background image
el escéptico (Verano 1999) 65
Cabecera sexista
En relación con los comentarios
de Fernando Peregrín sobre la
prensa llamada femenina y la
abundancia en ésta de super-
cherías o, como él dice, “de bou-
tiques de la nueva era”, y por si
a alguien le interesa indagar en
el tema, únicamente recomendar
el artículo de Yolanda Alba “Las
revistas femeninas y la imagen
de las mujeres”, publicado en el
número 27 de la Revista 8 de
Marzo, (Madrid, 1997). Corres-
ponde a la ponencia leída en la
Universidad Aristóteles de Te-
salónica, Capital Europea de la
Cultura de 1997, dentro del En-
cuentro Mujeres Creadoras del
Mediterráneo y el Mar Negro, pa-
trocinado por la Unesco.
Aprovecho también para feli-
citarles por la revista, no obstan-
te hacerles llegar una pequeña
crítica en relación con su nom-
bre. ¿Se imaginan lo que dirían
los lectores potenciales si saliera
al mercado una revista del cora-
zón llamada La Cotilla? Pues
imagínense ahora que algunas
lectoras pueden pensar lo mismo
de que la revista editada por
ARP, tenga el curioso nombre de
EL ESCÉPTICO. Ahórrense la
molestia de justificarlo por aque-
llo de que hay una norma gra-
matical que impone el masculino
como genérico. Las normas gra-
maticales no están en los genes,
si se las dio Dios a Moisés en el
Sinaí. Nacen, como mueren: se-
gún el uso. Piensen alternativas
más racionales y menos sexistas
que las hay
.
[email protected] sería una buena
elección. La @ no tiene fonética,
pero precisamente eso permite
adaptarla según quien la lee. Ya
sé que cierta izquierda revolucio-
naria ha hecho bandera del sím-
bolo, pero, por si la revolución les
hace temblar, les diré que tam-
bién lo he visto utilizar en do-
cumentos de instituciones tan po-
co revolucionarias como Cruz Ro-
ja o la Consejería de Servicios So-
ciales de la comunidad de Madrid.
MERCEDES QUINTANA
Madrid.
Luis Alfonso Gámez responde:
¿Tiene la cabecera de esta revista
connotaciones sexistas? Merce-
des Quintana afirma que sí. Sin
embargo, desde la dirección de la
revista, creemos desacertado ca-
lificar de sexista a EL ESCÉPTI-
CO por el hecho de que el artículo
sea el y el sustantivo termine en o
y no en a. Ninguno de nosotros
considera que el sujeto de la ca-
becera sea un hombre, sino más
bien que el escéptico de la mache-
ta se refiere a un modo de pensar,
a un punto de vista, a una mane-
ra de aproximarse a la realidad...
Cierto es que el lenguaje puede
ser, y es en muchos casos, sexis-
ta, pero, en esta revista, intenta-
mos no incurrir ni en el sexismo de
forma ni en el de fondo, que nos
parece mucho más preocupante.
Por otra parte, el masculino
genérico está ahí
por mucho que
Quintana lo desprecie
y así,
cuando hablamos de los escépti-
cos, nos referimos a hombres y
mujeres. Piénsese, si no, en las
construcciones ridículas e ilegi-
bles a las que puede dar lugar, y
de hecho da en ciertos foros, un
feminismo lingüístico exacerba-
do. Por poner un ejemplo propio,
juguemos con el titular de una de
las informaciones aparecidas en
el número 4 de EL ESCÉPTICO.
El original dice “550 divulgado-
res y científicos abogan en Gra-
nada por poner freno a la pseu-
dociencia”. ¿Deberíamos haber
titulado “550 divulgadores y di-
vulgadoras y científicos y científi-
cas abogan en Granada por po-
ner freno a la pseudociencia”?
Respecto a la arroba, no es
una vocal, no tiene sonido, como
bien apunta Quintana. Es decir,
no es castellano. Que haya aso-
ciaciones, instituciones y particu-
lares que usen este signo como
a/o no es sino un reflejo del bru-
tal analfabetismo políticamente
correcto que nos invade. Como
ha dicho respecto a esta moda la
periodista Lucía Martínez, “los
mayores enemigos de los avan-
ces sociales, de las preocupacio-
nes serias y rigurosas por hacer
una sociedad más justa e iguali-
taria, son quienes actúan irrefle-
xivamente, quienes se dejan se-
ducir y se sienten arrobados por
trucos ingeniosos que indican
modernidad. (...) Si quien insta a
medidas de justicia incurre en
defectos tan ruidosos como in-
ventarse una vocal, ¿qué pode-
mos exigir a quienes se esfuerzan
en aplicarlos?”
Suscríbase a
Skeptics Ufo Newsletter
SUN es un boletín bimestral editado por Philip J. Klass, primer experto mundial en ufología y
autor, entre otros libros, de Ufos identified, Ufos explained y Ufo abductions: a dangerous game.
EE UU y Canadá: US$15.00; Resto del mundo: US$20.00
Escriba a:
Skeptics Ufo Newsletter
404 “N” St. Southwest
Washington 20024
Estados Unidos
Envío de un ejemplar gratuito de muestra previa petición.
correo del lector
Las cartas dirigidas a esta sección deberán tener una extensión
máxima de 20 líneas. EL ESCÉPTICO se reserva el derecho
a extractar el contenido de las mismas.