeopatía ni de 

ninguna otra terapéutica alternativa, que dicen los laicos, y 

aseguro que una vez terminada la carrera desconocía hasta 

Holísticos todos

Mauri Camio
ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico

La parábola del médico exhomeópata

background image

el esc

é

ptico

18

otoño 2016

la existencia de tamaño caudal de conocimiento empírico.

Cuando enfermé, mi delirio de poseso me llevó a una 

interpretación audaz de esta ausencia de información como 

una artimaña deliberada por parte de los que manejaban el 

cotarro:  de  las  multinacionales  farmacéuticas,  el  Estado 

opresor y sus poderes fácticos, las Iglesias y sus acólitos, 

la  sociedad  entera,  envidiosa,  ignorante  y  rencorosa.  Un 

complot en toda regla del establishment para desacreditar e 

ignorar la homeopatía, la bendita panacea que, por el hecho 

de restablecer completamente y hasta la muerte la salud de 

la gente —y además por poco dinero—, acabaría con sus 

negocios y prebendas, que pasaban por mantener enferma 

a la sociedad y, por lo tanto, dependiente de sus fármacos, 

sus hospitales y sus miserias. Juro por Hipócrates que este 

fue mi sincero razonamiento, creencia intuitiva y punto de 

partida; ahora me parece increíble tamaña diarrea mental 

pero, para qué nos vamos a engañar, así fue.

Comenzaron mis pesquisas en busca del Santo Grial ho-

meopático y así, entre tinieblas pero dirigido e informado 

por revistas de la época —Integral me gustaba mucho—, 

di con una librería en Madrid donde encontré lo que busca-

ba: ¡¡El Organon!!, Torá revelada; ¡¡la Materia Médica de 

Kent!!, redivivo Necronomicón; textos de Vannier, Vithou-

lkas… Hasta los nombres de los autores me magnetizaban. 

Fui feliz en aquella librería de Ópera, sí.

Reconozco que estos libros —y otros muchos que devo-

raba— me iban resultando un tostón indigesto, pero acha-

qué a mi ignorancia la imposibilidad de descifrar y digerir 

escritos tan velados como aburridos. Ni por un momento 

sospeché que eran majadería impresa; todo lo contrario, me 

dije que no se hizo la miel para la boca del asno, y había 

que desasnarse al precio que fuera. Continué con mis inda-

gaciones, hasta que localicé la institución que colmaría mis 

ansias: la Academia Homeopática de Barcelona.

Allí dirigí mis pasos y mis súplicas hasta que, por un 

módico precio, me admitieron junto con otros 49 médicos 

tan  iluminados  como  yo;  era  el  año  1990.  Podría  contar 

muchas  anécdotas  de  aquella  experiencia;  pero  corramos 

un tupido velo, que no quiero ofender a nadie. Me diplomé 

el año 1992, tras un examen —al cual se dignaron acudir 

miembros de una fundación tan importante como el Hospi-

tal Homeopático de Londres— en el que se me pidió una 

disertación oral sobre los efectos de la Coffea cruda (café 

en grano), momento glorioso en el cual acuñé una defini-

ción que ha pasado a la Materia Médica Homeopática: Co-

ffea provoca una catarata de ideas, por lo que puede servir 

para estados anímicos caracterizados por la verborrea. So-

bresaliente.

Con la poca ilusión que me quedaba tras haber pasado 

por la Academia de Barcelona, adquirí en traspaso un her-

bolario cerca del mercado de Maravillas en Madrid. Pare-

cía una buena manera de captar clientela. Durante un año 

dilapidé  mis  bienes,  pero  me  sirvió  para  descubrir  cosas 

sumamente interesantes, que a la larga me han sido de gran 

utilidad: que la gente te minusvalora si vas de legal o co-

bras poco; que no sirvo para regentar un negocio; que la 

competencia era feroz; y lo más importante, descubrí que 

me faltaba un ingrediente primordial si quería buscarme la 

vida con la medicina privada: no dominaba el arte del pari-

pé. Estoy más dotado para la comedia o incluso para capear 

tragedias, pero la farsa no es lo mío. Recordemos la segun-

da acepción que el diccionario tiene sobre esta palabra:

Farsa: Enredo que tiene como fin engañar o aparentar.

La realidad me abofeteó en toda la cara. La inercia creó 

otro inadaptado, otro misántropo al cual no le quedaba otra 

salida que refugiarse en algún lugar aislado para lamerse 

las heridas. Y así es como recalé en Menorca, bendita sea.

