Blog de El Escéptico Digital

EDUARD RODRÍGUEZ FARRÉ: "FUKUSHIMA PUEDE CONTAMINAR NUESTRA ALIMENTACIÓN"

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:35

Cristina Mont

(Entrevista publicada originalmente en el diario La Vanguardia)

El radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Eduard Rodríguez Farré asegura que de momento en España no debemos preocuparnos por la radiación que llega desde el aire. El problema, según Rodríguez Farré, lo tendremos con el pescado por la radiación que se está expandiendo por el mar, las migraciones de los peces y la movilidad de los pesqueros españoles. Conozcamos más de cerca los peligros reales que Fukushima implicará para el otro lado del planeta.

¿Cómo nos puede afectar aquí el desastre de Fukushima?
Aquí lo que llega de la atmósfera es muy poco. Lo que no sabemos es cómo evolucionará porque sigue emitiendo radioactividad y son cuatro reactores. Desde el punto de vista cuantitativo puede ser más importante que Chernóbil. Aún así, hoy por hoy aquí no debemos preocuparnos por el aire. El problema está en toda la cantidad enorme de radioactividad que se está vertiendo en el mar, aquí hay isótopos de todo tipo, cesio 137, estroncio 90, plutonio y muchos otros que a nosotros nos pueden llegar a través de la cadena alimenticia.

¿Por qué habla de los distintos isótopos que contiene la radioactividad?
Los tecnólogos cuando hablan de radioactividad y exposición hablan de los milisieverts, pero la cuestión que científicamente es importante desde el punto de vista de la salud es la naturaleza de cada radioelemento, qué pasa con ellos y el tipo de emisión que hay. En la fisión del uranio hay muchos, se forman docenas de sustancias radioactivas, pero las que más nos importan son las que tienen afinidad biológica que son, fundamentalmente, el yodo 131, el cesio 137, el estroncio 90 y el plutonio. Todos son isótopos que no existen en la naturaleza, están creados a partir de la fisión del uranio 135. Entre estos tenemos que los isótopos que se comportan de forma similar a otros elementos necesarios biológicamente son los más peligrosos.

¿Por qué son peligrosos para la salud?
Porque sustituyen a los elementos reales que necesita el cuerpo. Por ejemplo, el cesio 137 es muy similar al potasio, que es un elemento esencial en nuestro organismo. Tenemos potasio en casi todos los músculos, las neuronas, en todos lados, y esto está irradiando desde el interior de las células. Esta es la gran disputa con los tecnólogos, la irradiación probabilística. Si se te pone un átomo o una cantidad de esta sustancia dentro de una célula, la radioactividad desde fuera no la verás porque es radiación beta, muy poco penetrante. Tú comes el alimento y la sustancia se te queda en el cuerpo e irradia la célula desde dentro. Esta energía ioniza los elementos de la célula, sobre todo el agua, que se convierte en agua oxigenada y todos hemos visto las burbujitas que hace cuando la ponemos en una herida. Ioniza también muchas otras moléculas haciendo radicales libres y esto junto con la radiación si el electrón te toca el ADN en un punto determinado dependerá del azar el efecto que tendrá.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias?
Si el punto del ADN es un punto secundario no pasa nada, pero si te toca un punto muy crítico te puede matar la célula. Tampoco pasa nada si una se muere. Pero como te toque un gen que regula tumores o que es supresor de tumores o que está actuando sobre la inmunidad o sobre el desarrollo en el caso de un feto o un niño, puede tener una serie de manifestaciones determinadas o acabar con tumores. Además no se puede detectar. Las imágenes que vemos de Japón en que detectan la radiación de la gente con contadores es sólo para lo que se queda en la piel, lo que ya está en las células no se puede detectar así. Sólo se pueden detectar por las cantidades que se eliminan vía la orina o intestinal. No es sólo pasar el aparato.

