El diseño inteligente ¡vaya timo!

Sección: 
ARTÍCULOS
Pagina final: 
31
pinchar aqui para descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  El diseño inteligente ¡vaya timo!
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

El diseño inteligente ¡vaya timo! Ismael Pérez Fernández Querida Lidia Sí, ya está aquí una vez más el pesado de tu tío. Es posible que te estés preguntando: ¿Qué querrá ahora? Verás, desde que tuviste capacidad suficiente para atrapar rotuladores y realizar garabatos no has parado de dibujar estrellas, soles y lunas. En más de una ocasión me has mirado y dicho con tu vocecita: "Tito, estrella", a la vez que señalabas uno de tus dibujos. Quiero hablarte aquí precisamente de eso: de estrellas, lunas y planetas. Todavía te queda mucho por aprender acerca de cómo es el mundo, pero estoy seguro de que acabarás consiguiéndolo. Al menos, tu imaginación y curiosidad parecen dar buenas pistas de que así será. Me gustaría que miraras por la ventana si el cielo está despejado, y si es así quiero que de momento dejes la lectura del libro y esperes a que se haga de noche. Cuando las primeras estrellas aparezcan,corre a por el libro para continuar la lectura. a han aparecido las primeras estrellas. Esos pequeños puntos de luz son en realidad hornos nucleares inimaginablemente grandes fabricados por la naturaleza. En ellos es donde se forman los elementos químicos de los que todo y todos estamos hechos. Si las ves tan pequeñas e insignificantes es porque están lejos, tremendamente lejos. ¿Te gustaría ver una estrella de cerca? Puedes hacerlo: el Sol es una estrella, pero para mirar el Sol necesitamos proteger nuestros ojos, y unas gafas de sol no son suficientes. Si te pica la curiosidad por ver el Sol, no tienes más que llamarme y ya me encargaré de prepararlo todo para que puedas ver sin riesgo nuestra estrella más cercana. El hecho de que las estrellas sean soles no quiere decir que todas sean exactamente iguales. Las hay más grandes y más pequeñas pero todas tienen algo en común: evolucionan, y su destino puede ser bien distinto según sea la cantidad de masa que tengan. ¿Te has preguntado alguna vez cuantas estrellas hay? En una noche despejada, desde un lugar lejos de la contaminación lumínica, a simple vista puedes llegar a ver unas 6000 estrellas, y eso es solo la punta del iceberg. Las estrellas se agrupan formando estructuras más grandes a las que llamamos galaxias: todas las estrellas que ves a simple vista pertenecen a la misma galaxia, y también el Sol pertenece a ella. A esta galaxia la llamamos Vía Láctea, y es grande, Lidia, muy muy grande. Para que te hagas una idea, un rayo de luz tarda 100000 años en atravesar la Vía el escéptico 30 Y Láctea de un extremo a otro.¿Te imaginas cuantas estrellas contiene? Porque a simple vista vemos unas 6000, pero en realidad nuestra galaxia contiene unos 200000 millones de estrellas. ¡Doscientos mil millones de estrellas! Y este es un cálculo conservador. En realidad, bien podría ser que la Vía Láctea esté formada por unos 400000 millones de estrellas, y recuerda que cada una de ellas es un Sol. Estas cifras nunca dejande admirarme. Por si esto fuera poco, sabemos también que existen muchas galaxias, con formas distintas, algunas tienen forma de espiral, como nuestra Vía Láctea, otras son simplemente irregulares y otras tienen formas elípticas. Los cálculos más conservadores nos dicen que en el universo hay al menos 176000 millones de galaxias. Cuando los nuevos telescopios, como el James Webb Telescope, estén en marcha podremos mejorar nuestras estimaciones. Todo parece indicar que el número de galaxias en el universo es muy superior al aquí indicado. Si multiplicas el número de estrellas en una galaxia con el número de galaxias que estimamos que hay en el universo, obtenemos que en el universo hay al menos 17600000000000000000000 de estrellas. Pero bien puede ser que esto no sea todo. Al conjunto de todo lo que ha existido, existe y existirá lo llamamos universo. Y el universo es más grande de lo que podemos ver. La luz es rápida, muy rápida, su velocidad es de unos 300000 kilómetros por segundo, pero aun así el universo es tan grande que la luz de zonas tremendamente alejadas de otoño 2014 nosotros no ha tenido tiempo de llegarnos: es decir, hay una parte, una enorme parte del universo que no vemos. ¿Cuántas galaxias y estrellas habrá en esas regiones lejanas a las que nuestros telescopios no pueden tener acceso? El universo es descomunal e impresionante. Y aquí