LA ALTERNATIVA RACIONAL Num. 24 (MARZO 1992)

Sección: 
HACE 25 AÑOS
Pagina final: 
11
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  LA ALTERNATIVA RACIONAL Num. 24 (MARZO 1992)
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Hace 25 años

Luis R. González

La Alternativa Racional
nº 24 (Marzo 1992)

F

élix Ares reflexiona en su breve editorial sobre
las asociaciones de consumidores. En teoría, parecen unos aliados evidentes del escepticismo.
Sin embargo, abundan los ejemplos contrarios en sus
boletines de divulgación, donde se cuelan trabajos
muy crédulos, por ejemplo, sobre homeopatía. Y la situación ha ido a peor desde entonces, con toda la quimiofobia —como muy bien señala en su blog Scientia
el murciano José Manuel López Nicolás—, el miedo
a la biotecnología y la militancia ecológica.
En este número se publica unas de las pocas entrevistas que han aparecido en nuestras páginas. Luis A.
Gámez conversaba con el entonces director del Museo
de la Ciencia de la Fundación La Caixa en Barcelona,
Jorge Wagensberg, sobre distintos temas siempre de
actualidad, como el control de la ciencia y sus relaciones con la religión.
A propósito de religión, yo mismo colaboraba en
este número alertando de que las pruebas de carbono 14 realizadas a la Sábana Santa (con el resultado
incontrovertible de que databa de la época medieval)
no habían apagado, ni mucho menos, los fuegos de la

polémica. De hecho, todavía hoy sigue exhibiéndose
para engaño de feligreses, sin el menor recato.
Uno de nuestros escépticos de cabecera, el argentino Mario Bunge, nos informa de la percepción popular de la ciencia en Norteamérica, y cómo incluso en
esa región considerada desarrollada el pensamiento
mágico hace estragos. Muchas veces, releyendo estas
páginas de hace veinticinco años, me siento frustrado
al comprobar que, hoy día, la situación no solo no ha
mejorado, sino que incluso podría decirse que ha ido a
peor. ¡Y no solo ocurre con el escepticismo!
Otro ejemplo paradigmático es el que ataca Javier
Armentia en su artículo, texto de una ponencia presentada en unas Jornadas Nacionales de Astronomía.
Me refiero, naturalmente, a la astrología. Aquí parece
haber algo de esperanza, porque ya no es tan habitual
que los medios de comunicación confundan ambas o
las relacionen en pie de igualdad, pero resulta punzante que los horóscopos todavía sigan teniendo su
hueco en los periódicos. Sospecho que buena parte de
la culpa la tiene nuestra psicología y la necesidad de
etiquetar fácilmente a las personas que nos rodean.

Detalle de Descenso de la Cruz de Giovanni Battista della Rovere. Galería Sabauda, Turín (Wikimedia Commons)

Otoño-Invierno 2017

11 el escéptico

etiquetas generales: 
Página inicial: 
11