¿Cómo nos llega aquí esta contaminación por alimentos?
Yo creía que las exportaciones alimenticias de Japón eran pocas, pero resulta que exportan 3.000 millones de euros en comida al año. Pero el problema no es lo que exporta Japón, sino que lo que se está vertiendo en el mar se incorpora en las llamadas cadenas tróficas largas. En tierra son cadenas tróficas cortas y se quedan en el mismo territorio, como el cesio en el agua de Tokio, si no tenemos en cuenta las exportaciones. Las cadenas largas marinas empiezan en el agua, las moléculas contaminadas del agua pasan al plancton, del plancton pueden pasar a los invertebrados, de los invertebrados pueden pasar a los vertebrados, de los vertebrados a los vertebrados carnívoros. Además las cantidades se magnifican porque estos seres las van acumulando y lo concentran. Los peces grandes como el atún o el pez espada concentran cantidades muy grandes de estos contaminantes. Encima muchos de ellos son migratorios y no sabes nunca dónde han estado.

autores: 

FUKUSHIMA ALCANZA EL MÁXIMO NIVEL EN LA ESCALA INES

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:33
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


María Sevillano (Noticia publicada originalmente en el Diario Público) Tras 30 días de trabajo y tensión, la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha decidido elevar a 7 la gravedad del accidente nuclear de la central de Fukushima, alcanzando el máximo valor en la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES) del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA). Ahora, el incidente nuclear provocado por el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo tiene la misma categoría que el accidente de Chernóbil (Ucrania), de 1986, reservado para accidentes graves con liberación al exterior de materiales radiactivos con amplios efectos en la salud y el medio ambiente que requieren de la aplicación de medidas paliativas prolongadas. Durante este tiempo, según ha explicado la Agencia, los reactores dañados por el tsunami han liberado grandes cantidades de sustancias radiactivas al aire hasta corresponderse con el nivel 7 de la escala INES, que se utiliza para "comunicar al público de manera rápida y coherente la importancia desde el punto de vista de la seguridad de sucesos asociados a las fuentes de radiación", según ha explicado el Organismo Internacional de Energía Atómica. Las consecuencias de los sucesos nucleares y radiológicos son medidas según el impacto que tienen en tres áreas: sobre las personas y el medio ambiente, barreras y controles radiológicos (impacto en instalaciones) y defensa en profundidad (no afecta al primer área sino a lo que ocurre si el conjunto de medidas diseñadas para prevenir accidentes falla). Los índices de gravedad se gradúan del 0 al 7, siendo el valor más bajo para incidentes que no son significativos para la seguridad y 7 el más alto, para accidentes graves. Incialmente, el escape nuclear de Fukushima fue catalogado como de nivel 4, aplicable a accidentes con consecuencias de alcance local por una liberación menor de materiales radiactivos. Según explica el INES, conlleva al menos una muerte por radiación, se produce una fusión de combustible o se liberan cantidades considerables de radiación dentro de la instalación, pero no suelen ser necesarias las contramedidas, salvo los controles locales de alimentos. Japón ya había vivido un accidente a este nivel en 1999, en Tokaimura, al igual que Francia en 1980 en Sant Laurent des Eaux. Siete dias después el escape avanzó en la escala y alcanzó el nivel 5, correspondiente a accidente con consecuencias de mayor alcance, cuando se produce una liberación limitada de materiales radiactivos al exterior o se registran varias muertes por radiación, y también si el reactor sufre daños graves (como fue el caso de Fukushima) o si produce una liberación de grandes cantidades de materiales radiactivos dentro de la instalación. Este caso sí suele requerir la aplicación de contramedidas. También se habían producido dos sucesos de grado 5: los accidentes de las centrales de Windscale-Sellafield en Liverpool (Reino Unido), en 1957, y Three Mile Island, en Harrisburg, Pensilvania (EEUU), en 1979. Y este martes, la gravedad del incidente de Fukushima ha alcanzado el máximo nivel (7), el de mayor gravedad, después de que se haya producido la liberación al exterior de materiales radiactivos con nocivas repercusiones para el entorno. Como ya ha empezado a ocurrir, será necesaria la aplicación de medidas paliativas prolongadas durante un tiempo indefinido. Fukushima, sólo al 10% de Chernóbil Hasta el momento, Chernóbil era el único incidente de la historia registrado en el nivel 7, el accidente más grave conocido que había marcado el techo de la escala, que podría elevar, al igual que sucede en la escala de magnitud de los terremotos, el número de niveles si un incidente mayor requiriera otra calificación. Por el momento, el puesto ahora lo comparte con Fukushima. Sin embargo, la Agencia ha querido separar ambos hechos y ha recordado que las emisiones radiactivas de la central de Fukushima son un 10% de las que se liberaron durante el accidente de Chernóbil, que se produjo cuando el reactor operaba a máxima capacidad, mientras en Japón las operaciones se habían detenido a causa del terremoto. El portavoz de la Agencia de Seguridad Nuclear, Hidehiko Nishiyama, ha dicho que, a diferencia de Chernóbil, en Fukushima el nivel de radiación, pese a ser alto, permite que los operarios trabajen en las instalaciones para estabilizar las cuatro unidades más dañadas. Además, ha insistido en las diferencias al explicar que, mientras que en Chernóbil explotó el núcleo del reactor, en Fukushima las detonaciones de hidrógeno afectaron al edificio externo de las unidades. El aumento de la gravedad del accidente en la escala internacional está basado en los cálculos provisionales de la agencia nuclear japonesa, que ha detectado altas concentraciones de cesio y yodo radiactivo en la zona. Según Nishiyama, las emisiones de yodo 131 desde el inicio de la crisis superan los 10.000 terabecquerel, por debajo de los cientos de miles de terabecquerel que se emitieron en Chernóbil (Ucrania). Ayer lunes, el Gobierno decidió, además, que ampliará las zonas de evacuación a otras zonas fuera del perímetro de veinte kilómetros desde la central, entre ellas el pueblo de Iitate, a cuarenta kilómetros de distancia. URL: http://www.publico.es/internacional/370855/fukushima-alcanza-el-maximo-n...

