II.- Diseño en la Tierra

Teísta: ¿Crees realmente descender del mono?

Ateo: No(1). Creo que las evidencias disponibles indican que los monos, humanos, elefantes, gusanos, guisantes y todas las formas conocidas de vida en la Tierra descienden de un ancestro común.

T: No puedes probarlo. Nadie estuvo allí para verlo.

A: No podemos verlo todo con nuestros propios ojos. Los datos científicos se obtienen de otras muchas maneras que la observación visual. La existencia de numerosos fragmentos idénticos de ADN en todas las formas de vida es una evidencia rotunda para la existencia de un ancestro común a todas ellas.(2)

T: ¿Y qué me dices de todos los científicos que no creen en la evolución?.

A: Todos creen en algún tipo de cambio en el desarrollo de la vida en la Tierra. Existe cierto desacuerdo en los detalles, y la teoría se ha desarrollado enormemente desde Darwin, por lo que no deberías esperar que todos los detalles permanezcan inalterados desde el tiempo de Darwin. La inmensa mayoría de biólogos mantienen que el mecanismo básico de la evolución por selección natural está confirmado con un alto grado de probabilidad(3).

T: Pero, aún así, la evolución es sólo una teoría y no un hecho.

A: Es ambas cosas: una teoría y, con una alto grado de confianza, un hecho. En ciencia, teoría no es lo mismo que especulación. Las Teorías establecidas están construidas a partir de hipótesis y deducciones a partir de dichas hipótesis bien apoyadas por evidencias empíricas. La evolución por selección natural es un hecho tan establecido como la existencia de la gravedad(4). De hecho, es observado en la naturaleza y en el laboratorio. Un bonito ejemplo reciente es el de la evolución de los elefantes africanos sin colmillos debido a que los que sí los tienen son asesinados por el marfil(5).

T: Pero sólo la microevolución es observada. La macroevolución sin embargo no se observa.

A: Define macroevolución. Yo denominaría así a la evolución de los elefantes.

T: Macroevolución es evolución de una especie a otra.

A: La evolución de las especies sí ha sido observada (6)

T: Pero ninguna forma de transición entre especies ha sido observada en el registro fósil.

A: Las formas de transición entre especies sí que han sido observadas. De hecho, toda especie es, en cierto sentido, una forma de transición (7).

T: Si yo encontrara un reloj, podría decir después de mirarlo que éste habría sido diseñado por un ser inteligente. Cuando me fijo en un órgano humano, tal como el ojo, éste muestra evidencias de diseño(8).

A: Verdaderamente el reloj fue diseñado por un ser inteligente. Los órganos humanos, sin embargo, no son como relojes. Estos muestran signos definitivos de evolución con gran cantidad de azar, como expone el biólogo Richard Dawkins en su libro El Relojero Ciego. Por ejemplo, los receptores de luz en un ojo humano ¡apuntan al lado contrario!(9). Más aún, ¿qué ingeniero medianamente competente habría puesto un sistema de eliminación de residuos tan cerca de una zona recreativa?.

T: ¿No ha calculado el famoso astrónomo y ateo Fred Hoyle una probabilidad pequeña para ensamblar una bacteria por puro azar?. Hoyle ha dicho que esto sería como si un tornado que barriera un vertedero ensamblara por azar un 747(10).

A: Efectivamente. Su estimación fue de una parte en diez elevado a 40,000. Pero las bacterias no han evolucionado sólo por azar sino por azar y selección natural. El libro de Dawkins muestra cómo la selección natural aumenta las posibilidades de que organismos funcionales evolucionen.

T: El bioquímico Michael Behe(11) ha mostrado que ciertos sistemas bioquímicos son irreduciblemente complejos y que, por tanto, no podrían haber evolucionado. Dichos sistemas dejan de funcionar si uno quita una parte, por lo que estas partes no habrían podido evolucionar de manera separada. Un ejemplo es el flagelo de una bacteria(12).

