SOBRE LOS SANTOS INCORRUPTOS

EL ESCÉPTICO DIGITAL

Edición 2009 - Número 7 (233) - 4 de octubre de 2009

Volver al sumario

(traducción de Felipe Ramírez)

Traducido de Daylight Atheism
Uno de los milagros más extraños del catálogo cristiano es el milagro de los santos incorruptos. Se trata de un fenómeno relativamente común dentro del catolicismo (no he podido encontrar el primer ejemplo protestante). Este término se refiere a una persona cuyo cuerpo, después de la muerte, permanece sin mostrar propiedades de descomposición a pesar de no haber sido embalsamado o preservado de forma artificial.

En este sitio (1) de apologética católica aparece una lista de los santos incorruptos más prominentes, aunque como es habitual en la apologética religiosa, se puede ver una exageración considerable. Por ejemplo, en lo que respecta a Santa Bernardita Soubirous (uno de los más famosos ejemplos de Santos incorruptos), el sitio nos informa de cómo los médicos supuestamente no lograban salir de su asombro al descubrir la “impecable” preservación del cuerpo tras más de cincuenta años de muerto. Sin embargo, resulta curioso señalar que cuando se estaba preparando un relicario para exhibir el cuerpo de Bernardita (que todavía se puede observar hoy en una capilla francesa), se tomó la decisión de cubrir la cara y las manos con un baño de cera. Lo que hoy en día ven las personas que visitan santuario de Bernardita es cera, no piel. El autor del artículo afirma que la máscara fue puesta para cubrir una "leve" decoloración en la piel de la cara, pero no explica por qué una “ligera decoloración en la piel” requiera un baño completo para todo el rostro y las manos. El artículo de Wikipedia sobre la santa (2) dice, probablemente con más objetividad, que para ese momento el rostro y las manos tenían una coloración negruzca, y que además los ojos y la nariz estaban notablemente hundidos.

Sin embargo, es innegable que estos cadáveres presenten un grado de conservación sorprendente, y esto es algo que merece un examen más detenido. ¿Qué podría causar que un cuerpo muerto permanezca más o menos intacto durante tantas décadas?

En algunos casos, la respuesta resulta ser obvia en retrospectiva. Ahí tenemos por ejemplo la historia de Santa Margarita de Cortona: una santa cuyo cuerpo ha permanecido incorrupto durante más de setecientos años – todo un fenómeno sobrenatural según un gran número de personas. Sin embargo, un examen forense reciente encargado por la iglesia católica y descrito en la edición de junio 2001 de Discover, reveló la verdad detrás del supuesto milagro:

A medida que Fulcheri levantó suavemente el dobladillo del vestido, todos los presentes comenzaron a murmurar Comenzaron a aparecer varias incisiones a lo largo de sus muslos; y cortes más profundos a lo largo del pecho y el abdomen. Claramente realizados post-mortem, las incisiones habían sido cosidas con un grueso hilo negro. Santa Margarita había sido momificada artificialmente. (3)

Los patólogos que examinaron el cuerpo de Margaret descubrieron los registros eclesiásticos que contaron toda la historia: las personas del pueblo habían pedido a la iglesia que embalsamara a Margarita después de su muerte, lo cual se hizo bastante bien al parecer. El problema fue que las actas del hecho se perdieron, y con el tiempo, la gente empezó a olvidar las circunstancias de su preservación y simplemente comenzó a asumir que se trataba de una ocurrencia milagrosa. Alguien podrá decir que se trata de una mera equivocación y que no hubo mala fe de parte de nadie, y bien podríamos estar de acuerdo; pero lo curioso del caso es lo fácil que resulta elaborar la “receta” para un milagro: basta con un cuerpo embalsamado, unos registros perdidos, y una mentalidad crédula aderezada por el fervor religioso.

Al escuchar historias como esta, el pensador crítico se plantea la cuestión de cuantos otros santos "incorruptos" podrían haber sido embalsamados de forma artificial. Sin embargo, esta no parece ser toda la respuesta. El artículo de Discovery señala que otros cuerpos incorruptos han sido examinados y que no se han encontrado señas de un trabajo parecido. ¿Será un milagro, o habrá procesos naturales que puedan preservar un cuerpo después de la muerte?