Volver al sumario

autores: 

CONSUMO PROHÍBE LA PUBLICIDAD DE LAS BOLAS PARA LAVAR SIN DETERGENTE

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:30
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Carmen Garde

(Noticia publicada originalmente en el Diario de Navarra)

Las ferreterías, droguerías, bazares o grandes superficies que comercializan las famosas "ecobolas" de lavar sin detergente deberán retirar cualquier publicidad que aparezca en el envase y que aluda a propiedades como que lavan sin detergente, que desinfectan o que blanquean, entre otros aspectos. "Las bolas se podrán seguir vendiendo, pero sin publicidad. Si alguien quiere comprarlas que las compre, pero que sepa que las cualidades que se anuncian no son ciertas. Tendrán que tachar o poner pegatinas en esos textos si quieren exhibirlas al público", afirma la directora del Servicio de Consumo, Blanca Berruete Cilveti. Su equipo se encargó ayer de comunicar la prohibición a los comercios, para lo que pidió colaboración a la Federación Navarra de Comercios y a la Cámara Navarra de Comercio.

Entre 6 y 40 euros

La decisión se ha adoptado después de un proceso que se inició a principios de año. Entonces técnicos de Consumo tomaron cinco muestras de estas "ecobolas" en diferentes establecimientos de Pamplona y se enviaron a analizar al Centro de Investigación y Control de la Calidad (CICC), un laboratorio dependiente del Instituto Nacional de Consumo (INC). En concreto, se han examinado bolas de las marcas Irisana (39,50 euros), Ecoball (9,05 euros), Mazzel Mondex (5,96 euros), Biowashball (27,89 euros) y Ecogenie ball (15,61 euros). Además de las enviadas desde Navarra, el laboratorio ha examinado "ecobolas" de otras marcas con un mismo fin: averiguar si es cierto que pueden lavar sin detergente.

El resultado no puede ser más diáfano. "La eficacia detergente de todas las ecobolas es similar a la de un lavado solo con agua y, por tanto, no comparable con la de los detergentes". Por tanto, según el estudio, el resultado de hacer la colada con agua y con una "ecobola" es exactamente el mismo.