A: Los biólogos evolucionistas han mostrado el error en el razonamiento de Behe. Behe no ha considerado el hecho bien conocido de que la función biológica de cada parte pueda cambiar a medida que la evolución tiene lugar. Así, una parte puede evolucionar teniendo una función, y entonces desarrollar una nueva a medida que empieza a formar parte de otro sistema. Las críticas a los argumentos de Behe están recogidas en el libro Find Darwin’s God(13), escrito por el creyente cristiano Kenneth Miller.

T: La evolución Darwiniana es sólo una teoría científica sobre el desarrollo de la vida en la Tierra. Una teoría alternativa conocida como Diseño Inteligente es igualmente adecuada para explicar las observaciones. Más aún, dicha teoría es superior a la evolución porque muestra matemáticamente que la complejidad (información especificada) contenida en las estructuras biológicas no puede ser generada sólo por procesos materiales.

A: El teórico más destacado del Diseño Inteligente es el teólogo William Dembski. Demski está graduado en matemáticas pero sólo ha publicado un artículo en una revista de la especialidad y ni el propio Dembski u otros promotores del Diseño Inteligente han publicado su teoría en una revista científica(14). Por lo que ha aparecido en los medios populares, el Diseño Inteligente no parece una teoría competidora de la Evolución. Ésta no ofrece una alternativa a la Evolución más allá de “algún ser inteligente y poderoso lo hizo”. Los teóricos del Diseño Inteligente insisten en que ese “ser inteligente” no tiene por qué ser Dios. Pero el libro de Dembski Diseño Inteligente(14) es en su mayoría teología, sugiriendo que su motivación es promover sus creencias religiosas más bien que desarrollar una teoría científica. Por supuesto, él afirma lo contrario. Lee el libro por ti mismo y decide. En cualquier caso, Dembski comete errores técnicos elementales en teoría de la información y física. Su definición de información no es la convencional; su definición de información compleja especificada es ambigua; su “ley de conservación de la información” es probablemente incorrecta. En su último intento No Free Lunch(14) utiliza resultados científicos de forma inapropiada. Como con su colega Behe, existen numerosos críticos de su trabajo (15)

T: El hecho de que la teoría del Diseño Inteligente no está publicada en la literatura científica no significa que no sea ciencia. Los editores de las revistas científicas podrían tener prejuicios en su contra. De hecho, La teoría de Dembski puede ser clasificada como ciencia porque es susceptible de verificación empírica. Dembski ha propuesto un criterio que selecciona con éxito objetos de los que sabemos que son diseñados. Aplicando dicho criterio de selección a los organismos biológicos, muestra que éstos están diseñados.

A: Estoy dispuesto a considerar, por el bien de la argumentación, que el Diseño Inteligente sea, en algunos aspectos, ciencia. Una teoría científica, sin embargo, no es considerada como probada con éxito cuando simplemente está de acuerdo con los hechos empíricos ya conocidos, y esto es aplicable al criterio de selección de Dembski. Cuando dicho criterio nos dice que un reloj es un objeto diseñado y una roca no lo es, éste no nos está diciendo nada que ya no supiéramos. Cuando el criterio nos dice que un ratón es diseñado, no podemos decir que esto sea o no correcto en función de las otras observaciones. Así, es incorrecto decir que el criterio de selección de Dembski esté comprobado. La única manera de que esto pueda ocurrir sería si el criterio hiciera algunas predicciones que pudieran ser verificadas empíricamente. Por ejemplo, supongamos que el criterio es aplicado a una roca lunar e identificara algunas estructuras de la roca como objetos diseñados. Los Geólogos sin embargo dirían que estas estructuras habrían sido producidas por procesos naturales. Entonces si, en algún momento posterior en el que todos los análisis ya hubieran sido publicados, fuésemos visitados por extraterrestres que nos comunicaran que ellos habían diseñado tal roca, el criterio de selección de Dembski habría pasado el test.

T: Todavía me resulta difícil imaginar cómo la complejidad de la vida podría ser el resultado de procesos materiales.

A: Quizás no sea más que falta de la imaginación. Déjame hacerte una pregunta: ¿Por qué pones objeciones a la Evolución?

