Blog de El Escéptico Digital

SERAFÍN SENOSIAÍN: "EL FUTURO DE ¡VAYA TIMO! ES CONTINUAR"

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:21
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Entrevista realizada al responsable de la editorial Laetoli, con motivo del quinto aniversario de la colección "¡Vaya timo!"

Cinco años después de la salida de El creacionismo ¡vaya timo! ¿qué balance hace Laetoli de la que es, sin duda, su colección más popular en el mercado?

El balance es muy positivo. Veo los 14 títulos uno tras otro en una estantería (incluso imagino los 8 siguientes, de los cuales 5 manuscritos ya están aquí), y pienso que estamos construyendo entre todos una especie de Enciclopedia de la superchería. Desde ese punto de vista intelectual me siento satisfecho, y la incorporación de autores de largo recorrido y prestigiosos, como Mario Bunge y Gonzalo Puente Ojea, está proporcionando a la colección prestigio y la atención de nuevos lectores. Cada día que pasa, los vayatimos son más conocidos. De hecho, como dices, es la colección más popular de Laetoli, pero eso sucede ahora, no hace un año o dos. Javier Armentia y yo siempre pensamos que era una colección a largo plazo, que debía encontrar sus lectores uno a uno, por así decir. Pues bien, ya los está encontrando. De todos modos, creo que sus posibilidades son muy grandes, y en ese sentido no ha hecho más que despegar.

De sesudos tratados como los de Gonzalo Puente Ojea y Mario Bunge a distendidos relatos sobre brujas y vampiros, pasando por la incursión en temas "tabú" como la homeopatía, el psicoanálisis o el nacionalismo ¿qué ¡Vaya timo! queda por escribir?

Quedan muchos títulos por escribir y publicar, y de hecho unos cuantos están en preparación. El siguiente título es "Los productos naturales ¡vaya timo!", de J. M. Mulet. Un libro incisivo, irónico y muy documentado. Cuando lleguemos al número 50, entonces podremos mirar hacia atrás y pensar si debemos seguir adelante o parar. Mientras tanto, hay mucho por hacer.

En su momento se criticaron la denominación, el tono (de los títulos que habían salido) y hasta el color de la portada ¿qué se puede decir, un lustro después, de estas críticas?

En algún momento, alguna crítica me hizo pensar si nos habíamos equivocado en alguno de esos detalles (en definitiva, secundarios), pero ahora pienso que no. En mi opinión, la mayoría de los críticos no habían entendido cuál era el objetivo de la colección, que es fundamentalmente didáctico, y está dirigido a los más jóvenes. Otras críticas eran muy subjetivas, muy particulares. ¿Qué a alguno no le gusta el color de las portadas? ¡Qué se le va a hacer! ¿Qué a otros no les gustan las ilustraciones de Ricard Robres? ¡Pues bueno, a otros sí...!

¿Qué puedes contarnos de los últimos títulos que han salido?

Me parece muy importante el último título, "Las pseudociencias ¡vaya timo!", de Mario Bunge, porque de algún modo engloba la colección entera y proporciona también la base filosófica de toda ella. Por otro lado, Bunge es uno de los grandes filósofos en la actualidad, con un público fiel en muchos países. Además, no sólo le ha gustado mucho cómo se ha cuidado y editado su libro, sino que ha hecho comentarios elogiosos de le colección entera ("excelente colección"). De hecho, la relación con Bunge se ha hecho muy estrecha. Él me propuso reeditar y traducir libros suyos y yo le propuse dar comienzo a una 'Biblioteca Bunge', similar a la que tenemos con Darwin. Aceptó encantado, y los dos primeros títulos se publicarán antes del verano en la colección 'Las dos culturas': son las reediciones de "Materialismo y ciencia" y "Pseudociencia e ideología". Bunge ha escrito nuevos prólogos a los dos libros. Otros cinco títulos están en preparación, incluida la traducción de "Matter and Mind". Por cierto, los derechos de "Pseudociencia e ideología", así como los de "Las pseudociencias ¡vaya timo!", Bunge ha querido que sean para ARP-SAPC. Me parece todo un detalle.

Después de todo este tiempo ¿sigue sin haber respuesta desde "el otro lado"?

Hemos visto reacciones de psicoanalistas airados y también de homeópatas molestos... De vampiros y abducidos, todavía no.

¿Cuál es el futuro de la colección?