El informe también echa por tierra otras alegaciones o argumentos que utilizan este tipo de producto, como por ejemplo que "desinfecta", "elimina moho" y "destruye gérmenes y bacterias". Blanca Berruete señala que son propiedades que no se cumplen. "Tampoco blanquean porque debería contener algún elemento blanqueante y no es así", agrega la directora, quien explica que el estudio ha aplicado la norma UNE-55-800-85.

El estudio va más allá y denuncia que en algunos casos el etiquetado de los envases y de las instrucciones de las bolas no es correcto, "ya que ni tan siquiera figura en español".
La sanción puede alcanzar los 3.000 euros

La decisión del Servicio de Consumo prohibirá que en los envases de algunas de estas bolas se lean explicaciones como ésta: "La radiación infrarroja y los iones negativos producidos por las cerámicas contenidas transforman la estructura molecular del agua favoreciendo la eliminación de los efectos contaminantes". Tampoco se podrá apelar al ahorro. "Ahorro en detergente de más de 400 euros" ni a otros argumentos como "previene la electricidad estática", "suaviza la ropa y acaba con los malos olores", "excelente desinfección incluso con agua fría", "evita alergias en la piel", etc.

La directora de Consumo, Blanca Berruete, explica que su departamento ha actuado de oficio, sin denuncia previa de algún consumidor afectado. "La única colaboración que hemos tenido ha sido la del Defensor del Pueblo de Navarra, quien nos avisó de ciertos anuncios".

Consumo dará "unos días" a los comercios para que cumplan con esta medida y eliminen la publicidad de las bolas. "En unos dos o tres días si vemos que no se cumple, entonces se abrirán expedientes", añade Berruete. En caso de que un establecimiento continuara comercializando bolas bajo enunciados de publicidad engañosa podría ser multado con hasta 3.000 euros según la Ley Foral 7/ 2006.

URL: http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/mas_navarra/consumo_prohi...

Volver al sumario

autores: 

SERAFÍN SENOSIAÍN: "EL FUTURO DE ¡VAYA TIMO! ES CONTINUAR"

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:21
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Entrevista realizada al responsable de la editorial Laetoli, con motivo del quinto aniversario de la colección "¡Vaya timo!"

Cinco años después de la salida de El creacionismo ¡vaya timo! ¿qué balance hace Laetoli de la que es, sin duda, su colección más popular en el mercado?

El balance es muy positivo. Veo los 14 títulos uno tras otro en una estantería (incluso imagino los 8 siguientes, de los cuales 5 manuscritos ya están aquí), y pienso que estamos construyendo entre todos una especie de Enciclopedia de la superchería. Desde ese punto de vista intelectual me siento satisfecho, y la incorporación de autores de largo recorrido y prestigiosos, como Mario Bunge y Gonzalo Puente Ojea, está proporcionando a la colección prestigio y la atención de nuevos lectores. Cada día que pasa, los vayatimos son más conocidos. De hecho, como dices, es la colección más popular de Laetoli, pero eso sucede ahora, no hace un año o dos. Javier Armentia y yo siempre pensamos que era una colección a largo plazo, que debía encontrar sus lectores uno a uno, por así decir. Pues bien, ya los está encontrando. De todos modos, creo que sus posibilidades son muy grandes, y en ese sentido no ha hecho más que despegar.

De sesudos tratados como los de Gonzalo Puente Ojea y Mario Bunge a distendidos relatos sobre brujas y vampiros, pasando por la incursión en temas "tabú" como la homeopatía, el psicoanálisis o el nacionalismo ¿qué ¡Vaya timo! queda por escribir?

Quedan muchos títulos por escribir y publicar, y de hecho unos cuantos están en preparación. El siguiente título es "Los productos naturales ¡vaya timo!", de J. M. Mulet. Un libro incisivo, irónico y muy documentado. Cuando lleguemos al número 50, entonces podremos mirar hacia atrás y pensar si debemos seguir adelante o parar. Mientras tanto, hay mucho por hacer.

En su momento se criticaron la denominación, el tono (de los títulos que habían salido) y hasta el color de la portada ¿qué se puede decir, un lustro después, de estas críticas?