T: En realidad es el darwinismo lo que objeto, entendiendo como tal la noción de que toda la vida evolucionó desde sus orígenes puramente por procesos materiales, incluyendo una gran cantidad de azar. Si este fuera el caso, la humanidad no sería más que un mero accidente. Esto entra en profundo conflicto con mi fe religiosa que considera al hombre como puesto en la Tierra por deseo divino.

A: Mencionas aquí varias cosas interesantes. Muchos teístas ven la evolución como científicamente aceptable y perfectamente compatible con su fe -La iglesia Católica por ejemplo-. Lo que no significa que acepten el Darwinismo tal y como lo has definido -definición, por cierto, con la que estoy completamente de acuerdo-. Los teístas evolucionistas todavía creen en algún tipo de evolución guiada por Dios. Por ejemplo, Dios tuvo que intervenir hace un millón de años o algo así para asegurar la evolución del Homo Sapiens Sapiens de la manera que Él la quería. Esto no es Darwinismo; sino una forma de Diseño Inteligente. Tienes toda la razón al afirmar que el Darwinismo está en conflicto con la creencia en que la humanidad es especial. Algunos teólogos han argumentado que la humanidad es sólo una de las diferentes formas en las que Dios podría realizar sus deseos. Dicha afirmación no puede ser descartada, pero ésta parece difícilmente compatible con la creencia tradicional de las grandes religiones monoteistas(16).

T: Estás tratando de invocar a Dios como una “explicación científica”. Ésta no es la manera en la que yo veo a Dios. Para mí, Dios está continuamente sosteniendo el universo.

A: Sí, entiendo la teología y no estoy afirmando que tal Dios sea lógicamente imposible. Sólo estoy apuntando que si Dios actúa continuamente o deja que las cosas sigan su curso y sólo interviene ocasionalmente, tales acciones serían incompatibles con el Darwinismo. Cualquier Dios que juegue un papel importante en el universo debería producir efectos observables, y eso caería en el dominio de la ciencia(17).

© 2002 Victor J. Stenger ([email protected])
© Traducido con permiso por Pedro J. Hernández ([email protected])
Documento original: How to answer theist argument. http://spot.colorado.edu/~vstenger/how.html

Notas y material para profundizar.

1 Sin embargo, conviene que queden bien claros los términos de esa sentencia. Ver http://perso.wanadoo.es/cibernesto/webensis/mono.html

2 Ver http://evolutionibus.eresmas.net/pruebas.html y http://www.talkorigins.org/

3 Ver por ejemplo John Brockman 1995, La tercera cultura, Tusquets editores 1996, donde varios biólogos ofrecen diferentes puntos de vista en sendas entrevistas.

4 Ver http://www.talkorigins.org/faqs/evolution-fact.html

5 Ver http://news.bbc.co.uk/hi/english/world/africa/newsid_180000/180301.stm

6 Véase www.talkorigins.org/faqs/faq-speciation.html

7 Véase www.talkorigins.org/faqs/faq-transitional.html

8 El teólogo del siglo XVIII William Paley lo exponía de la siguiente manera, en un pasaje bien conocido que daba comienzo a su Teología Natural -o pruebas de existencia y atributos de la divinidad recogidas a partir de los aspectos de la naturaleza- de 1803:

Supongamos que, al cruzar un zarzal, mi pie tropieza con una piedra, y se me pregunta cómo esa piedra ha llegado hasta allí; probablemente podría contestar que, por lo que yo sabía, había estado allí desde siempre: quizás tampoco sería fácil demostrar lo absurdo de esta respuesta. Pero supongamos que hubiese encontrado un reloj en el suelo, y se me preguntase qué había sucedido para que el reloj estuviese en aquel sitio; yo no podría dar la misma respuesta que antes, de que, por lo que yo sabía, el reloj podía haber estado allí desde siempre. [Su precisión y la complejidad de su diseño nos forzaría a concluir] que el reloj debió de tener un fabricante: que debió de existir en algún momento, y en algún lugar, un artífice o artífices, que lo construyeran con una finalidad cuya respuesta encontramos en la actualidad; que concibió su construcción, y diseñó su utilización. [Nadie podría contrariar razonablemente esta conclusión, ya que] cada indicación de una idea, cada manifestación de diseño que existe en el reloj, existe en las obras de la naturaleza; con la diferencia, por parte de éstas, de ser tan excelsas o más, y en un grado que supera todo cálculo.