El futuro es continuar, elegir los títulos con tino, editarlos lo mejor posible, y tratar de enganchar a los medios para que hablen de ella. Como decía antes, las posibilidades son muy grandes y en ese sentido hay que ser ambiciosos. Se puede llegar a mucha más gente de la que se llega hasta el momento, por ejemplo en el mundo de la Enseñanza Secundaria (las bibliotecas, las clases de ciencias). Seguramente hay profesores de ciencias que están leyendo esta entrevista que podrían utilizar alguno de los vayatimos en sus clases. Otros ya lo hacen, y les animo a que lo hagan ellos también. El público objetivo no es sólo el de los escépticos en un pub sino cualquier persona interesada por alguno de los temas. Puestos a soñar, me encantaría, por ejemplo, que se regalara, o vendiera por un precio simbólico, con un periódico de ámbito nacional. No es imposible, pero para ello hay que tener al menos unos 25 títulos... O también que se editara en otros países, por ejemplo en Brasil.

Volver al sumario

Compartir: 

HÉCTOR GARCÍA SUÁREZ: "EN CANARIAS EXISTE UN IMPORTANTE DESPRECIO A LA CULTURA, LA CIENCIA Y EL CONOCIMIENTO"

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:11
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Entrevista al representante del colectivo "Restauración para la Casa Amarilla: primer centro primatológico del mundo"

1º. Para situarnos, ¿podrías explicar qué es exactamente la Casa Amarilla?

La Casa Amarilla es una casa tradicional canaria situada no muy lejos del Jardín Botánico, en el Puerto de la Cruz. Es famosa por haber acogido el primer centro de estudios primatológicos del mundo. Actualmente se encuentra abandonada.

2º. Hace unos meses concediste otra entrevista para El Escéptico Digital. ¿Qué novedades hay en torno al tema?

Por lo general, creo que el movimiento por la restauración de la Casa Amarilla ha ganado fuerza en los últimos meses. Esto se debe en parte a nuestra página de Facebook, que ha realizado una importante labor en este sentido a partir del legado fundamental de otras entidades como la Asociación Wolfgang Köhler o la Facultad de Psicología de la ULL. Por otra parte, la reciente publicación de un video en el que aparece la célebre Dra. Jane Goodall pidiendo la restauración de la Casa Amarilla ha puesto de relieve la importancia del recinto a nivel internacional. Además, el Tribunal Supremo se ha manifestado hace muy poco en favor de la declaración BIC de la casa frente a los recursos de la empresa Canary Property Promotions S.L., que quiere verla desaparecer. En esta situación, a los propietarios no les queda otra opción que negociar y permitir su restauración.

3º. ¿Ha variado en algo la postura de las Administraciones públicas la cercanía de las elecciones?

Lo cierto es que no, sigue existiendo el mismo desinterés. El Ayuntamiento del Puerto de la Cruz aprobó el año pasado una serie de medidas para impulsar este asunto, como dar a conocer la casa entre los portuenses, dotar de medios a la Asociación Wolfgang Köhler, etc, sin que nada de esto se haya cumplido. De hecho, parece que existe cierta resistencia a la hora de comunicar el estado de la casa al Cabildo. Las administraciones públicas simplemente han decidido anteponer los intereses de los propietarios al cumplimiento de la ley. La Ley de Patrimonio Histórico de Canarias no se está cumpliendo, mientras tanto el clima y el paso del tiempo siguen haciendo su trabajo, y la casa continúa cayéndose.

4º. ¿Por qué se valora tan poco el patrimonio histórico-científico? La clase política local se pasa la vida intentando encontrar nuevos "ganchos" turísticos y da que pensar que se pase por alto uno tan importante.

Pienso que en Canarias, en general, existe cierta tendencia a buscar el beneficio fácil y rápido, además de un importante desprecio a la cultura, la ciencia y el conocimiento. Un paraje, una especie natural o un elemento del patrimonio pueden verse seriamente amenazados en su integridad si se interponen frente a un negocio económico. Resulta una lástima, teniendo en cuenta que las Islas son excepcionalmente ricas en naturaleza, historia y patrimonio. Al final, esta pérdida de riquezas y el desarrollo irracional acaban teniendo un alto coste económico, político y social, por lo que, a la larga, resulta mucho más caro.

5º. ¿Qué haría falta para que la tendencia hacia el olvido cambiara?

Canarias cuenta con elementos vinculados a la vulcanología, la astronomía, la antropología, la biología, la historia, la cultura y el patrimonio de un potencial turístico y económico tremendos. Una oferta turística amplia que aúne divulgación, concienciación y ocio es aquí posible. Esto es además algo de lo que podríamos salir todos beneficiados. Hace falta reivindicar esto, pero no podemos esperar que esto ocurra desde las administraciones públicas, porque sería de ilusos. Hay mucha gente en las instituciones que parecen no ser capaces de entender esto. Es la gente de la calle y las instituciones académicas las que deben de tomar el testigo y hacer las cosas por sus propios medios.