En algún momento, alguna crítica me hizo pensar si nos habíamos equivocado en alguno de esos detalles (en definitiva, secundarios), pero ahora pienso que no. En mi opinión, la mayoría de los críticos no habían entendido cuál era el objetivo de la colección, que es fundamentalmente didáctico, y está dirigido a los más jóvenes. Otras críticas eran muy subjetivas, muy particulares. ¿Qué a alguno no le gusta el color de las portadas? ¡Qué se le va a hacer! ¿Qué a otros no les gustan las ilustraciones de Ricard Robres? ¡Pues bueno, a otros sí...!

¿Qué puedes contarnos de los últimos títulos que han salido?

Me parece muy importante el último título, "Las pseudociencias ¡vaya timo!", de Mario Bunge, porque de algún modo engloba la colección entera y proporciona también la base filosófica de toda ella. Por otro lado, Bunge es uno de los grandes filósofos en la actualidad, con un público fiel en muchos países. Además, no sólo le ha gustado mucho cómo se ha cuidado y editado su libro, sino que ha hecho comentarios elogiosos de le colección entera ("excelente colección"). De hecho, la relación con Bunge se ha hecho muy estrecha. Él me propuso reeditar y traducir libros suyos y yo le propuse dar comienzo a una 'Biblioteca Bunge', similar a la que tenemos con Darwin. Aceptó encantado, y los dos primeros títulos se publicarán antes del verano en la colección 'Las dos culturas': son las reediciones de "Materialismo y ciencia" y "Pseudociencia e ideología". Bunge ha escrito nuevos prólogos a los dos libros. Otros cinco títulos están en preparación, incluida la traducción de "Matter and Mind". Por cierto, los derechos de "Pseudociencia e ideología", así como los de "Las pseudociencias ¡vaya timo!", Bunge ha querido que sean para ARP-SAPC. Me parece todo un detalle.

Después de todo este tiempo ¿sigue sin haber respuesta desde "el otro lado"?

Hemos visto reacciones de psicoanalistas airados y también de homeópatas molestos... De vampiros y abducidos, todavía no.

¿Cuál es el futuro de la colección?

El futuro es continuar, elegir los títulos con tino, editarlos lo mejor posible, y tratar de enganchar a los medios para que hablen de ella. Como decía antes, las posibilidades son muy grandes y en ese sentido hay que ser ambiciosos. Se puede llegar a mucha más gente de la que se llega hasta el momento, por ejemplo en el mundo de la Enseñanza Secundaria (las bibliotecas, las clases de ciencias). Seguramente hay profesores de ciencias que están leyendo esta entrevista que podrían utilizar alguno de los vayatimos en sus clases. Otros ya lo hacen, y les animo a que lo hagan ellos también. El público objetivo no es sólo el de los escépticos en un pub sino cualquier persona interesada por alguno de los temas. Puestos a soñar, me encantaría, por ejemplo, que se regalara, o vendiera por un precio simbólico, con un periódico de ámbito nacional. No es imposible, pero para ello hay que tener al menos unos 25 títulos... O también que se editara en otros países, por ejemplo en Brasil.

Volver al sumario

HÉCTOR GARCÍA SUÁREZ: "EN CANARIAS EXISTE UN IMPORTANTE DESPRECIO A LA CULTURA, LA CIENCIA Y EL CONOCIMIENTO"

El Escéptico Digital Sáb, 01/10/2011 - 18:11
Edición 2011 - Número 250

Volver al sumario


Entrevista al representante del colectivo "Restauración para la Casa Amarilla: primer centro primatológico del mundo"

1º. Para situarnos, ¿podrías explicar qué es exactamente la Casa Amarilla?

La Casa Amarilla es una casa tradicional canaria situada no muy lejos del Jardín Botánico, en el Puerto de la Cruz. Es famosa por haber acogido el primer centro de estudios primatológicos del mundo. Actualmente se encuentra abandonada.

2º. Hace unos meses concediste otra entrevista para El Escéptico Digital. ¿Qué novedades hay en torno al tema?