David Hume, en Dialogues Concerning Natural Religion publicado en 1759 (dialogos sobre la religion natural AB 4407: coleccion filosofia alianza) hizo una crítica demoledora a la lógica de la utilización del aparente diseño de la naturaleza como prueba positiva de la existencia de Dios. El libro se desarrolla como un diálogo entre Philo, el escéptico que argumenta por Hume, y Cleanthes, representante de la Teología Natural, con la aparición esporádica de un defensor de la fe; Demea. Cleanthes pone el argumento del diseño en función de las siguientes dos premisas y su conclusión:

• Premisa 1: Objetos como relojes, casas o barcos exhiben cierto tipo de orden (adaptación de los medios en función de los fines) y son construidos por un diseñador inteligente.

• Premisa 2: El universo también exhibe algún tipo de orden
Conclusión: Por tanto, el universo fue construido con un diseño inteligente.

Philo expone una serie de objeciones que podemos resumir básicamente como sigue:

* El argumento del diseño es sólo una analogía, y una analogía puede ser una guía adecuada para formular una hipótesis pero no es un criterio válido de prueba o verificación. Pero aún considerado como simple analogía, el argumento del diseño es una analogía débil puesto que no aporta similitudes contrastables entre el universo y una casa, un reloj o un barco.

* Utilizando el mismo tipo de analogía, y a falta de más datos, podríamos llegar a casi cualquier conclusión, diferente de la del teísmo clásico, sobre el origen del universo.

9 Para más detalles en la evolución del ojo, la cual ocurrió aparentemente varias veces de forma independiente véase El Relojero Ciego de Richard Dawkins (1986 Biblioteca de divulgación científica Muy, RBA editores 1993. También publicado en la ed. LABOR ISBN:84-335-5737-8). Todos los trabajos de Dawkins pueden ser consultados en http://www.world-of-dawkins.com/

10 Fred Hoyle El Universo Inteligente (Grijalbo, Barcelona 1984)

11 Behe Michael J. La caja negra de darwin. Andres Bello. ISBN:84-95407-02-7

12 Para la evolución de los flagelos de las bacterias ver minyos.its.rmit.edu.au/~e21092/flagella.htm

13 Miller, Kenneth R. 1999. Finding Darwin's God: A Scientist's Search for a Common Ground Between God and Evolution. New York: HarperCollins. Alternativamente se pueden consultar www.spacelab.net/~catalj/box/behe.htm y www.talkorigins.org/faqs/behe.html. Esto es sólo un pequeño ejemplo de la literatura sobre complejidad irreducible. Las páginas mencionadas tienen muchos más enlaces.

14 Bibliografía y artículos de William Dembski pueden hallarse en http://www3.baylor.edu/~William_Dembski/books.htm y http://www3.baylor.edu/~William_Dembski/articles.htm

15 Las siguientes páginas contienen enlaces a textos representativos de ambos lados del debate: inia.cls.org/~welsberr/ae/dembski_wa.html y www.freethought-web.org/ctrl/intelligent-design.html

16 Para un desarrollo de este argumento ver Victor J. Stenger Are Christianity and Darwinism Compatible? Skeptical Briefs Vol. 12 No. 2 June 2002. Disponible en http://spot.colorado.edu/~vstenger/Briefs/Darwinism.html. Y el capítulo The Menace of Darwinism en Has Science Found God? The Latest Results in the Search for Purpose in the Universe. Prometheus Book. Pendiente de publicación (ver http://spot.colorado.edu/~vstenger/god.html )

17 Ver, en esta misma serie de diálogos, Ciencia y Religión: ¿dominios disjuntos?