6º. ¿Qué hay que hacer para apoyar la iniciativa de defensa de la Casa Amarilla?

Me gustaría que la gente se animara a conocer un poco más la historia de la Casa Amarilla; da para una novela o una película de thriller científico. De hecho, existe un libro, "A Whisper of Spionage: Wolfgang Köhler and the apes of Tenerife", de Ronald Ley, que habla sobre esto. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial la casa fue objeto de muchos rumores, como el de servir de centro de telegrafía sin hilos al servicio del ejército, o como centro de aterrizaje para un zeppelín. El Puerto de la Cruz era por entonces un centro vivo y cosmopolita, habitado principalmente por ciudadanos ingleses y alemanes en tensión; se sucedieron los bloqueos portuarios y comerciales, intrigas diplomáticas, suicidios, traiciones, etc. Y por supuesto, también estaba el centro de primates. Todo ello en el marco de las Canarias de principios del siglo XX. Es una historia apasionante, y cuando la conoces, lo último que desearías es que esa casa desapareciera.

Volver al sumario

Compartir: 

ALEJANDRO BORGO: "SE NECESITA ESTIMULAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO EN LA EDUCACIÓN". ENTREVISTA CONCEDIDA POR EL AUTOR DEL LIBRO "¡¿

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:07
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Aula Cultural "Radio Campus" de la Universidad de La Laguna

1º. ¿Cómo se afronta la idea de volver a la trinchera de la guerra anti-macanas armado con este libro?

Bueno, hace unos 30 años que estoy en la trinchera, así que no volví. Pero este libro tiene un enfoque diferente en cuanto que no es un ataque al charlatanismo, sino más bien una invitación a reflexionar y a difundir el pensamiento crítico, que no es, como algunos piensan, solamente criticar, sino promover la curiosidad, la creatividad, la capacidad de análisis y el librepensamiento. Y por supuesto, sigue la línea que alguna vez sintetizó Bertrand Russell cuando decía que debemos tener una mente abierta, pero no tanto como para que se nos caiga el cerebro.

2º. ¿A quién va dirigida la obra? ¿A quién se recomendaría su lectura? ¿Es un libro para convencidos o abre una puerta al escepticismo para otras personas?

Si fuera un libro para "convencidos", no lo hubiera escrito siquiera. Va dirigido a la gente que lidia con los hechos y experiencias de la vida cotidiana y a veces se pregunta por qué no le salen las cosas bien. Va dirigido a los docentes y educadores en general, que tienen mayor predilección por las respuestas correctas que por las preguntas correctas. También apunta a aquellas personas que están muy pendientes de lo que opinan los demás, muy pendientes de sí mismas, a aquellos que se sienten abrumados por pensamientos que no tienen que ver con la realidad. Básicamente es un libro que examina las creencias y sus primos: prejuicios, convicciones, juicios de valor, fe y opiniones. Y, quizá lo más importante, invita a pensar y a promover el librepensamiento. Y también pretende establecer una suerte de línea divisoria entre creencia y conocimiento.

3º. Después de tanto tiempo en el ámbito del pensamiento crítico ¿estamos más cerca de alcanzar la meta o esto es un caso perdido?

No creo que sea un caso perdido, aunque debo reconocer que hay un largo camino por recorrer. No me atrevo a hablar de una "meta". Sería demasiado pretencioso de mi parte. Pero, por lo menos es un intento de definir conceptos, mostrar cómo podemos tomar decisiones equivocadas basándonos en sistemas de creencias equivocados. Erradicar una creencia equivocada es una de las cosas más difíciles, sobre todo cuando esa creencia nos reconforta y nos impide ver otras alternativas. También, si lo pensamos de otro modo, podríamos decir que conociendo la realidad, aceptándola y entrenándonos un poco, tenemos mayor probabilidad de tomar decisiones acertadas.

4º. ¿No resulta cansino para el divulgador tener que volver constantemente sobre cuestiones que ya deberían estar superadas? ¿Por qué existe tanta predisposición hacia la creencia por parte de la sociedad?