Pero no estaba escarmentado. Tardé poco tiempo en re-

cuperar la autoestima y reunir valor para volver a las anda-

das, algo normal en una isla plagada de místicos exiliados 

de varios continentes. El mecanismo de feed-back positivo 

funcionó como una turbina. A los pocos meses de llegar, ya 

había tomado contacto con la mayoría de los iluminados, 

estupefactos ellos de topar con un médico que se dedicaba 

a sus mismos menesteres, una rara avis que renegaba de 

la  ciencia  y  de  sus  maléficos  argumentos  y  poderes.  Era 

otra farsa, pero más ingenua —y diluida hasta la enésima 

potencia—, en la que me movía a mis anchas. Tres lustros 

duró la broma.

A partir de cierto punto, una vez pasados los primeros 

meses de reconocimiento y aceptación por parte de la inte-

lligentsia holistica de la isla, intenté apartarme de la carco-

ma mística sin ofenderla. Evitaba participar en sus ceremo-

nias pero sin parecer herético, conversaba sin intercambiar 

experiencias místico-terapéuticas, fingía dicha y alborozo 

por  pertenecer  a  la  camada  holística… Algo  agotador,  y 

solo al alcance de los grandes cínicos. Y como yo no soy 

grande en nada, poco a poco me fueron abandonando no 

solo mis pretendidos compañeros terapeutas, sino también 

los pacientes, que con su intuición captaban las ambiguas 

señales que emitía mi córtex. Primero me abandonaron los 

veganos, los macrobióticos, los yoguis, los budistas y los 

nazarenos,  chamanes  variopintos  todos  ellos,  de  sólidas 

convicciones y largas antenas. Pero no me preocupó, por-

que era mi deseo. Luego dejaron de acudir a mi bonita con-

sulta junto al mar los enfermos mentales y los infecciosos. 

Pero  no  me  preocupó,  porque  ninguno  se  curaba.  Luego 

los hipertensos, los cardiópatas y los enfisematosos. Pero 

Coffea provoca una catarata de ideas, por lo que puede 

servir para estados anímicos caracterizados por la verbo-

rrea. Sobresaliente.

background image

el esc

é

ptico

19

otoño 2016

no me preocupó, porque ninguno se curaba. Más tarde, los 

psoriásicos y los alérgicos. Pero no me preocupó, porque 

ninguno se curaba. Y luego las embarazadas y las madres 

con sus criaturas. Pero no me preocupó —¡Dios, qué ali-

vio!, eran más papistas que el papa—, porque ninguna se 

curaba. Finalmente, me quedé a merced de los trastornados, 

premenopáusicas  y  andropáusicos  varios,  los  despistados 

y los que querían dejar el tabaco. Y así seguí por este de-

rrotero hasta que me quedé solo y contento, que era lo que 

deseaba.

Las flebitis de cualquier vena son enfermedades autoli-

mitadas que, en personas por lo demás sanas, curan solas; 

si acaso hay que ayudarlas, se aplica frío en la vena infla-

mada, se aconseja reposo relativo y se prescribe algún an-

tinflamatorio. Basta con eso, salvo en aquellas que afectan 

a venas delicadas —como es la que nos ocupa—, en cuyo 

caso, aunque la inflamación ceda espontáneamente (como 

todas las demás), suelen quedar secuelas a veces graves y, 

sobre todo, duraderas. Estas secuelas no producen limita-

ciones funcionales ni ponen la vida en peligro, pero causan 

una discapacidad mental difícil de tratar por insidiosa, en-

gañosa y autocomplaciente hasta el regodeo. Es decir, que 

el pronóstico no es halagüeño, pero se puede curar; lo juro 

por Hahnemann.

En mi caso, la flebitis sanó; bien es cierto que la conva-

lecencia duró lo suyo, pero aquí estoy. «¿Y cuál es la rece-

ta?», os preguntaréis. Pues no la hay, porque cada enfermo 

es un mundo. Así que no puedo daros de lo que no hay; o 

mejor dicho, podría daros miles de recetas, pero ninguna 

sirve. De todas formas, no era mi intención con este relato, 

que no tiene nada de cuento, reprender a incautos, aliviar 

pesares o descargar culpas. Tampoco quiero poner en sol-

fa nada ni a nadie; que cada uno se engañe o se envenene 

como pueda y quiera. Ya estoy saciado de ver y oír penas 

y, aunque todavía me conmuevan los achaques que afligen 

al ser humano, ya no aconsejo ni cobrando. No. Mi relato 

va dirigido a mis compañeros médicos y enfermeros —con 

los otros ni me trato— que se dedican a entretener males 

con mejor o peor voluntad, que lo mismo da, pues has de 

saber que por tu simple voluntad nadie sanará, colega. La 

fe ciega y todos tus holísticos saberes producen tan solo un 

triste efecto placebo que dura lo que dura: la consulta y un 

minuto más. ¿Y después? A otro perro con ese hueso.

No soy un converso; en todo caso, un reconvertido que, 

en realidad, intentando regresar del más allá, se va dejando 

la piel a tiras por el espinoso camino de la verdad.

(foto: Earl R. Shumaker, flickr.com/photos/[email protected]/)