Blasfemia. Douglas Preston

Sección: 
SILLÓN ESCÉPTICO
Pagina final: 
78
descargar pdf

Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.


Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  Blasfemia. Douglas Preston
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Sillón Escéptico Coordinado por Juan Pablo Fuentes BLASFEMIA Douglas Preston Plaza y Janés 2009. Cuando en 1993 el premio Nobel de Física Leon Lederman decidió titular a su nuevo libro sobre el bosón de Higgs «La partícula divina» nunca pensó en lo que podría desencadenar. Lo último, al menos en el mundillo de lo paranormal, son las recientes elucubraciones de Iker Jimenez y compañía hablando de que el bosón de Higgs sería «el rostro de Dios». Más atrás en el tiempo tenemos todo ese alarmismo sobre como el encendido del Gran Colisionador de Hadrones (GCH en adelante) en el CERN suizo podría provocar un agujero negro que lo engulliría todo. Todavía estamos aquí. En los últimos años han aparecido varias novelas con el Gran Colisionador de Hadrones de fondo. La más conocida (por haber alcanzado la pantalla grande) quizá sea Ángeles y demonios de Dan Brown". Naturalmente, tales connotaciones místicas son campo abonado para los escritores de ficción, así que en los últimos años han aparecido varias novelas con el GCH de fondo. La más conocida (por haber alcanzado la pantalla grande) quizá sea Ángeles y demonios de Dan Brown, irónicamente diseccionada aquí: Portada original del libro (Plaza y Janes) está, que muestra con tonos realistas (quiero creer que exagerados, aunque no me sorprendería nada estar equivocado) los peligros del fundamentalismo religioso (en este caso cristiano y apocalíptico) frente a la actitud escéptica de los científicos que al poner en marcha la versión norteamericana del GHC se encuentran inesperadamente una voz que les responde «Saludos». Dar más detalles sería destripar la historia. La novela está bien construida, es casi imposible dejar de leer, y casi todos los detalles encajan como piezas de un rompecabezas bien diseñado, aunque algunas premisas y situaciones exijan quizá demasiada «suspensión de incredulidad» Aunque seguro que habrá escépticos que pondrán pegas a diversos aspectos del relato y a su conclusión, además de una entretenida lectura, pienso que esta novela puede servir como buena base de debate para discutir amigablemente sobre si la Ciencia puede o debe superar a las obsoletas religiones actuales, y qué podría ofrecer en su lugar. Nota final: Escribo estas líneas en base al original inglés. Lamentablemente, se ha hecho necesario indicar este tipo de detalles ante la pésima calidad de algunas traducciones en los últimos años. http://www.literaturas.com/v010/sec0507/libros/ cuaderno-01.htm. Yo no voy a ser tan meticuloso. Me limitaré a señalar lo gratificante que resulta encontrar una novela como Leon Lederman (Archivo) el escéptico 78 Luis R. González

 

Temas: 
Coordinador: 
FUENTES JUAN PABLO
Página inicial: 
78