Si las cuestiones que "deberían estar superadas" no lo están, entonces el divulgador tiene trabajo que hacer. La predisposición hacia las creencias sin base en la realidad está dada por montones de motivos: nos gusta escuchar lo que queremos escuchar, hacemos prevalecer la simpatía que le tenemos a alguien por sobre lo que ese alguien dice, estamos ametrallados por eslóganes promovidos hasta el hartazgo por políticos, economistas, sacerdotes y medios de comunicación. El pensamiento mágico abunda y el sentido común no alcanza. El pensamiento crítico puede ayudarnos a salir del pantano. Es una herramienta poderosa. Y una aclaración: no es la sociedad la que cree, los que creen son los individuos.

5º. ¿Hacia dónde cree que debe encaminar sus pasos la divulgación del pensamiento crítico?

Se necesita estimular el pensamiento crítico en la educación, sobre todo en la educación formal, que sigue siendo conservadora, enciclopédica y autoritaria. Se sigue recurriendo al principio de autoridad, a la tradición, a los ataques ad hóminem, y a otras falacias que vamos aprendiendo a lo largo de la vida, desde que somos niños. La lista es larga, pero podríamos empezar por decir que lo que suena fácil, muy fácil y no requiere esfuerzo alguno, no sirve para nada, excepto para perpetuar la ignorancia o hacernos daño, como las promesas de curanderos, videntes, "médicos alternativos" y políticos demagógicos (perdón por el oxímoron). Por eso hay que estimular la curiosidad y el librepensamiento, enemigos del conformismo y la pasividad estériles.

Volver al sumario

Compartir: 

LA PROTESTA EN LA CAPILLA DE LA COMPLUTENSE NO FUE VANDALISMO

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 17:28
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Pedro López López (Artículo publicado como carta para el Diario Público y reseñado aquí por cortesía del autor). El pasado 17 de marzo su diario me publicó una carta en la que me refería a unos actos de vandalismo en una capilla de la Universidad Complutense, lo que fue aprovechado por autoridades de la Comunidad de Madrid para arremeter una vez más contra el rector, que era lo que yo quería destacar. Pasados unos días en los que hemos contemplado un inaudito linchamiento mediático de estos estudiantes, después de tener más información sobre lo sucedido y tras asistir en la Biblioteca Histórica de esta universidad a un acto en defensa de los estudiantes detenidos y criminalizados por estos actos, quiero rectificar públicamente mi calificación, ya que considero que lo que protagonizaron estos estudiantes fue una legítima protesta contra los privilegios que mantiene la Iglesia católica en nuestro Estado y en nuestra universidad pública. En los últimos tiempos, habida cuenta de que las voces disidentes no tienen medios para llegar a la opinión pública, se ha extendido este tipo de protestas bajo el nombre de performances; es una manera de que los medios de comunicación hagan algún caso y se visibilice la causa que se quiere defender. La performance de estos estudiantes podrá gustar más o menos, pero no desborda los cauces de la libertad de expresión que una democracia debe proteger y que los ultracatólicos quieren cercenar. En ella no agredieron a nadie, pero cuatro de ellos fueron detenidos tan rápidamente como si fueran terroristas. Posteriormente, han recibido amenazas y agresiones por parte de elementos de ultraderecha y la Policía en este caso no ha movido un dedo, ¿en qué democracia estamos? En todo caso, vayan con esta carta mis disculpas y mi reconocimiento a estos estudiantes. Pedro López López. Profesor de la Universidad Complutense

Volver al sumario

Compartir: 

EDITORIAL

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 00:53
Edición 2011 - Número 250

Este número llega después de una ausencia de algunos meses, derivada de la necesidad de preparar con calma un número tan especial como éste, que marca la bicentésimo quincuagésima entrega del boletín que arrancó hace poco más de once años. En estos meses, mientras los ecos de Fukushima han ido borrándose de las primeras planas pero no los efectos de la radiación emitida, hemos asistido al movimiento 15-M y a la visita de Benedicto XVI a la capital de España, en el marco de una Jornada Mundial de la Juventud que ha encontrado una contestación que, si bien comparativamente ha sido reducida, marca el inequívoco signo de que algo está cambiando en una sociedad española donde la religión más profesada, el catolicismo, parece embarcada en una evolución de lento declive. Una manifestación laica o atea era inconcebible hace treinta años, durante la primera visita de Juan Pablo II al país hispánico. Responsables eclesiásticos católicos señalan la existencia de un ataque del laicismo hacia la religión, mientras en otros ámbitos se pide la reforma constitucional que elimine la mención expresa al catolicismo y el paso de Estado aconfesional a Estado laico. El debate está muy lejos de concluir.

Volver al sumario

Compartir: 

Páginas