estamos nosotros, perdidos en un minúsculo planeta que viaja alrededor de una estrella como otra cualquiera en una galaxia de lo más común. Sinceramente, no parece que tengamos un papel muy importante. Pero por muy insignificantes que seamos, no podemos negar que hemos hecho cosas realmente sorprendentes. Precisamente, hemos descubierto que existen las galaxias, hemos descubierto y entendido lo que son y cómo funcionan las estrellas, hemos descubierto que hay más estrellas aparte del Sol que tienen planetas a su alrededor, e incluso hemos descubierto que el universo es algo dinámico, no estático, es decir, que el universo no siempre ha estado igual sino que ha ido cambiando con el tiempo. Hasta donde sabemos ahora, podemos decir que el universo tiene unos 13800 millones de años, que se dice pronto. Pero ¿de dónde ha nacido todo esto? ¿Cómo surgió el universo? Mejor aún: ¿surgió en algún momento o el universo es eterno? Es más, ¿es nuestro universo el único que existe o hay más universos? Todas estas preguntas apuntan al final en una misma dirección: ¿por qué existimos? Para responder a preguntas como estas de una forma fiable hemos desarrollado la ciencia. Gracias a ella sabemos otoño 2014 muchísimas cosas, pero desde luego no lo sabemos todo, y ni siquiera sabemos si algún día lo llegaremos a saber. El asunto es que la ciencia nos ha ido dando lecciones de humildad, una tras otra, sin mostrar la más mínima piedad hacia nuestros egos. La ciencia nos enseñó que no somos el centro del universo y que no somos una creación divina, sino el resultado de la evolución por medio de la selección natural. Estas lecciones de humildad no han sido fáciles de aceptar por muchas personas y todavía hoy hay gente que no acepta lo que nos enseña la ciencia. Así pues, no resulta raro que actualmente existan defensores de un diseño divino del universo, es decir, personas que mantienen que el universo ha sido creado por algún diseñador inteligente al que comúnmente se llama Dios. Todo el mundo tiene derecho a creer lo que quiera, por supuesto, pero eso no implica que sus creencias sean ciertas y tampoco que los que no estamos de acuerdo con esas creencias tengamos que permanecer callados. El caso es que algunos argumentan que se han encontrado pruebas científicas de que el universo ha sido diseñado o creado por Dios, y esto ya son palabras mayores. Saber cómo es, cómo ha sido y cómo será el universo me parece una de las cuestiones más profundas que nos podemos plantear, y por lo tanto debemos buscar las respuestas a dichas preguntas de la forma más seria y rigurosa posible. ¿Realmente hay razones científicas para pensar que el universo ha sido diseñado? De esto es de lo que quiero hablarte: de lo que sabemos acerca del universo (y cuando digo sabemos me refiero a lo que nos dice el conocimiento científico sobre el universo). Y lo que sabemos es que no hay una sola prueba de que el universo haya sido creado o diseñado por alguna clase de dios. De esto es de lo que voy a tratar de convencerte: sí, has leído bien, convencerte, y para ello usaré argumentos y pruebas. En los tiempos que corren, tratar de convencer a alguien de algo no está muy bien visto. Está de moda afirmar que todas las opiniones son respetables, pero esto no es más que una tontería como la copa de un pino. Lo que hay que respetar es a las personas, no a las opiniones. Si alguien opina que "dos más dos es igual a cinco", esa opinión es una tontería, por muy opinión de alguien que sea. Decir que todas las opiniones son respetables lo único que busca es proteger las opiniones de cualquier crítica, y de seguir esa tendencia tendríamos que ir despidiéndonos de la ciencia y la filosofía como poco, y por lo tanto del tipo de sociedad en que vivimos, que no será perfecta pero, comparado con cualquier otro intento del pasado, no está tan mal. Para hablar de todo esto, viajaremos por el universo, bajaremos al mundo de las partículas, nos acercaremos al lado oscuro del universo y conoceremos las estrellas: un viaje que me parece que te va a sorprender más de lo que imaginas. Así pues, no me entretengo más. Espero que afiles tu pensamiento crítico para que examines con cuidado lo que digo; quiero que, antes de que pases al capítulo 1, pongas en guardia tu escepticismo para pedirme argumentos y pruebas cuando te parezca oportuno. Se trata de que puedas pensar por ti misma sobre todo lo que te digo, y que seas capaz de concluir si tengo razón o no. 31 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
30