Por lo general, creo que el movimiento por la restauración de la Casa Amarilla ha ganado fuerza en los últimos meses. Esto se debe en parte a nuestra página de Facebook, que ha realizado una importante labor en este sentido a partir del legado fundamental de otras entidades como la Asociación Wolfgang Köhler o la Facultad de Psicología de la ULL. Por otra parte, la reciente publicación de un video en el que aparece la célebre Dra. Jane Goodall pidiendo la restauración de la Casa Amarilla ha puesto de relieve la importancia del recinto a nivel internacional. Además, el Tribunal Supremo se ha manifestado hace muy poco en favor de la declaración BIC de la casa frente a los recursos de la empresa Canary Property Promotions S.L., que quiere verla desaparecer. En esta situación, a los propietarios no les queda otra opción que negociar y permitir su restauración.

3º. ¿Ha variado en algo la postura de las Administraciones públicas la cercanía de las elecciones?

Lo cierto es que no, sigue existiendo el mismo desinterés. El Ayuntamiento del Puerto de la Cruz aprobó el año pasado una serie de medidas para impulsar este asunto, como dar a conocer la casa entre los portuenses, dotar de medios a la Asociación Wolfgang Köhler, etc, sin que nada de esto se haya cumplido. De hecho, parece que existe cierta resistencia a la hora de comunicar el estado de la casa al Cabildo. Las administraciones públicas simplemente han decidido anteponer los intereses de los propietarios al cumplimiento de la ley. La Ley de Patrimonio Histórico de Canarias no se está cumpliendo, mientras tanto el clima y el paso del tiempo siguen haciendo su trabajo, y la casa continúa cayéndose.

4º. ¿Por qué se valora tan poco el patrimonio histórico-científico? La clase política local se pasa la vida intentando encontrar nuevos "ganchos" turísticos y da que pensar que se pase por alto uno tan importante.

Pienso que en Canarias, en general, existe cierta tendencia a buscar el beneficio fácil y rápido, además de un importante desprecio a la cultura, la ciencia y el conocimiento. Un paraje, una especie natural o un elemento del patrimonio pueden verse seriamente amenazados en su integridad si se interponen frente a un negocio económico. Resulta una lástima, teniendo en cuenta que las Islas son excepcionalmente ricas en naturaleza, historia y patrimonio. Al final, esta pérdida de riquezas y el desarrollo irracional acaban teniendo un alto coste económico, político y social, por lo que, a la larga, resulta mucho más caro.

5º. ¿Qué haría falta para que la tendencia hacia el olvido cambiara?

Canarias cuenta con elementos vinculados a la vulcanología, la astronomía, la antropología, la biología, la historia, la cultura y el patrimonio de un potencial turístico y económico tremendos. Una oferta turística amplia que aúne divulgación, concienciación y ocio es aquí posible. Esto es además algo de lo que podríamos salir todos beneficiados. Hace falta reivindicar esto, pero no podemos esperar que esto ocurra desde las administraciones públicas, porque sería de ilusos. Hay mucha gente en las instituciones que parecen no ser capaces de entender esto. Es la gente de la calle y las instituciones académicas las que deben de tomar el testigo y hacer las cosas por sus propios medios.

6º. ¿Qué hay que hacer para apoyar la iniciativa de defensa de la Casa Amarilla?

Me gustaría que la gente se animara a conocer un poco más la historia de la Casa Amarilla; da para una novela o una película de thriller científico. De hecho, existe un libro, "A Whisper of Spionage: Wolfgang Köhler and the apes of Tenerife", de Ronald Ley, que habla sobre esto. Tras el estallido de la Primera Guerra Mundial la casa fue objeto de muchos rumores, como el de servir de centro de telegrafía sin hilos al servicio del ejército, o como centro de aterrizaje para un zeppelín. El Puerto de la Cruz era por entonces un centro vivo y cosmopolita, habitado principalmente por ciudadanos ingleses y alemanes en tensión; se sucedieron los bloqueos portuarios y comerciales, intrigas diplomáticas, suicidios, traiciones, etc. Y por supuesto, también estaba el centro de primates. Todo ello en el marco de las Canarias de principios del siglo XX. Es una historia apasionante, y cuando la conoces, lo último que desearías es que esa casa desapareciera.

Volver al sumario

Páginas