A TONTOS Y LOCOS

Sección: 
HUMOR
Pagina final: 
17
pinchar aqui para descargar pdf


Recomendamos la lectura de este artículo en formato pdf, respetando su maquetado original.
Para ello pinche en la imagen de la primera página que aparece arriba.
Para facilitar su difusión, proporcionamos también la versión del artículo en html y texto, pero tenemos que advertirle que su extracción ha sido realizada por herramientas automáticas y puede que no conserve completamente la composición original.

Enlace al artículo en html (en nueva ventana):  A TONTOS Y LOCOS
Texto plano (desmaquetado) del artículo :  Mostrar el texto plano (segunda vez esconde)

Un hombre de un minúsculo tamaño estaba encima de
su mesa, vestido con una toga y observando el libro
que había caído al suelo con severidad. «Jovencita,
los libros no deben ser dañados ya que son una gran
fuente de conocimiento, así pues, si no le importara
recogerlo».
Confundida por la presencia del hombrecillo, se
agachó torpemente para obtener el libro y volver a
mirar fijamente los ojos de dicho hombrecillo, el cual
una vez comprobó que el libro estaba en perfectas
condiciones se presentó. «Permítame presentarme,
soy Monseñor Georges Lemaître, sacerdote. Y he venido para ayudarle a estudiar la teoría del big bang».
Conmocionada, le miró y comprendió que a eso se debía que fuera vestido como un cura; sin embargo, de
dónde había salido, por qué era diminuto y lo que era
más importante: cómo un sacerdote le iba a enseñar
a comprender esa teoría. Decidió que su objetivo esa
tarde era estudiar, por lo que realmente no le importaba quién le explicara la lección, siempre y cuando lo
entendiera para mañana, por lo que se sentó mirando
fijamente al diminuto sacerdote y le pidió que se lo
aclarara, a pesar de estar muy nerviosa. Asombrada
por la facilidad del sacerdote al hablar de ciencia y explicarle la teoría del big bang, comenzó a tomar notas
y a levantar la mano como si de una clase se tratara y,
con el mayor respeto posible, a preguntar sus dudas.

Anuario 2017

Tras la explicación, la muchacha había comprendido
perfectamente la teoría, por lo que el sacerdote decidió
marcharse tras haberle preguntado la teoría para comprobar que se la sabía. Lo más asombroso de todo fue
cuando justo antes de desaparecer, enigmáticamente,
le dijo: «Debes crear tus propias opiniones, no te conformes con creer en lo que los demás creen, ya que
pueden estar equivocados; y escucha siempre las opiniones o teorías de los demás, ya que puede que sean
erróneas, pero siempre podrás aprender algo de ellas.
No pienses sandeces como que la ciencia no puede
ser compatible con tus propias creencias; al fin y al
cabo, yo soy sacerdote y fui el primero en formular
la teoría del big bang. No te conformes, infórmate».
Y desapareció de su escritorio como si nunca hubiera
estado allí. Como si de un sueño se hubiera tratado.
Pensó en las últimas palabras que le había dicho: «No
te conformes, infórmate». Quizás las ideas sobre la
creación del mundo que ella creía desde pequeña fueran compatibles con el big bang, o quizás no, pero eso
a ella ya no era lo único que le importaba. El sacerdote
tenía razón, no debía conformarse con las ideas de los
demás.
Desde ese día se cuestionó todas y cada una de las
cosas que pasaban por su mente, haciéndose sus propias ideas e informándose sobre la materia, sin dejar
de escuchar y respetar por ello las opiniones ajenas.

17 el escéptico

autores: 
etiquetas generales: 
Página inicial: 
17