Si la incorruptibilidad es un milagro, no es exclusivamente un milagro cristiano. Tomemos por ejemplo el caso de Dashi-Dorzho Itigilov, un lama budista ruso que murió en 1927. Se cuenta que treinta años después de su muerte, cuando sus seguidores se disponían a exhumar su cadáver, lo encontraron intacto. El cadáver se volvió a enterrar, pero 45 años más tarde, en 2002, se exhumó y volvió a encontrarse perfectamente conservado. Hasta el día de hoy, el cuerpo de Itigilov permanece en exhibición en el monasterio en Ivolginsk, todavía sentado en la posición de loto (4):

Los lamas han vestido su cuerpo con un manto dorado. Sus ojos están cerrados, sus rasgos están borrados, aunque la forma del rostro y de la nariz sin duda se asemejan a la fotografía de 1913. Sus manos permanecen flexibles, y sus uñas perfectamente recortadas. Su parece de cuero pero conserva su suavidad. Su cabeza aún permanece con algo de pelo recortado. (5)

(Existen otros monjes budistas, conocidos como sokoshinbutsu, que son famoso por tener órganos muy bien conservados, supuestamente como resultado de ciertos rituales llevados a cabo antes de la muerte.) (6)

El hecho de que el fenómeno de la incorruptibilidad se produzca en personas no- cristianas hace que el milagro sea una explicación mucho menos probable. Lo más probable es que se trate enteramente de procesos naturales poco comunes que operan únicamente bajo circunstancias adecuadas, y que pueden contribuir a mantener un cuerpo intacto incluso en ausencia de medidas artificiales. Siendo así, hay varios procesos bien conocidos que son buenos candidatos.

Un ejemplo de este procesos es la saponificación .Bajo ciertas condiciones (normalmente suelo frío y húmedo) los cuerpos pueden experimentar saponificación y desarrollar una sustancia cerosa llamada adipocera, causada por la acción de las sustancias químicas del suelo en las proteínas y grasas del cuerpo (por eso a la adipocera también se le conoce como "tumba de cera"). Como señala Cecil Adams, el resultado final es un cadáver que se ve "como algo que podrías encontrarte en un museo de cera" La formación de adipocera inhibe la descomposición, conserva la forma del cuerpo, y puede hasta siglos. Probablemente es la explicación detrás de muchos de los Santos incorruptos. (7)

Otro candidato es la llamada momificación natural. Existen regiones y lugares que por sus características de sequedad extrema, frío, alcalinidad, aislamiento de la intemperie o de los microorganismos, causan que un cadáver se momifique en lugar de corromperse y degradarse. Son bien conocidas las momias naturales como Otzi o el hombre de hielo. Aunque sus órganos pueden no estar completamente preservados, lo cierto es que en el exterior se mantienen casi intactos, y con algo de imaginación (y quizás un poco de cera), no es difícil ver cómo podría crearse otro supuesto milagro.

Aún hay más. Se sabe también que metales pesados pueden contribuir a la preservación excepcional de los cuerpos. Tal fue el caso, por ejemplo, en Tennessee, donde un cuerpo de la guerra civil estadounidense (de alrededor de 1860) fue confundido por un cadáver de menos de un año de muerto (la investigación la realizaron un grupo de médicos forenses, así que no se trata de incompetencia profesional). Un análisis más a fondo descubrió niveles anómalamente altos de plomo en el cuerpo, lo cual retraso fuertemente la acción de los microbios según los científicos encargados del análisis. (8)

Claramente hay más de una forma para que un cuerpo quede bien preservado. Aquellos apologistas que afirman que “los incorruptos manifiestan el favor divino y son prenda del favor de Dios” están incurriendo en la clásica falacia del dios de los vacíos: asumir un milagro únicamente porque no se tiene una explicación natural completa y detallada.

Referencias
(1) http://www.livingmiracles.net/Incorrupt.html
(2) http://en.wikipedia.org/wiki/Bernadette_Soubirous
(3) http://www.nhne.com/misc/incorruptibles.html
(4) http://en.wikipedia.org/wiki/Dashi-Dorzho_Itigilov
(5) http://www2.kenyon.edu/Depts/Religion/Fac/Adler/Reln260/Russian%20lama.htm
(6) http://www.sonic.net/~anomaly/japan/dbuddha.htm
(7) http://www.deathonline.net/decomposition/body_changes/grave_wax.htm
(8) http://www.damninteresting.com/?p=924

Volver al sumario

autores: 
El Escéptico: